La vida mentirosa de los adultos. Edoardo de Angelis. Ficha de identificación y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras


LA PRINCIPAL CUESTIÓN QUE UNO SE PLANTEA ES A QUIÉN DEBEMOS CONSIDERAR UN ADULTO



Ficha de identificación:


Título original: La vita bugiarda degli adulti
País: Italia
Año: 2023
Temporada 1; episodios 6;  duración: 50 minutos
Género: dramedia

Dirección: Edoardo de Angelis
Guion: Edoardo de Angelis, Laura Paulocci, Francesco Piccolo, basado en la novela de Elena Ferrante
Casting: Florinda Martucciello, Valeria Miranda
Dirección de Fotografía: Ferran Paredes
Edición: Chiara Griziotti, Lorenzo Peluso

Maquillaje: Sara Morlando

Compañía productora: Fandango Produzione;  distribuye Netflix


Reparto:

Giuseppe Brunetti: Corrado
Valeria Golino: Vittoria
Alessandro Preziosi: Andrea
Pina Turco: Nella
Giordana Marengo: Giovanna
Luigi Chiocca: hombre de la oficina
Adriano Pantaleo: Rosario


SINOPSIS: 


La miniserie de TV italiana narra la transición de Giovanna a la adolescencia, durante la década de 1990, en una Nápoles dividida en dos ciudades opuestas: la acomodada de los barrios altos, y la depauperada de sus barrios más pobres y marginales, donde vive su misteriosa tía Vittoria.


LO QUE SE DICE:


Apenas hay datos, Tan solo la página norteamericana Imdb publica una nota media bastante decente, 6,9, de acuerdo con la valoración de 109 usuarios. Las críticas son poco relevantes, y se centran en el número de capítulos de la serie, se supone que demasiados para el escaso impulso narrativo (Mike McKahill (Variety); ritmo casual (ritmo de vida normal?)  según Joel Keller (Decider); narra la vida de la oveja negra de una familia (Paula Vázquez Prieto, diario La Nación).


CRÍTICA:



Ya hemos dicho en repetidas ocasiones que el avance en las parrillas de las plataformas de streaming de las series televisivas (ni Marshall McLuhan ni Umberto Eco pudieron predecir cuando defendieron al entonces nuevo soporte, que acabaría por desplazar definitivamente a la sala oscura de los cines), que impone un ritmo diferente a los críticos , que no se salda con un pase de prensa y el comentario cómodo, sin salir de su zona de confort, de las películas que se estrenan cada semana. Muchos se quejaban de la  duración de los relatos (3 horas, muy pocos 5), y ahora se enfrentan, con suerte, a miniseries como esta de 6 capítulos de 50 minutos, que suman en total 5 horas de duración. El promedio de una serie coreana es de 16 episodios de entre 60 y 70 minutos cada uno de ellos, y los chinos de 50 episodios de más de 1 hora de extensión cada uno de ellos.

Plataformas como Netflix ofrecen series de cualquier parte del mundo. Una vez has pinchado en un país o un género, comienza la oferta, que se incrementa sin parar, cumpliendo con una de las funciones del cine que defendía la Nouvelle Vague: abrir nuevas ventanas al mundo. Pero hay otra que, generalmente, en la vieja Europa se desprecia: entretener, un aspecto que cuidan mucho los norteamericanos. 'La vida mentirosa de los adultos' entraría en el primer grupo; se ubica en el Sur de Italia, en Nápoles, una ciudad con grandes contrastes, controlada por la sombra alargada de las mafias, que explican esas diferencias tan acentuadas. Mientras desfilan los créditos iniciales, una imagen tomada a vista de pájaro nos muestra un paisaje urbano escalofriante, mirado desde la parte alta de una ciudad desde una valla más elegante que protege lo que parece ser una carretera. Vemos una especie de calle, quizá una terraza de un bloque de casas, que en su parte frontal carece de cualquier protección, ya sea valla o barandilla, que pueda impedir que cualquier vecino caiga al vacío. En ella se ve , a lo lejos, a unos jóvenes realizando alguna actividad, sin preocuparse del precipicio que los amenaza. Una buena metáfora de la comunidad en que se integran, que protege las carreteras y desampara a los habitantes de los suburbios, y que Steven Spielberg, en su visión apocalíptica de West Side Story, no osa representar.

Llama la atención que algún crítico al observar el contraste entre las dos ciudades en que se divide Nápoles, califique en la misma sinopsis de la existencia de dos ciudades: la Nápoles refinada de los barrios altos , y la Nápoles vulgar de sus barrios más bajos. Los calificativos refinada y vulgar son obscenos si los leemos o escuchamos a la par que miramos las imágenes, que se encargan de destacar que son de los años 90 del siglo XX. Pero hay más, Paula Vázquez Prieto, etiqueta a la familia de la protagonista como conservadora, una observación que desmienten no sólo los diálogos a lo largo del relato, sino las propias imágenes. Giovanna se describe a sí misma como la cachorra educada en una casa de sensibilidad izquierdista, un hogar al que definen no los objetos de lujo y la ostentación, sino las paredes del piso tapizadas de libros. La hermana del padre de la protagonista, la oveja negra de la familia, que vive en un barrio marginal, tan alejado de la civilización y de las condiciones mínimas de habitabilidad que da miedo adentrarse en él, define a éste como el que no es nadie sin un libro en la mano. Quizá la crítico ha querido hablar de familia acomodada y no ha encontrado el término. Acierta plenamente, sin embargo Daniel Fienberg (The Hollywood Reporter) cuando afirma que " 'The Lying Life of Adults' podría ser más ajustada o más ágil, quizá la vida también pudiera serlo y, mientras tanto, basta con disfrutar de las vistas napolitanas."

En parte el subtexto comienza a emerger casi desde el primer episodio. El poder corrompe, la vida corrompe, y es difícil sobrevivir íntegro en un contexto con contrastes tan marcados. El matrimonio, aunque cada uno de los consortes por separado pueda ser ideal y envidiable, no está concebido para durar como una isla de felicidad en este contexto tan distópico en que vivimos. La misogamia de que hacen gala los coreanos se vislumbra en el  aroma especial que emana un padre que ha salido de casa un domingo, con su cartera, para realizar un trabajo que no admite dilación; miembros de una misma familia pueden acabar en una ciudad u otra según las decisiones que han tomado a lo largo de sus vidas... Entretanto nunca es demasiado larga la mirada  cuando contemplamos el contexto espacial y temporal de ciudades que viven la tragedia. ¿Quién ha viajado a Nápoles y no ha visto las montañas de basura que se erigen a ambos lados de muchas de sus carreteras como consecuencia de huelgas indefinidas por hacerse con el control del negocio? Una ciudad en cuya costa se erige orgullosa la fortaleza que levantaron los españoles cuando eran dueños de este reino, que se disputaron después con distintos reyes europeos, hasta la unificación de Italia a finales del siglo XIX, y que ha dejado secuelas en el resentimiento hacia los unificadores, ya sea el Conde de Cavour, ya el revolucionario Garibaldi. Estamos en el Sur de Italia, que poco o nada tiene que ver con el Norte; la rivalidad entre ambos se hace patente para cualquier observador atento.

Cuando acabemos de ver la serie, comprobaremos hasta donde nos quiere llevar Edoardo de Angelis, no la escritora del libro. Cada uno construye la diégesis en función de su modo de representación de la realidad que observa. El libro puede ser un simple estímulo, una excusa para crear el relato propio.

Comentarios