Las inclemencias del amor. Avance crítica. Primeros capítulos.

 




Ficha de identificación, sinopsis, lo que se dice.


Cuando te aproximas a la ficha técnica de la serie y compruebas que el reparto está encabezado por actores como Song Kang  (Navillera, Aún así ) o  Yoon Park , aunque no conoces todavía muy bien al creador de la serie , Kang Eun-kyung, y al director, Cha Yeon-hoon, intuyes que, si tras estudiar el guion cinematográfico, estos actores han decidido aceptar sus papeles estás, como mínimo ante una obra que merece la pena ser vista. Quienes apostamos por el cine coreano ya hace mucho tiempo, y no me refiero tanto a grandes directores conocidos en Occidente como el multioscarizado y presente en múltiples plataformas Bong Joon-ho, o el que nos aterró en 'Tren a Busan', Yeon Sang-ho, que destacaron en géneros creados y cultivados por el cine hollywoodiense, sino por este cinema verité que han puesto en marcha los nuevos cineastas en series, generalmente de 16 capítulos (hay más extensas y más cortas), que tampoco desprecian el terror o el thriller, pero que han abierto las puertas y las ventanas de su país para que corra el aire y se limpie con la denuncia de la corrupción y los comportamientos espurios, al tiempo que daban a conocer al mundo el alto grado de desarrollo que han alcanzado y que hoy nadie discute. Y es precisamente el nuevo soporte, las potentes plataformas de cine en streaming, en este caso Apple  + TV la que colabora con este intrépido pueblo para construir la epopeya épica de quien  partiendo de la miseria y la ocupación  por países extranjeros, especialmente Japón, durante largos periodos de tiempo, se ha colocado en los  primeros puestos del desarrollo cultural, económico y social del globo; el llamado Rey del Hallyu, Lee Min-ho, desembarcó con su equipo de actores, creador y directores en la Meca del cine y puso su pie en Norteamérica dos o tres días antes de la última edición de los Oscar, oscura, sin glamour y muy cuestionada, con algún escándalo.

Es quizá, y lo digo con temor a equivocarme, le película que mejor refleja el nuevo confucionismo, la filosofía dominante de la clase erudita, que ve el cosmos como algo armónico, que regula las estaciones, la vida animal, la vegetal y la humana, Si esta armonía se rompe habrá graves con secuencias. El mayor riesgo procede de los malos gobiernos que conduce a su pueblo a la ruína porque contradice el orden natural y el mandato del cielo, por lo que pierden su legitimidad y sus miembros pueden ser depuestos de sus cargos. El mundo se pregunta como se ha podido acelerar de tal forma su progreso un pueblo, que según el representante de la última generación de Pachinko, el ejecutivo de un conglomerado con sede en Tokio, recuerda cómo los japoneses les decían a sus compatriotas expulsados de sus casa que habían sido educados por perros, porque no levantaban la cabeza del cuenco y no llevaban la cabeza alta como los nipones, situación que sufrieron hasta la derrota del invasor en la Segunda Guerra Mundial. Han llegado a un acuerdo bastante compartido de que la base de su progreso ha descansado en la educación y la filosofía de Confucio, que se centra en valores humanos como la armonía familiar y social, así como la piedad filial, la bondad y la humanidad. Ya desde el primer episodio vamos a comprobar y a sentir cómo se ponen en escena estos valores, y como los nombres de cada capítulo nos hablan del clima como una parte de ese todo, como un personaje más, que da sus señales y advierte de que nada es seguro en este mundo (llueve, hace sol, nueva, hace buen tiempo...), una situación que todos sabemos que ha empeorado el hombre y la pésima gobernanza de los pueblos, cuya consecuencia ha sido el calentamiento global que muchos prefieren llamar cambio climático para exonerar a los depredadores de su responsabilidad.

En un primer momento, Jin Ha-kyung, la meteoróloga representada por Park Min-young falla como ese jefe responsable que está donde se le espera, más pendiente de su próxima boda que de la tremenda granizada que se avecina que provoca un gran desastre económico, social y personal, y de la que advierte un joven encargado de la Comisión de Informes Personales, interpretado por Song Park, que no es escuchado por los jefes. Quienes estamos acostumbrado a ver estas series, muy bien avaladas por la prensa mundial, nos percatamos de los más mínimos detalles de la puesta en escena y de una edición y movimiento de las cámaras tranquilo y pausado, con una banda sonora que apenas se percibe, ya que el foco se pone sobre la vida cotidiana de los coreanos del sur, y a la manera de la Nouvelle Vague Francesa, pero partiendo de una realidad bien diferente, nos abre estas puertas y ventanas a una sociedad que era una perfecta desconocida para Occidente hasta poco antes de la primera pandemia global que nos azota y que nos recuerda que tanto en nuestro país como en el sudeste asiático los ciudadanos han incorporado un nuevo complemento a su indumentaria, la penosa mascarilla. El segundo episodio de titula 'Sensación térmica' y, tras ver el primero y lo que en él se nos cuenta, sabemos que todo lo que afecte al clima, controlado por estos meteorólogos, afectará del mismo modo a las relaciones entres los personajes. Hay quien ha dicho que esta forma de contemplar la diégesis del relato y de dotarlo de significado es una manera genial de usar el clima no solo como fuente de inspiración, sino tratándolo como un personaje que vive, respira, cambia y avisa al resto de los personajes (Tanu I.Raj NME). Una forma eficaz y bien pensada de explicar por qué para muchos analistas el confucionismo, junto con una educación bien programada,  han podido colaborar al desarrollo de Corea del Sur. Os iremos contando nuestras impresiones y espero servíos de ayuda.

En los capítulos cuatro, cinco y seis, se irán estableciendo relaciones cada vez más estrechas entre las leyes del cielo y aquellas por las que se rige el ser humano. El paréntesis entre estaciones en las que es difícil predecir si se siente frío o calor, tiene su réplica en las sensaciones que  pueden sentir las dos parejas de protagonistas que se han intercambiado en el comienzo del relato, en un momento en el que el tiempo muestra estas alteraciones; la visibilidad, que depende de la cercanía, tanto en la observación del espacio y la interacción entre el cielo y la tierra, como entre las jóvenes parejas, o el choque de corrientes de aire frío y de calor que provocará grandes tormentas y enormes desastres como las que llamamos en Occidente 'gotas frías' y en Oriente islas de calor. Muy interesante esta presencia constante de la relación de todos los elementos que tienen presencia en eso que llamamos vida, que está dominada, según los confucianos, por las leyes del cielo, al que hay que mirar constantemente.

Comentarios