Ruido de fondo. Noah Baumbach. Ficha de identificación y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras


EL FILM DESLIZA ALGUNA INEXACTITUD. NO SE PUEDE DECIR QUE LOS HOMBRES SON SERES PRÁCTICOS RODEADOS DE HECHOS HOSTILES. LO VEREMOS.



Ficha de identificación:


Título original: White Noise
País: Estados Unidos
Año: 2022
Duración: 136 minutos
Género: comedia disparatada

Dirección: Noah Baumbach
Guion: Noah Baumbach, basada en el libro de Don DeLillo
Casting: Douglas Aibel, CSA
Dirección de fotografía: Lol Crawley
Música: Danny Elfman, BSC; "New Body Rhumba de  LCD Soundsystem; supervisor: George Drakoulias
Coreografía: David Newman

Diseño de Vestuario: Ann Roth

Productores: Noah Baumbach, p.g.a., David Heyman, p.g.a., Uri Singer
Productores ejecutivos: Brian Bell, Leslie Converse
Dise´ño de producción: Jess Gonchor
Compañías productoras: Netflix, NBGG Pictures Production, Heyday Films asociada con A24; distribuye Netflix.

Reparto:


Adam Driver: Jack
Greta Gerwig: Babette
Don Cheadle: Murray
Raffey Cassidy: Denise
Sam Nivola: Heninrich
May Nivola: Steffie
Jodie Turner-Smith


SINOPSIS:



El choque de un tren y un camión cisterna provoca un desastre medioambiental que provoca una nube tóxica en un punto cercano a un suburbio americano del medio-Oeste, en el que reside Jack, un profesor universitario que ha vivido, como sus vecinos, rodeado del ruido blanco de la alta tecnología, las señales electromagnéticas y el consumismo y se ve obligado a enfrentarse a su propia mortalidad.


LO QUE SE DICE:


El film ha gustado más a la prensa, sin provocar grandes entusiasmos, que al público, una realidad que se torna totalmente evidente en la página Rotten Tomatoes que da un índice de aceptación de los críticos cualificada del 63%, consultadas 214  reseñas, un índice que desciende al 34 % en la opinión de 500 espectadores. La página española da una nota media de  5,4, de acuerdo con el voto de 1,118 lectores, que se eleva a 5,8 en Imdb, según la valoración de 15,000 usuarios.

Noah Baumbach, casado en la vida real con la protagonista del film, también directora de cine, Greta Gerwig, ambos militantes del cine indie, en esta ocasión, se han desviado bastante de sus orígenes, a pesar de elegir a Adam Driver como protagonista de 'Ruido de fondo', un actor que ha acompañado  al realizador de Brooklyn desde el principio de su carrera, y haberse rodeado de un equipo de lujo, en el que cuenta como Director de Casting con Douglas Aibel,  de Diseño de Vestuario a Ann Roth, y ha confiado el score musical a Danny Elfman. Pero su film, claramente mainstream, ha defraudado más que por su militancia en diferentes estilos, que no acabo de ver, por su multiplicidad de referentes tan variados que incluyen desde Robert Altman a Wes Anderson, tanto en la forma de conectar las núcleos de significación que forman la primera parte del film, como en el desparpajo en el uso del color y la mirada a sus personajes como muñecos de la infancia, vestidos a menudo de vivísimos colores, especialmente en la coreografía que clausura la película que ha concluido de forma dispersa y de difícil comprensión para unos espectadores que seguían con cierto interés un discurso aparentemente coherente, que falla tanto en este aspecto como en la cohesión de sus partes, haciendo incomprensible tanto la forma como el subtexto que la sustenta.

Javier Ocaña afirma que cuesta entrar en 'el extraño artefacto' , pero el resultado es atractivo, justo lo contrario de lo que me ha ocurrido (Diario 'El País); Luís Martínez (diario El Mundo) tilda el film  de película 'antinetflix' producida por Netflix. Vamos a tener que ir serenándonos porque el universo de Netflix es muy amplio y cada vez va atrapando a más directores y equipos de muy diferente naturaleza;  Oti Rodriguez Marchante (diario ABC) la tacha de moderna, apocalíptica, cínica...y ya. En el mundo anglosajón se han hecho lecturas algo diferentes: una gran joya de una adaptación elegante (Peter Bradshaw, The Guardian ); película incoherente con un final  que deja buen sabor de boca (David Rooney, The Hollywood Reporter); película recargada tanto verbal como visualmente (Brian Formo, Collider).


