Quemado por el sol 2: ´Éxodo. Nikita Mikhalkov. Ficha de identificación

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras

FILMIN


QUE MI VOLUNTAD NO SE INTERPONGA A LA TUYA


Ficha de identificación: 


Título original: Utomlennye solntsem 2: Predstoyanie

País: Rusia. Co-producción: Rusia/Alemania/Francia

Año: 2010- 

Duración: 150 minutos


Dirección: Nikita Mikhalkov

Guion: Nikita Mikholkcov, Vladimir Moissenko, Alexandre Novototsky, Gleb Panfilov

Casting: Larisa Sergeeva

Dirección de Fotografía: Vladislav Opelyants

Música: Eduard Artemyev

Montaje: Svetolic Zajc

Dirección artística: Jindric Kpci, Milena Koubkova


Diseño de Vestuario : Sergei Struchyov

Diseño de maquillaje: Tatiana Melkomova


Productor: Leonid Vereshchagin

Productores ejecutivos: Aleksey Balashov, Sergei Gurevich

Diseño de producción: Vladimir Aronin

Compañías productoras: Three T Productions, Golden Eagle, Ministerio de Cultura de la Federación de Rusia; distribución: Filmin


Reparto:


Nikita Mikhalkov: Kotov

Oleg Menshuhov: Mitya

Nadezhda Mikhalkova: Nadya

Sergei Makovetskiy; Lunin

Dmitry Dtuzhev: Vanya

Artur Smokyaninoc: Yurka

Andrey Panin: Kravets

Sergey Garmash. Beznogyv Serzhant na barz

Viktoriya Tolstoganova: Marusya

...



Sinopsis:


Año 1941. Ha pasado un lustro desde que el destino del General Kotov y su familia cambiara de forma irreversible. Continuación de "Burnt by the Sun" (1994), esta secuela es la producción más cara del cine ruso.


Lo que se dice:


Se puede decir que fue un fracaso de un cineasta ruso que ganó un Oscar en 1994, intentó acercarse a una forma de hacer que no forma parte de su ADN y fracasó, como pone de relieve la página norteamericana Imdb que publica una nota media de 4,3, un suspenso claro de 4,300 espectadores; en España, cuyos críticos parecen gozar del privilegio de residir en la Meca del Cine, en contra de lo que es habitual sobrepasan casi en 2 puntos a la valoración norteamericana. Nosotros, los grandes expertos en cine bélico premiamos esta película  con un 6,1, esos sí, según la opinión de 123 usuarios. Cuando en la tercera entrega de la saga Mikhalkovov volvió su mirada a la tradición rusa y al montaje ideológico de Eisenstein, los críticos norteamericanos elevaron la nota media a 7,8, basada en la participación de 15,000 lectores. En España ni se enteraron; algo mejor verían cual le subieron la media dos décimas.

No hay, sin embargo críticas reseñables. Luís Martínez (Diario 'El Mundo'), un crítico que me gusta, no estuvo muy fino cuando afirmó  que no hay punto de vista, sino que el director aplica la Ley del Más Grande: el plano más amplio, la destrucción más completa, el guion más enmarañado. Sin nervio, pero con ruido; en nuestro país parece que no se tiene aprecio a la incorporación de todos aquellos recursos que contribuyen a la verosimilitud y que Gorki tanto echaba de menos: el color, la voz, el ruido de la vida...


Crítica:


Lo primero que sorprende al proceder al visionado de la segunda entrega de 'Quemado por el sol', que lleva el apellido de 'Exodo', del que parece haberse olvidado Mijalkov, es la confusión que introduce el director al final de la primera entrega, cuando unas leyendas incorporadas  en los últimos fotogramas, previas a los títulos de crédito, nos hablan de la familia de Kotov, que fue fusilado en 1936, al tiempo que su esposa y su hija fueron confinadas durante 10 años en un campo de concentración, en el que la madre murió y del que la hija logró salir viva. Toda la familia fue rehabilitada tras la muerte de Stalin en 1956. Estas anotaciones producen una tremenda confusión sobre el significado de la marcha final de los tanques rusos a Berlín (en 1945 estaban todos muertos), pero más aún cuando Kotov no sólo está vivo en 1945, sino que lo poco que nos cuentan es su éxodo (en la voz de un narrador objetivo, al que Mitya le pide información sobre el lugar en que se puede encontrar), sino  casi año por año desde que fue degradado y encarcelado en un campo penal, como civil, participando en la guerra como un soldado raso ¿? El papel de Nikita Mijalkov (o Mikhalkov) reduce mucho su importancia y su presencia en pantalla es insignificante. El realizador, emulando sin fortuna, al deus ex machina del cine americano opta por los grandes planteamientos históricos. olvidando el protagonismo de las masas, si bien no deja de recordar qué significado tiene la expresión 'carne de cañón', cada vez que Stalin envía a sus hombres a luchar con los tanques alemanes provistos tan solo de una pala, que intentan cambiar a los jóvenes bisoños de los cuerpos de élite rusos por sus flamantes fusiles. Todos caerán y serán sepultados por la nieve, unos por falta de experiencia y otros por ausencia de equipamiento. Una anécdota trágica, que protagoniza la hija del realizador, nos muestra cómo la joven enseña sus pechos a un chico de 19 años que va a morir sin haber tenido jamás el privilegio de verlos en el cuerpo de una muchacha real.

Nada cambiaría en el background del film la ausencia de esta entrega. Tan solo explica el giro que realiza Mijalkov en la entrega final, volviendo su mirada a la tradición rusa y, si bien el montaje, el cortar y pegar, sigue siendo el sujeto de la enunciación,  se aleja en esta ocasión del montaje ideológico de Eisenstein, uno de los grandes del cine de todos los tiempos, el que sentó las bases de una determinada política de autor, la de la preeminencia del montaje en la dotación de significado al discurso cinematográfico.  Para Jacques Aumont  la cuestión no admite dudas: Eisenstein es un montador intelectual, -de hecho existe un sistema teórico eisensteiniano, 'el más rico y sólido de todos los elaborados por cineastas -, frente a Bresson o Vertov que se centran en el rodaje, que para el director de 'El acorazado Potemkin' es simplemente una-puesta-en-cuadro, una imagen compuesta y significante.  Quien ha nacido y se ha criado en Rusia no puede hablar de política de autor basada en el montaje y obviar al maestro, que tampoco deja de lado las aportaciones de Griffith y dota cada fotograma de la huella expresionista de su composición. Nadie que haya visto 'El acorazado Potemkin' podrá olvidar la imagen de las escaleras que simbolizan la revolución menchevique, en la que se reúnen burgueses y proletarios y se enfrentan a los cosacos. Esto lo entiende finalmente  cuando en las trincheras  da prioridad al hombre bueno que esconde en el fondo de su alma. Cuando el dictador lo rehabilita, lo saca del campo de penados y lo hace general, Kotov le pregunta por qué. El líder ruso le contesta: "No preguntes por qué, pregunta para qué". Para conocer la respuesta, nada mejor que ver 'Quemado por el sol 3: Ciudadela. Cuando Stalin murió, muchos presos políticos denigrados a la categoría de criminales comunes, fueron rehabilitados. Entre ellos no se encontraba Mijalkov, a pesar de tener como oficio hacer cine, que finalmente fue su opción final, sin tener que abandonar su querida Rusia.








(1) El acorazado Potemkin . Sergei M.Eisenstein. cinelodeon.com, 3 de junio de 2013

Comentarios