El ascenso de Skywalker. J,J,Abrams. Ficha de identificación y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras


COMIENZO A PREOCUPARME CUANDO LAS ULTIMAS INCORPORACIONES DE LA SAGA GUSTAN MÁS A LOS CRÍTICOS QUE A LOS FANS


Ficha de identificación: 


Título original: Star Wars: The Rise of  Skywalker
País: Estados Unidos
Año: 2029
Duración: 141 minutos

Dirección: J.J.Abrams
Guion: J.J.Abrams, Chris Terrio, basado  en los personajes ¿sólo en los personajes?  y en una historia de Chris Terrio
Dirección de Fotografía: Daniel Mindel
Música: John Williams


Compañías productoras: Lucas Film, Bad Robot , Walt Disney Pictures; distribuye Disney Pictures


Reparto:


Daisy Ridley: Rey
John Boyefa: Finn
Oscas Isaac: Poe Dameron
Adam Driver: Kylo Ren
Carrie Fisher: Leia Organa
Mark Hamill: Luke Skywalker
C3PO: Naomi Ackie


SINOPSIS:



Un año después de los acontecimientos que narran "Los últimos Jedi", los restos de la Resistencia ¿? se enfrentarán una vez más a la Primera Orden, involucrando conflictos del pasado y del presente. Mientras tanto, el antiguo wnfrentamiento entre los Jedi y los Sith llegará a su clímax, lo que llevará a la saga de los Skywalker a un final definitivo. Final de la trilogía iniciada con "El despertar de la Fuerza".


LO QUE SE DICE:



Los espectadores han recibido con frialdad el segundo film de esta trilogía que ha dirigido J.J.Abrams, que desde luego no pasará a los anales del cine. La página española Filmaffinity publica una nota media de 5,7, una muestra bastante amplia que da una idea bastante ajustada delo que piensa el público español del trabajo de J.J.Abrams, por muy mainstream que sea y por mucho que la produzca Disney. La página norteamericana eleva ligeramente esta nota hasta 6,5 (recordemos que hablamos de la saga de Star Wars), de acuerdo con la valoración de 454 usuarios, una cifra bastante importante. Ahora veremos los diferentes puntos de vista de los críticos de la prensa a un lado y otro del Atlántico.

En España se impone un entusiasmo incomprensible, que impulsa a la Página Filmaffinity a incorporar un párrafo amplio de la crítica de Miguel Ángel Palomo para el diario (El País), y aconsejo ver la película, leer esta opinión y contrastarla con la que vertió el mismo periodista para el mismo periódico y que también incorporó Filmaffinity. Luego no estaría de más leer lo que dicen historiadores del cine y los tan manidos fans. Habría sorpresas. Se habla del episodio que dirige J.J.Abrams y se le tilda del film más empapado de emotividad desde los orígenes, con un guion que sabe a dónde se dirige y pletórico de entusiasmo narrativo en las secuencias íntimas (Miguel Ángel Palomo, diario 'El País'); notable película final que cierra la saga en todo lo alto (Javier Ocaña, Diario El País); guion inteligente que llevará al cine a un número galáctico de fans (Federico Marín Bellón, Diario ABC); película conservadora y prefabricada, desprovista de cualquier atisbo de iconoclastia que intenta llevar al cine a todo el mundo (Beatriz Martínez, Diario 0El Periódico'); guion confuso...xcelente factura visual (Carmen L.Lobo, Diario L.Razón); alguien llama a J.J.Abrans cobarde por entregar un film menor ( Ja vier Zurro, El Español)

Frente a los críticos españoles, los norteamericanos lo ven de otra manera. A  David Rooney (The Hollywood Reporter) le parece que arrastra problemas molestos, ya presentes en las otras dos entregas anteriores, se han pronunciado;  mejunje flojo y sin sangre de elementos anteriores; el film no es un fin, ni una secuela, ni un remix. Es un zombi (Darren Franich, Entertainment Weekly); no tiene alegría, ni chispa, ni vida, ni es un final digno para la saga de Skywalker...Hay un largo etcétera que destila más resignación que complacencia.


