El misterio de Marilyn Monroe: las cintas inéditas. Ficha de identificación. Crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras

El cartel es lo mejor del documental


SEGÚN LA ACTRIZ LA MEJOR FORMA DE CONTAR UNA HISTORIA ES EMPEZAR POR LA VERDAD. PERO ¿CUÁL ES LA VERDAD CUANDO HAY TANTOS INTERESES EN JUEGO? ANTHONY SUMMERS, EL ENCARGADO DEL PROYECTO, CONFIESA QUE ENFRENTARSE A LA VERDAD Y MARILYN ES METERSE EN LA BOCA DEL LOBO.


Ficha de identificación:


Título original:The Mistery of Marilyn Monroe: the Unheard Tapes
País: Estados Unidos
Año: 2022
Duración 101 minutos
Género: documental

Ficha técnico-artística:

Directora: Emma Cooper
Guion: ¿Emma Cooper? ¿Anthony Summers?
Casting: Emma Garret
Director de Fotografía: Geoffrey Sentamu
Música: Anne Nikitin
Editor: Gregor Lyon

Diseño de vestuario: Niamh Doyle
Diseño de maquillaje y peluquería: Michele Baylis, Ian MCintosh

Productores: Emma Cooper 
Productor ejecutivo: Chris Smith
Diseño de producción: Matthew Rice
Diseño de producción: Empress Films & Library Films Production


Reparto: 


Persona que estuvieron alrededor de la actriz, como compañeros, espías, periodistas... Las escenas están dramatizadas por actores que ponen voz a estas personas


SINOPSIS:


Documental que explora las circunstancias que rodearon la muerte de la actriz, a través de entrevistas con inéditas con su círculo más cercano


LO QUE SE DICE:


Las notas medias que le atribuyen las páginas que recopilan  esta información son muy modestas. La española Filmaffinity le otorga 5,4, una media basada en 628 votos de sus lectores. La norteamericana eleva esta media a 6,2, apoyándose, como es habitual en una muestra mucho más amplia:  4,200 de sus usuarios. Las reseñas de los periodistas han definido el documental como torpe tratamiento del material (David Rooney, The Hollywood Reporter); un documental que no aporta ninguna novedad (Fran Hoepher, The Wrap). Algo de razón tiene Lya Rosé, de dirario La Tercera de Chile, en que logra delinear a la mujer detrás de la estrella; yo diría que está a punto pero no se atreve a completar el argumento.


CRÍTICA:



Es cierto que el documental descubre la mujer que hay detrás de la actriz, que tuvo una infancia desgarradora, pasó por 10 familias de acogida, dos años de orfanato, y de nuevo acogida hasta que su nueva madre fue ingresada en un psiquátrico; en el documental no se habla de abusos, pero en otros medios sí. El narrador, Anthony Summers insiste en dos temas: la predilección de la actriz por hombres notables, ya sea en el mundo del deporte, Joe Dimagio, en el de la literatura, Arthur Miller, dramaturgo famoso por haber escrito 'Muerte de un viajante', y los dos hermanos Kennedy (John y Robert, ambos casados, que gozaban de la complicidad de su cuñado Peter Lawford, quien facilitaba sus citas en su casa de Malibú), una profundización en las relaciones de Marilyn con estos hombres que no la favorecen demasiado: Dimagio tenía celos y llegó a pegarle; ella encontró unos escritos de Miller en los que la llamaba ignorante pero también puta, y los hermanos Kennedy se la beneficiaban alternativamente en la misma fiesta. Los Kennedy tenían antecedentes paternos de estas prácticas fuera del matrimonio, pero algo rebela el hecho de que Marilyn, quizá por sus tristes antecedentes, buscara siempre hombres poderosos que la desempoderaban. Cuenta una anécdota en la que ella les dice a sus amigos que le gustaría encontrar a su padre y acostarse con él y después decirle : "¿Qué se siente después de haber tenido sexo con tu hija?

La apertura por el Fiscal General del caso en 1982, dio oportunidad a todos los que usaron al icono para sus vendettas políticas pero también mafiosas, que respaldaban a Jimmy Hoffa, una figura importante en la Hermandad Internacional de Camioneros,  el sindicato más fuerte del país, que se involucró en el crimen organizado. Todos sabemos cómo acabó Robert Kennedy, y este asunto si que es digno de que se le dedique algún tiempo, ya que hay  grandes lagunas en la muerte de los dos hermanos. En el tiempo del film él sigue vivo; agentes de la CIA lo espiaban, acusándolo de relacionarse con comunistas, seguramente por su papel destacado en pro al Movimiento Afro-Americano y de sus derechos civiles. La relación con los dos hermanos tuvo una consecuencia negativa para Marilyn a la que sectores conservadores norteamericanos acusaban de comunista.

Marilyn apreció siempre la inteligencia e iba a clases del Actor's Studio, montó su propia Compañía Productora, Marilyn Monroe Productions, que abordó el proyecto de 'El príncipe y la corista'. Sin embargo, aunque parece que ese era el intento, tampoco en esta ocasión se logra involucrar a los hermanos en la muerte de la mujer que inmortalizaba su icono de sex symbol, "una representación reducida del género femenino", dejando un cadáver joven, ya que algunos de los testimonios son más que dudosos. Sí deja claro que el sistema de selección de las actrices era un sistema corrupto, ya que circulaban listas de las que estaban más dispuestas a vender su cuerpo a cambio de un papel en un film. Un tal Johnny Hyde dice algo muy oscuro: Marilyn se aprovechó del sistema, que en esos tiempos se basaba en el sexo". Ahora las oportunidades se consiguen con dinero, y eso sí lo sabemos todos.

Un documental  que no añade nada a lo que todos conocemos, con la excepción de algún detalle escabroso, como el que, cuando la Casa Blanca entendió que no era positiva la relación que tenían los hermanos con la actriz y les hizo cortar de raíz, esta comenzó a hacer llamadas muy molestas a la residencia presidencial, que acabaron con una enorme camorra con Robert Kennedy la noche en la que, bien accidentalmente, bien con intención de quitarse del medio, murió Marilyn. Desde mi punto de vista las anotaciones personales sobre la mujer no la favorecen, excepto en lo que ya todos sabemos, que se hizo un fetiche de ella, un icono . Solo hay que mirar el cartel que ilustra el post, en unos momentos en que no había photoshop, pero las fotografías se retocaban con lápiz sin ningún reparo, los labios se pintaban sin respetar el contorno, y las lágrimas que resbalan por una de sus mejillas parecían propias de un cómic. Ahora las cámaras son tan fieles a la realidad, que no sólo captan las arrugas e imperfecciones, sino las acentúan; el trabajo se hace en posproducción. Esta es una de las razones por las que ninguna mujer puede ocupar hoy un lugar en el podium que ocupó para siempre Marilyn Monroe.






Comentarios