En el mejor momento. Alice Filippi. Ficha de identificación.Crítica.

 




El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o las compañías productoras y distribuidoras
Se utiliza para favorecer la identificación del film


ELLAS DECIDEN, ELLAS LOS QUIEREN ASÍ: EL PODER DE LA SEDUCCIÓN.


Ficha de identificación:


Título original: Sul più bello
País: Italia
Año: 2020
Duración: 91 minutos
Género: Drama romántico

Equipo técnico-artístico:


Dirección: Alice Filippi
Tema: Roberto Proia
Guion: Roberto Proia, Michela Straniero
Casting: Stefano Rabbolini, uicd
Dirección de Fotografía: Emanuele Pasquet
Música: Marco Cascone; edición musical: Eagle Pictures, DGP Entertainment
Puesta en escena: Francesca Bocca
Montaje: Luciana Pandolfelli

Diseño de Vestuario: Cistina Audisio
Peluquería: Pablo Cabello,
Jefe de Departamento de maquillaje: Francesca Buffarello

Productor: Roberto Proia
Director de producción: Mara Cereda
Diseño de producción: Francesca Bocca
Productor ejecutivo: Gianluca Leurini
Compañías productoras: Eagle Pictures, Weekend Films; distribuye: Netflix


Elenco:


Giuseppe Maggio: Arturo Selva,
Ludovica Francesconi: Marta,
Gaja Masciale: Federica,
Josef Gjiura: Jacopo,
Eleanora Gaggero: Beatrice,
Ilaria Antonello: Madre Federica
Gianni Bissaca: Doctor,

Sinopsis:


Marta puede ser huérfana y puede verse afectada por una enfermedad letal (muscovicidiosis la llaman), pero es la persona más positiva que uno puede conocer. Quiere que un chico se enamore de ella. No cualquier chico, el más guapo de todos. Un día, parece haber encontrado a su pareja.


Lo que se dice:


A pesar de que el film que dirige Alice fue nominado a Mejor Premio Nobel en la edición de los premios David de Donatello de 2020, no ha sido bien recibido por la prensa y el público, como reflejan la página española Filmaffinity que aprueba el film por los pelos, con un nota media de 5,1, basada en 166 votos, una media que la norteamericana Imdb eleva a 5,9, según la valoración de 1000 usuarios. No hay reseñas de prensa que comentar.


Crítica:


Nadie se pregunta la razón por la cual tantas mujeres que se divorcian, enviudan o se separan de sus compañeros deciden iniciar una vida en solitario, renunciando a formar una nueva pareja. Es una de las consecuencias de la castración a la que somete la sociedad patriarcal a las mujeres, que, aunque nadie lo crea, son como los hombres y tienen sus mismas apetencias, especialmente cuando la mayor parte de ellas son autosuficientes y buscan en su pareja la satisfacción de sus sentimientos, que quizá satisfaga mejor un cuerpo joven. Alice Filippi hace una película con un equipo formado mayoritariamente por mujeres y pone el foco en los centennials, los que ahora tienen 19/20 años y han nacido con el siglo. Marta es una chica poco agraciada y padece una enfermedad letal, que reduce de manera considerable su esperanza de vida, pero quizá por eso, porque tiene pocas oportunidades decide enamorarse, buscando en las plataformas digitales, al más guapo de todos los chicos que encuentra en ellas, Arturo (Giuseppe Maggio).

Para alcanzar su objetivo , que tiene menos probabilidades de éxito que su propia supervivencia, para la que tan solo cuenta con un 19% de probabilidades en el mejor de los casos, se sirve de la seducción, de la fascinación de quien tiene todo a su favor (belleza, poder, riqueza), y no repara en los medios que favorezcan la consecución de su finalidad, aunque el chico hubiera sido sobornado por sus propios amigos. El fin justifica los medios, incluido el soborno. De este modo lo que en principio parecía imposible acaba por ser real, cuando entra en juego la confianza entre ambos. Una historia bonita en la que se valora el riesgo, y en la que la protagonista prefiere irse de este mundo con bellos recuerdos y no sólo centrada en su lucha por sobrevivir. ¿Qué hice mal? se pregunta él, cuando ella decide abandonarlo para no hacerle pasar por una larga agonía; al final puede más el interés de aprovechar el momento y olvidarse de los demás obstáculos, un tópico literario bien conocido.

El film se inscribe en un contexto muy actual, el de la división de hombres y mujeres no sólo por el género, sino por sus prácticas binarias o no binarias. Los compañeros de piso de Marta, Federica y Jacopo, son homosexuales y han decidido unir sus cuerpos para tener un hijo de ambos, y son los que cuidan de la joven enferma, un personaje muy optimista, una joven adorable que recuerda a la Amelie de Jean-Pierre Jeunet, mientras Arturo no es el machito de manual, sino un joven sensible, que se deja fascinar con facilidad por una chica que no tiene nada que perder. Alice Filippi evita los aspectos más melodramáticos y muestra las diferencias no solo con el cine oriental, (en la primera cita los jóvenes acaban en la cama), sino con el occidental, cuando es el cuerpo del hombre el que  se convierte en objeto del deseo, el que exhibe sus atributos sexuales más evidentes, el cuerpo cultivado ( a diferencia del cine de Ozon, en el que este papel lo juegan las féminas), y el catalizador del voyeurismo de los espectadores, de su pulsión escópica, centrada en la mirada y relacionada con lo imaginario a partir del estadio del espejo, cuando el sujeto tiene la capacidad de percibirse a sí mismo como una unidad. No olvidemos que es la mirada femenina la que nos dirige y la que choca con todos los convencionalismos, imponiendo un modelo de hombre que se adecúa al nuevo concepto de masculinidad suave o Soft Masculinity. Del cuerpo de la chica no se deja ver nada más que los brazos. Interesante.

Comentarios