CRÍTICA:

El film comienza muy bien, contraponiendo la esencia de la máxima aportación de Norteamérica  a la cultura no solo occidental, sino casi global: la acción, la improvisación como símbolo del optimismo estadounidense, que muchas veces se representa mediante la colisión de vehículos, cuyas llamaradas evocan, según uno de los personajes, Murray (Don Cheadle), la inocencia y el optimismo del ciudadano medio, del hombre épico, con apariencia de indefenso y temeroso que amenaza desde la sombra, y que se exhibe el 4 de julio, día en que se celebra la firma de la declaración de independencia de su metrópolis ,  Inglaterra, en 1776. Razón por la que el cine de acción representa a ese ciudadano medio que adelantó su revolución burguesa a la de Francia, en cuyos principios se inspiró. Murray busca el apoyo de Jack, un experto en Hitler y su régimen, para lograr implantar una asignatura sobre Elvis Presley, héroes de las masas ambos; estos dos personajes serán la base para un debate académico, pretendidamente elevado y de interés para los jóvenes universitarios. Las diferentes partes de su desarrollo están relacionadas y cargadas de contenido semántico, mediante las imágenes de un camión cisterna y un tren, que transportan productos tóxicos e inflamables, que funcionan como elementos que dan cohesión y coherencia al discurso y que evocan el helicóptero que Robert Altman usó en Vidas Cruzadas con esta función, y alertan sobre un cambio en los presupuestos que rigen esta primera parte de un film, que realizado en 2022 nos hacen pensar en la gran tragedia que estalló en todo el mundo en 2020 y que sigue condicionando nuestras vidas. Uno de los personajes, la hija de Jack, siempre lleva mascarilla...

A partir del choque del tren y el camión comienza un largo episodio que recuerda tantas películas distópicas, de desastres y de ciencia-ficción que dan lugar en gran medida al corpus cinematográfico norteamericano, enraizadas en su tradición y formando parte de su idiosincrasia, interrumpiendo el discurso académico sobre la importancia histórica de Hitler y el valor que dan los habitantes de este país al cantante de Memphis, y a la relación de ambos con sus madres, cuya trascendencia no logro deconstruir. Hasta aquí puede parecer fácil entender lo que se está contraponiendo en la Universidad y en la calle y el hogar, el segundo calificado de cuna de la desinformación universal, a pesar de que los hijos de Jack tienen herramientas para desenvolverse en la vida aparentemente más eficaces y atractivas que él. Cuando se vuelve a la normalidad, con algún detalle que hace temer por su vida al protagonista de este relato entramos en un túnel oscuro en el que empezamos a dudar de si hemos entendido algo o no. O quizá simplemente significa que entendemos de una vez que 'la cabra al monte tira' por mucho que todos caminen juntos en la misma dirección; la parodia de los cantautores, o el eufemismo de Babette llamando transacción capitalista a engañar a su marido con otro en la cama puede evocar algunas cosas que leemos o escuchamos y ya ni nos entretienen. Creo que en la conclusión de su discurso naufraga y el público le da la espalda porque, a pesar del colorido intenso, el preciosismo que te hace dudar de si las frutas o verduras son de plástico o no, no logra que dibujemos ni una sonrisa, ni que salgamos más o menos satisfechos incorporando en nuestro imaginario la opinión de un cineasta indie notable sobre las llamas que incendian el globo de Norte a Sur: alguien se ha quejado sobre la oportunidad perdida de dejar un testimonio más claro. Quizá también haya decepcionado también a sus fans indies, por ciertas salidas de guion, especialmente porque ya no es un film hecho por uno mismo, sino una gran producción blockbuster, tan denostada en la era prepandémica.


Comentarios