Páginas vistas en total

viernes, 21 de agosto de 2015

Persiguiendo Marvericks. Comentario.




Ficha técnica, sinopsis, críticas. (Pinchad aqui)

Comentario:

Estos días las televisiones generalistas están incorporando en sus parrillas Persiguiendo Mavericks, un film realizado por Curtis Hanson, que terminó Michael Apted, al enfermar el primero, en el que el propio protagonista, Gerard Butler, padeció un accidente durante el rodaje, al ser derribado por una ola. El actor, productor ejecutivo, ejerce de mentor de un adolescente que quiere pelear con las grandes olas, las Mavericks, que anualmente recorren las costas que bañan su localidad, y que como las sirenas Escila y  Caribdis atraen a los hombres y acaban anulando su voluntad. Una voz en off, terminado el film, nos cuenta lo que sucedió al auténtico Jay que logró triunfar sobre la naturaleza, pero acabó siendo devorado por ella cuando apenas tenía 22 años. La película termina con un gran espectáculo visual, un mar terrible, embravecido, amenazante con el que combaten hombres insignificantes y logran salir indemnes.





Esto es la única satisfacción que el espectador puede obtener de un film cuya historia, que sirve de sustento a las ansias masculinas de lograr la admiración de sus camaradas, que con frecuencia se transforma en envidia y rencor, carece de  toda  emoción, a pesar de que incluso se produce una muerte. Un relato que no admite la comparación con 'El gran miércoles' de John Millius en la que la batalla con el mar embravecido simboliza la lucha por la vida de unos aún muchachos que la viven al límite y que son derrotados, frustradas sus esperanzas, e incluso truncado su futuro por la Guerra de Vietnam, en la que unos mueren, otros se libran fraudulentamente ( postura que debieron tomar muchos que no creían en los héroes sino en su deseo de vivir ), y otros regresan en busca de una juventud, que está en el mar, que no quieren perder, en un intento proustiano de recuperar el tiempo perdido. Para aquel director este deporte era como una batalla, en la que de repente uno se ve en un lugar que no ha previsto, y en el que surgen los sentimientos humanos más recónditos: la flaqueza, la valentía, la cobardía. El deseo del director de mostrar a los espectadores la cantidad de agua que se mueve tuvo como resultado las imágenes más impresionantes, prolongadas en el tiempo, con las que no puede competir ni Curtis Hanson ni Michael Apted.

Tampoco  logra una historia tan relevante como 'Lo llaman Bodhi' de Kathrin Bigelow, (1991), una magnífica historia que ha inspirado a otros directores, como Edgar Wright, que en 'Arma fatal' hizo un cameo de este film y convirtió a sus dos locos agentes, Angel y Danny en admiradores de los personajes que interpretan Patrick  Swayze y Keanu Reeves. Unas historias que han dejado huella en el imaginario colectivo, cosa que es muy improbable que suceda con un film como 'Persiguiendo Mavericks' cuya máxima aspiración es entretener y ni siquiera ésto lo consigue.








No hay comentarios:

Publicar un comentario