El país de los sueños. Francis Lawrence. Ficha de identificación y crítica


 El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o las compañías productoras y distribuidoras


CÓMO SUPERAR EL DUELO QUE SIGUE A UNA PÉRDIDA CON LA AYUDA DE LOS INSTRUMENTOS QUE NOS LEGARON FREUD Y JUNG, QUE NOS PERMITEN RASTREAR EN EL SUBCONSCIENTE, EVITANTO QUE LOS SUEÑOS DERIVEN EN PESADILLAS.


Ficha de identificación:


Título original: Slumberland
País: Estados Unidos
Año: 2022
Duración: 117 minutos
Género: Fantástico

Dirección: Francis Lawrence
Guion: Michael Handelman, David Guion. Basado en el libro de Winsor McCay
Casting: Denise Chamian, CSA
Director de fotografía: Jo Willems
Música: Pinar Toprak
Edición: Mark Yoshikawa, ACE
Efectos visuales: Adrian de Wet
Dirección artística: Laurel Bergman, Jourdan Henderson, Aleksandra Marikowich
Decoración del set: Daniel Birt, Jeffrey  A. Melvin


Diseño de Vestuario : Trish Summerville
Jefe de Departamento de maquillaje: Colin Pelman
Jefe de Departamento de peluquería: Ryan Reed

Productores:  Prancis Lawrence, p.g.a., Peter Chermin, p.g.a., Jenno Topping, p.g.a., David Ready, p.g.a.
Productores ejecutivos: Ray Angelic, David Guion, Michael Handelman
Diseño de producción: Dominic Watkins
Compañías productoras: Chermin Entertainment; distribución: Netflix


Reparto:


Jason Momoa: Flip
Marlow Barkley: Nemo
Chris O'Dowd: Philip
Kyle Chandler: Peter
Cameron Nicoll: Joven Philip
Antonio Raine Pastore: Joven Peter
Weruche Opia: Agente Green


SINOPSIS:

Una joven descubre un mapa secreto del mundo de los sueños de Slumberland con la ayuda de un excéntrico forajido, atraviesa los sueños y huye de las pesadillas, con la esperanza de poder volver a ver a su difunto padre.


LO QUE SE DICE:



Como es habitual, y no sólo porque la serie o la película la produzca y distribuya una plataforma norteamericana como Netflix, sino que el criterio de los críticos españoles es más estricto, frente a los estadounidenses más proclives a dar una oportunidad al que hace algo. Imdb publica una nota media de 6,7, según la valoración de 17,000 usuarios, que la española Filmaffinity rebaja a 5,6, de acuerdo con el voto de 1,164 lectores, una diferencia de 1,1 puntos que confiere un valor muy diferente, no solo cuantitativa, sino cualitativamente.

Las críticas se han concentrado en dos polos: la película es vistosa pero poco imaginativa, poco profunda, descuidada. Creo, sinceramente que no se puede decir esto de un film de Francis Lawrences, responsable de gran parte de 'Los juegos del hambre', una franquicia que tuvo gran repercusión y que los espectadores no han olvidado con tanta facilidad. Tampoco falta quien compara la película con el libro que le sirve de referencia para elaborar el guion, entre otros John De Fore (The Hollywood Reporter' ), que lanza un mensaje a los fans de McCay y del cómic clásico, y sólo a ellos.


CRÍTICA:


No comparto la idea de que el film que dirige Francis Lawrence se pueda catalogar como película familiar, para ver todos los miembros del grupo sentados en torno a la hoguera y disfrutar del brillo, la luz y la fascinación de las comedias navideñas, y tampoco para que la vean los niños a su aire, solos y sin compañía que les vaya decodificando un mensaje, que, por otro lado, es demasiado duro, e incluso cruel, para ellos. Para sentarse a ver este film es necesario adquirir unos conocimientos previos, porque no es fácil adentrarse en el terreno de lo consciente y lo inconsciente para explicar cómo soportan los individuos las pérdidas de los suyos, y eso es lo que le dice el padre muerto a Nemo: "Te enseñé  para qué sirve un faro, con el objetivo  de que veas cosas que su guardián solo puede soñar, no para que vivas en una isla, para que sepas que puedes hacer lo que sea. Has viajado al mar de las pesadillas y has vuelto sana y salva, por lo que estás preparada para entrar en el mundo consciente." ¿Qué le está diciendo?  Que la había preparado para entender que no se entiende la vida sin incorporar en ella su antónima, la muerte, con la que lidiamos cada día y condiciona nuestro paso por ella. Estamos viendo que la mayor parte de las comedias navideñas incorporan esta realidad, pero sin intentar interpretar qué se produce en nuestra psique, sin recurrir a Freud.

Desde casi la primera secuencia un espectador acostumbrado a ver cine de ciencia-ficción es capaz de ver imágenes que evocan origen de Chritopher Nolan, y no estoy de acuerdo con la afirmación de que es una adaptación para niños, por mucho que la protagonista sea una niña. En el mundo del subconsciente existe un sueño adaptado a cada persona, con el propósito de proporcionarle lo que necesita, los sueños siempre responden a algo: el miedo, la infancia perdida, el tiempo que nos aproxima al punto final, la cobardía, la imaginación... En el trayecto por la arquitectura de los sueños, Nemo aprenderá a aceptar lo que ha perdido irremediablemente y no desperdiciar la ocasión que se le brinda de aferrarse a un nuevo sueño que la desvíe de las pesadillas, que la atrapen definitivamente. Y, como ocurre con frecuencia la solución la tiene mucho más cerca de lo que cree. La vida con frecuencia nos separa de quienes queremos, y los más imaginativos crean leyendas, cuentan historias, en las que los más tímidos, desvalidos y retraídos, los que más han sufrido con la separación, se muestran como héroes que se colocan al margen de la ley y se jactan de ser lo contrario de lo que son. Pero eso lo tendrá que ir descubriendo el espectador, apoyándose sobre todo en las imágenes, y en la comprensión de las premisas de que parten Lawrence y sus guionistas. Fácil de entender no es, y en esta ocasión una forma deslumbrante se pone al servicio de un subtexto nada fácil.

Comentarios