CRÍTICA:


Hubo una generación que cambió el cine para siempre. Eso nadie lo duda, estén de acuerdo con el resultado o no, le gusten más los sets de cartón piedra o la construcción de mundo ficticios por ordenador. En este nuevo mundo emergieron dos cineastas que se repartieron la gloria, Steven Spielberg y George Lucas. Otros como Francis Ford Coppola, se mantuvieron en una zona de confort , si bien el director de Detroir llegó a crear una compañía productora de cine, American Zoetrope, con George Lucas; su actitud más conformista  con la sociedad conservadora de Estados Unidos y Europa le valió el que su trilogía de 'El Padrino' haya sido la mejor valorada de la Historia del Cine en el viejo Occidente. De los tres, el rebelde fue Lucas, que llevó a la pantalla historias vanguardistas como la de THX 1138, o innovadoras como American Grafitti . Tras un accidente grave, al recuperarse hizo un pacto con su padre: si en tres años no conseguía el triunfo, volvería a Modesto a trabajar en la modesta tienda de su progenitor. Pero le ocurrió como al del chiste, al hombre que era más pobre que las ratas, le toco la lotería y lo mataron por rico. Su gran aventura, la que le hizo enfermar del corazón y retirarse joven, consistió en una mirada amplia, y en cada entrega más culta  y refinada, de las razones por las que un hombre que pertenece a una élite intelectual, los jedi (unos personajes que parecen inspirados en los druidas celtas por muchas pistas que no vienen al caso, pero que hicieron que nos cuestionáramos incluso a Panoramix, el mago del poblado de Asterix), los que velaban por el mantenimiento de la democracia, podían acabar en el lado oscuro. Y queda muy explícita la razón que lleva a tal ofuscación de los hombres: el resentimiento. Este discurso fue ubicado en un futuro distópico, aunque la metáfora es comprensible, poblado por naves de formas muy diferentes a lo que habíamos visto hasta el momento, un universo que se fue sofisticando hasta llegar al Episodio 1: La amenaza fantasma, en el que cualquier detalle fue extremadamente cuidado, los nuevos personajes muy carismáticos, la música de Williams llegando al climax, y la decadencia de Darth Vader propia de una tragedia griega. Solo un hombre atravesado de heridas, como los antiguos héroes griegos podía actuar como el que antes había sido un niño inocente sacado de la esclavitud que compartía con su madre por  sus futuros maestros.

¿Qué queda en el film de J.J.Abrams de todo esto. No me gusta hablar de Star Wars porque gente muy inteligente ha crecido con la saga, está muy documentada, el material es abundante, y para ellos es como el trineo del Ciudadano Kane. Son los todavía jóvenes que pudieron asombrarse con este universo, que todavía tiemblan cuando ven avanzar en la pantalla las letras amarillas que nos sitúan en el relato,y sienten que un sudor frío les devuelve a su infancia, como le ocurría al crítico de Ratatouille de Brad Bird. Luego han venido más generaciones de jóvenes que se han incorporado a la saga. Unos la entienden en principio, otros no, pero tienen los datos para dar el salto. Hasta qué punto ha calado esta historia lo demuestran hasta las carreras populares de fin de año, a las que acuden los participantes disfrazados, algunos provistos de espadas de rayos laser de colores, que están invadiendo el mundo oriental, del que Lucas, a su vez, se nutrió. Es por esto que resulta muy decepcionante y vergonzoso el cierre de J.J.Abrams, con cuatro resistentes de dos familias, que aparecen en hologramas que rozan el ridículo. La muerte de Kylo Ren es absolutamente inexplicable y carece de grandeza, como ya sucediera con el asesinato de su padre, que aquí también aparece. Y no nos engañemos, efectos especiales hay, falta el talento de George Lucas. Lo siento; he tardado mucho en verla y no me arrepiento, porque quien se inhibe no tiene opinión, aunque prefiera reservármela para mí.





Comentarios