Emily en París. Segundan temporada. Crítica.

 



El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras


PROFUNDIZACIÓN EN EL MODO DE SER Y ESTAR EN EL MUNDO DE LOS FRANCESES


Ficha de identificación, sinopsis, lo que se dice (Pinchad aquí)


Crítica:



La historia de Emily en Paris no se ha cerrado. A principios de año Netflix ha anunciado que durante el año 2022 lanzará las temporadas 3 y 4, en la que podremos cerrar este relato y extraer conclusiones definitivas. La redundancia y el agotamiento ha  producido cierto cansancio que se observa en las reseñas de los periódicos. Emily sigue con sus ocurrencias de la primera temporada, su carácter conciliador hasta la parodia y su exhibición de modelitos (no solo ella) que demuestran que Occidente tiene ya muy poco que decir. Se Ha hecho ya casi todo, (la ropa de corte, texturas, colores y estampados desiguales; el contraste simultáneo de las gamas cromáticas que combinan zapatos metalizados de colores chillones que marcan un desacuerdo con el clasicismo muy altisonante.  Al final ya no sorprende nada o casi nada, ni siquiera el kitsch desfiles que protagoniza una de las últimas secuencias, que, eso sí,  recoge todas las sensibilidades y las realidades distintas del momento que nos ha tocado vivir (modelos gruesas, flacas, celulíticas, transgénero, de todos los colores de piel), que dan colorido a una pasarela por la que los profesionales de la moda que desfilan sirven ante todo al espectáculo y el espectador desconoce qué se exhibe realmente.

Esta temporada pone el acento en el chauvinismo francés  que se siente como el ombligo del mundo cuando hace mucho tiempo que ha dejado de serlo y cuando la primera potencia mundial, Norteamérica, se tambalea. No obstante la serie se puede clasificar en el género de las Feel Good Movies, que permiten al público distraerse un buen rato sin plantearse problemas de salud, económicos o sociales. El público se limita a mirar  el colorido y el brilli brilli de las imágenes que desfilan ante sus ojos, como quien asiste a una Cabalgata conmemorativa de cualquier acontecimiento religioso o histórico. A veces viene bien dejar descansar al cerebro.



Comentarios

  1. Aun no la he visto pero me gusta tener algunos datos de lo que se va a tratar, un buen logro de cosas interesantes

    ResponderEliminar
  2. Es un Feel Good Movie en toda regla, concebida para que el público lo pase bien. La verdad es que lo logra y de paso nos muestra el lugar que ocupan los franceses en el mundo actual. Yo te la aconsejo, aunque solo hay dos temporadas y faltan otras dos, con lo que te quedas pendiente de la conclusión. Mientras vas disfrutando.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Deja tu comentario aquí!