Dean Martin: El Rey del Cool. Tom Donahue.Ficha de identificación y crítica

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras


SI  LLEGA DICIEMBRE Y ESCUCHAS UNA CANCIÓN DE DEAN MARTIN, SABES QUE ESTÁS EN NAVIDAD.



Ficha de identificación: 



Título original: Dean Martin: King of Cool
País: Estados Unidos
Año: 2021
Duración:  103 minutos
Género: Documental

Guion, dirección y edición: Tom Donahue
Dirección de Fotografía: Stefano Ferrari, Alecia Jean Denegar
Música. Score original: Leigh Roberts

Maquillaje y peluquería:  Carissa Ferreri, Tony Brises, Rachel Burney, Kim Verback

Productor: Tom Donahue
Productores Ejecutivos: Leonardo DiCaprio, Jennifer Davisson, Phillip Watson, Danny Strong, Deana Martin, John Griffeth, Paul Barry, Steve Edwards
Compañías productoras: ZDF, ARTE, SUT SKY Original, Appian Way, Danny Strong Productions; distribuye: RKO


Invitados:


La lista de personas que conocieron y trabajaron con Dean Martin es muy larga y hemos seleccionado unos cuantos nombres:

Frankie Avalon
Alen Baldwin
RZA
James Kaplan
Will Friedwald
Peter Bogdanovich


SINOPSIS:  


Documental definitivo sobre el 'Gentleman de la risa', Dean Martin, todo un rey del Cool que encandiló a Norteamericana, gracias a sus shows con Jerry Lewis, su adhesión al Rat Pak con Frank Sinatra, Sam Davis, su trabajo en películas, entre otras  Oean's Eleven, dirigido por Lewis Milestone, participación en programas televisivos y espectáculos en multitud de salas de los Estados Unidos.


LO QUE SE DICE:


La película ha gustado a la prensa y el público a un lado y otro del Atlántico (se puede ver en Filmin), como lo prueba las notas medias que publica Filmaffinity, 6,9, basada en 94 votos, o Imdb, que siempre es más generosa en las calificaciones de cualquier film, que eleva esta nota a 7,8, según las valoraciones de 609 de sus usuarios. Los críticos la califican de retrato documental cariñoso de una estrella muy famosa y a la vez muy reservada ( (Sheri Linden, The Hollywood Reporter); aunque no aporta nada nuevo, si da una imagen de Dean Martin nueva, la de un artista que se labró su camino solo (Peter Martin, Screen Anarchy); montada con maestría, potencia las partes más emotivas de la vida del personaje....



CRÍTICA:


La película ha gustado mucho en EE.UU. que parece que está levantando cabeza tras la depresión postrumpista, la crisis económica global y la pandemia de Covid también global. El personaje elegido no es cualquiera, es un Crooner célebre en todo el mundo, que ha consumido muchas horas en todos los medios que podían promocionar su imagen en las décadas de los 50, 60 y 70. Un chico campechano (y eso se valora mucho en la sociedad del entretenimiento), italiano de origen, y por tanto potencial marginado de una sociedad, que desprecia a los negros, los italianos, o los selenitas, especialmente, y hay que decirlo claro en los Red States, en los que tuvieron presencia hispanos, que parecen ser los responsables no sólo de la bandera de Estados Unidos, sino de su propia denominación, según la conclusión de las recientes investigaciones de un grupo de estudiosos español: El origen del nombre 'Estados Unidos' es español. en elretohistórico.com. Hasta los seis años, su lengua materna fue el italiano, y solo a partir de esa edad aprendió inglés. Tenía todos los números para ser marginado, pero tuvo la suerte de nacer en Steubenville, Ohio, un pueblo en el que sólo se podía dedicar a dos cosas: a repartir naipes en los casinos o a trabajar en los prostíbulos. Su Rosebud, su entrada para la fama, se lo proporcionó el juego y su afición al golf, lo que unido a una voz agradable y elegante, le atrajo a muchos productores y directores de cine, y a estrellas del mundo del espectáculo, como Frank Sinatra; mientras rodaban Ocean's Eleven en Las Vegas, en los descansos, hacía de crupier de sus compañeros de rodaje.

