El amor es como el chachachá. Yoo Je-won. Ficha de identificación y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras


LAS MUJERES DE HOY NO NECESITAN CASARSE SI SON COMPETENTES


Ficha de identificación: 


Título original: Gaetmaeul Chachacha (Serie TV) en onglés: Hometown Cha-Cha-Cha
País: Corea del Sur
Año: 2021
Temporada 1; episodios 16; episodio 1: 70 minutos aprox.
Género: drama romántico, comedia
Remake de Mr.Hong (2004)  de los directores Kang Seok-beom y Shin Jung-goo

Equipo técnico-artístico:


Dirección: Yoo Je-won (Abyss, 2019)
Guion: Shin Ha-eun
Dirección de fotografía: Park Jung-hoon

Productores: Lee Dong-gyu, Lee Sang-he
Productor ejecutivo: Jo Moon-ju
Compañías productoras:  GT:st , Studio Dragon; distribuye Netflix


Reparto:


Shin Min-a: Yoon Hye-hin,
Kim Seon-ho: Hong Du-sink, 
Lee Bong-ryun: Yeo Hwa Yeong,
Gong Min-jung: Pyo Mi-seon,
Jo Han-chul: Oh Chun-jae,
Kim Young-ok: Kim Gam-ri,
Cha Cheong-hwa: Jo Nam Sook,
Lee Sang-yi: Ji Seong-hyun,
Kan Hyoung-suk: Choi Eun-cheol,
...


Sinopsis:


Una dentista de una gran ciudad abre un consultorio en un pueblo costero muy unido, hogar de un encantador comerciante, que es su polo opuesto en todos los sentidos. Se llama Hong Doo Shik, y hay algo especial en él. Es un hombre guapo de 31 años que lo sabe todo y sabe hacer todo. Es repartidor de un restaurante chino, empleado de una tienda de conveniencia, e incluso cantante en un café. Yoon Hye Jin es dentista,  una perfeccionista justa, y la despiden cuando la junta acepta su renuncia 'supuestamente amenazante'; es entonces cuando se traslada a un pequeño pueblo rural y abre su propia clínica. A pesar de las diferencias hay algo en común con Hong, un y la atrapa hasta el extremo de que no puede dejar de pensar en él luchador, a la manera de un personaje de Matrix; tiene un corazón cálido. ¡La despiden cuando la junta acepta su renuncia 'supuestamente amenazante'! Se muda a un pequeño pueblo rural para abrir su propia clínica. Pero algo en el otro los acerca más. En primer lugar, el Sr. Hong es un buen luchador. Puede luchar como uno de esos personajes de Matrix. En segundo lugar, tiene un corazón cálido. Parece que vive en un mundo diferente al de ella. Y ella no puede evitar seguir pensando en él , una actitud que curiosamente se da de forma recíproca.


Lo que se dice:



La página española Filmaffinity todavía no aventura una calificación, sin embargo la norteamericana Imdb ofrece una nota media de 9,0 basada en 2,100 usuarios; Rotten Tomatoes publica un índice de aceptación de la audiencia del 100%, aunque sólo se han posicionado 5 espectadores.

Filmaffinity si recoge algunas opiniones de unos pocos críticos, que no van más allá de los primeros capítulos. Greeg Wheeler, (The Review Geek),  habla de comienzo verdaderamente divertido y vibrante; Joel Keeller (Decider) confirma que tiene suficientes cosas buenas para ser recomendada y Cristina Geani (Ready Steady Cut)  califica la serie de drama ligero, tierno y curativo...(falta nos hace),


Breve crítica:


De momento sólo se han emitido dos episodios, lo que únicamente permite hablar de la forma del discurso cinematográfico, pero no se puede establecer una relación con el fondo, el subtexto, que se desconoce. Si se puede adelantar que se entiende bien por qué ha gustado tanto en Occidente y es porque se aproxima en la creación de una atmósfera y en la contextualización de los personajes a la idiosincrasia especialmente europea. La joven dentista monta una clínica en un pequeño núcleo costero de población envejecida al gusto de la vieja Europa, tanto en la emulación de los papeles que cubren las paredes, la elección de la madera, el mosaico del suelo y hasta las lámparas, procedentes de diferentes países del extremo occidental del viejo continente euroasiático. Yoo Je-won deja que sea la cámara la que narre, como si emulara la lección de Luís Buñuel, la secuencia de 'El ojo tachado' de Jenaro Talens, en 'El perro andaluz'. La música, la solemnidad de los personajes, las distancias que se acortan en un pueblo que sabe poco de protocolos, aleja la serie de otros kdramas, pero cuando llega el momento de despertar las emociones del público el cineasta dirige su mirada a la 'Ola Coreana' y la música cambia de tono para potenciar el romance. 

El ritmo es muy americano, las mujeres cultas y sofisticadas realzan su feminidad con zapatos de marcas conocidas muy sofisticados con falsos brillantes y elevados tacones, y buscan hombres más jóvenes que ellas; mientras los coreanos de cualquier edad que decoran sus salones con sofás ostentosos (espectaculares en series como Hiena o Itaewon Class), siguen sentándose para comer, para charlar o incluso para descansar, y muchos de ellos incluso para dormir en ligeros futones que colocan el suelo, una práctica sorprendente para los occidentales. En estos dos episodios ya hemos podido comprobar que Corea del Sur es receptora de emigrantes de países como Rusia en busca del trabajo que escasea en su lugar de procedencia. El relato adopta, de momento, la forma de vidas cruzadas (niños de ayer que se reencuentran sin saberlo cuando son adultos), aunque se prevé que a lo largo de los 16 capítulos habrá giros importantes. En esta ocasión habrá que armarse de paciencia e ir consumiendo el relato por entregas.

Comentarios