Europa en 8 bits. Javier Polo Gandía. Ficha de identificación y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras


UN ANÁLISIS DE LA EVOLUCIÓN DE LOS MATERIALES CON QUE SE HACE LA MÚSICA, QUE, A DIFERENCIA DE LAS ARTES PLÁSTICAS NO HA MERECIDO LA ATENCIÓN DE LOS EXPERTOS EN LA CRÍTICA Y EL ANÁLISIS, PERO SÍ DEL CINE Y LOS DOCUMENTALES DE JAVIER POLO.


Ficha de identificación: 


Título original: Europe in 8 Bits
País: España
Año: 2013
Idiomas: español, francés, inglés, alemán e italiano
Duración: 77 minutos
Género: documental

Dirección: Javier Polo Gandía
Guion: Javier Polo Gandía
Director de Fotografía. Álex Asensi, Vince Merino
Música: Varios

Editor Yago Muñiz
Diseño de sonido : Álex Bordeanova

Productores: Línea Badenes, Javier Polo
Compañía productora: Turanga Films, Hermanos Polo


Sinopsis:


Europa en 8 bits es un documental que explora el universo de la música chip, una nueva corriente usical que está creciendo exponencialmente a lo largo y ancho de toda Europa. Los artistas protagonistas de este movimiento musical nos revelan cómo se puede reutilizar las viejas consolas y ordenadores, como la Game Boy de Nintendo, la Atari de ST, la NES, la Amiga o la Commodores 64, para convertirse en la herramienta capaz de crear un sonido nuevo, un ritmo moderno y un estilo musical innovador. Esta nueva interpretación musical realizada por una multitud de artistas que demuestran sus habilidades convirtiendo estas máquinas ilimitadas diseñadas para el ocio de la generación de los 80 en sorprendentes instrumentos musicales y herramientas gráficas, no podrá dejar indiferente a nadie.


Lo que se dice:



El documental fue muy bien valorado en su momento por las páginas española, Filmaffinity, que le otorga una media de 5,7, basada  en 144 votos, y la norteamericana Imdb que eleva esta media a 7, de acuerdo con la valoración de 117 de sus usuarios.


Crítica:


Europa in 8 bits contiene ya los elementos que caracterizan el cine de los Hermanos Polo, la luz, la claridad de ideas de lo que quieren contar, la agilidad e inteligencia del guion que dirige las respuestas de los entrevistados a los objetivos de los realizadores, y todo aquello que contribuye al divertimento y la información de sus espectadores sobre cómo evoluciona una de las artes más antiguas de la humanidad, la música, demostrando que cualquiera que utiliza la tecnología de forma diferente a la convención y el espíritu académico, así como su relación más seria y con un toque artístico más político en connivencia con las viejas tecnologías se acaba colocando fuera del sistema.  Su cámara focalizara una suerte de música-povera, hecha con materiales de residuo industrial tecnológico, cuyos autores reparan, modifican y utilizan los restos de viejas Game Boys para hacer instrumentos musicales nuevos (uno de los intervinientes es llamado por sus compañeros de grupo "Maestro de la Basura"); el resultado es un sonido intenso, poderoso y crudo, que provoca la conmoción del público de sus conciertos

Pero a diferencia del prestigio de esta práctica que se sirve de residuos en otras manifestaciones artísticas como la música y la pintura (Tapies, Cuillida...) muy valoradas por las élites,  lo jóvenes que quieren revolucionar la música con estos materiales pobres, recuperados de los cementerios tecnológicos, son contemplados como unos rebeldes marginados, remedos de Peter Pan que no crecen, a pesar de que también quieran denunciar la podredumbre ética y moral de la sociedad con la herrumbre que cubre los objetos mas variados, caídos en desuso, y cubiertos de moho, orín, óxido, cardenillo y roña, formando una especie de estrato geológico de la miseria y la decadencia imperante, y reciclar toda esta basura para reconvertirla en instrumentos útiles para sus experimentos y su deseo de revolucionar una manifestación artística muy vieja que no ha parado de crecer y evolucionar desde la flauta del pastor de rebaño.

En esta época de cambios veloces, de revoluciones, recuperar objetos para resignificarlos es una nueva forma de combate, y muy poderosa, de aquellos que creen que otro mundo mejor es posible. La basura es la naturaleza de ahora, y al usarla pretenden un objetivo: crear sonidos originales. Los que participan en la música chip, generada por bits, que en su origen formaban parte de máquinas o consolas con estos elementos, pretenden hacer cualquier tipo de música. Siempre y cuando tenga ese sonido 8 bits, será bits, no un género, sino un contenedor de géneros, nuevas formas de introducir la máxima información en el menor tiempo, usando, por ejemplo, una Game Boy como un instrumento musical. De este modo la música chip no es un género, sino una filosofía de hacer cosas, reutilizar los productos tecnológicos creando un sentimiento de comunidad, de ofrecer cosas incluso  gratis, sin compromiso con su identidad. De este documental sale un Dj, Meneo, que protagonizará su próximo y último documental: 'El Misterio del Flamenco Rosa'.

De este modo, modo, no sólo sitúan la música con sus hermanas naturales, las viejas artes, sino que incorporan aquellos momentos más críticos en los que el academicismo se ha visto retado por movimientos de vanguardia que han devaluado su materia prima, -recordemos el movimiento Dadá  o el Povera -, con el fin de romper el discurso académico de quien incluso quiere construir un canon en cualquier manifestación del hombre como Harold Bloom, sino al mismo tiempo revolucionar la música y crear nuevos sonidos que provoquen el acercamiento entre el hombre y aquello que lo define como tal y cuya esencia son la sensibilidad y la creatividad. Un documental que divierte y abre ventanas adentrándose en los caminos que comenzó a construir la Nouvelle Vague y que posteriormente se han seguido ampliando.


Podéis encontrar el documental en Filmin.





Comentarios