El éxito lo alcanzó trabajando con un joven hipercinético, Jerry Lewis, con el que rompió traumáticamente en la década de los 50. Se casó tres veces, y una serie de pérdidas familiares fueron definitivas para un hombre muy familiar, pero a la par muy reservado y con capacidad de controlar sus sentimientos, una actitud que lo obligaba a fumar constantemente, incluso en medio de cualquier espectáculo. Eran otros tiempos. Se ha dicho de él que era un hipster, algo que no comparto en absoluto, porque el documental biográfico revela que era un hombre de familia, aunque se casara tres veces; por donde pasaba formaba una familia (Con Jerry Lewis, como su hermano, con los Rat Packs, con los equipos y usuarios de los programas televisivos en que participaba...), aunque finalmente buscara refugio en su familia real. No era un hipster porque estaba más interesado en el golf y el juego que en la cultura y la política, lo cual no quiere decir que no tuviera sus simpatías (lo vemos con Kennedy, pero también con Reagan), y no comulgaba con la doctrina del DIY (Do It Yourself/ Hazlo tú mismo), que se ha revelado como una gran falsedad. Se le ve más bien como el hombre campechano, que hace fiestas, pero se retira de ellas e incluso llama a la policía fingiendo ser un vecino con el objetivo de deshacerse de los invitados. 

Pero si hay algo que puede servirnos como la vida ejemplar de los césares de Suetonio sirvió a los que deseaban alcanzar el poder en Roma, como advertencia a navegantes: lo superficial que resulta nuestra sociedad cuando contemplamos la historia de este hombre. Muchos jóvenes de hoy, que comulgan con el DIY, pero que saben que sus productos son el nuevo blockbuster, todavía no han comprendido que estos horteras, los Crooners,  gente sin clase, a los que con frecuencia se ha asociado a las mafias, con razón o sin ella, llegaron a la cumbre porque los elevó el público, no las instituciones, y si se carecen de su talento, y no son capaces de emocionar a las masas como el Rat Pack, ni de crear, estando en la vanguardia de la sociedad, la primera banda electrónica a los 20 años, cuando lo han hecho unos músicos de 75 años, los Kraftwerk, lo mejor es retirarse, por muy joven que se sea, y dejar que haga avanzar a la sociedad el más capacitado. Dane Martin desbancó del número 1 de la lista de los más vendidos, a los Beatles (digo bien, los Beatles) con "Everybody Loves Somebody", y  conmovió a su país con otra "My woman, my woman, my wife", en la que parecía pedir perdón a la última mujer abandonada. Pero los Beatles eran los Beatles, y esto no les afectó demasiado, aunque el hecho demuestra que hay un público que pide cosas diferentes en distintos momentos: o emoción o vanguardia de verdad.

Al final de su vida, este joven que estaba roto, porque como ponía en boca de alguno de sus personajes Ryûsuke Hamaguchy en la multigalardonada película japonesa 'Drive My Kar  (2021) "la vida mata, vivir deteriora, parafraseando a Chejov; a pesar de las decepciones, por miedo o cobardía, por temor a perder lo poco que tenemos transigimos y trabajamos hasta la vejez por los demás, dejando caer alguna tímida lágrima".  Esto lo entendieron sus amigos y compañeros, y RZA le hace un sensible epitafio, basado en  un pensamiento de Macbeth de William Shakespeare. "El dolor que no se habla susurra sobre el corazón tenso y le pide que se rompa. El dolor al que te aferras quiere salir y te rompe al corazón para poder hacerlo " Al final, quienes lo conocieron han tenido que recurrir a los grandes artífices del pensamiento occidental para acercarnos a un hombre que nació en un pequeño pueblo con pocas salidas más allá de los casinos y los prostíbulos; que no tenía que defender al pueblo porque él era el pueblo, pero que tuvo su  Rosebud: una voz elegante, una gran sensibilidad, un amor por los suyos, y unas habilidades que, si bien están mal consideradas por la sociedad, lo acercaron al mundo de los que dominan el espectáculo en todas sus formas que le facilitaron el camino al estrellato. Finalmente no pudo evitar conocer la verdad: la vida es la que mata, y su alegría desapareció.

Un buen documental que quizá nos hace entender por qué nos emocionamos con los Crooners, y no con los indies, y con él en particular y los que con él  que se concentraban en Las Vegas, el Dorado que buscaban los pioneros en le Oeste americano, que curiosamente, a pesar de estar situado en el extremo opuesto de los estados azules, los que controlan los demócratas más cultos y urbanitas, lograron poner una pica en Flandes y convertir las zonas áridas de California en la Meca del Cine mundial. En algo se equivocan los hispeters.


Disponible en FILMIN.


Comentarios