Páginas vistas en total

lunes, 21 de noviembre de 2016

Nacido el 4 de julio. Oliver Stone.





Ficha técnica:


Título original: Born of the Fourth of July.
País: Estados Unidos,
Año: 1989.
Duración: 145  minutos.

Dirección: Oliver Stone.
Guión: Oliver Stone & Ron Kovick, basado en el libro de Ron Kovic
Casting:Risa Bramon & BillyHopkisn
Dirección de Fotografía: Robert Richardson.
Música: John Williams.
Edición: David Brenner; Co-editorJoe Hutshing.
Dirección artística: Victor Kempster y Richard L.Johnson.
Decorador del set. Derek R. Hill.
Diseñadores del set: GeorgeToomer,Jr., Craig H.Pittman, J. Grey Smith., Don Clark, John TimothyWiliams.

Diseño de Vestuario:Judy Ruskin.
Responsable de maquillaje: Sharon Ilson.
Responsable de pelquería: Joy A.Zapata.

Productores: A.Kitman  & Oliver Stone.
Productores asociados: Clayton Townsend, Joseph Reidy.
Diseño de producción :Bruno Rubeo.
Compañías. Universal  Pictures para A.KitmanHo& Ixtlan Production.


Intérpretes:


Tom Cruise: Ron Kovic,
Bryan Larkin: Joven Ron,
Raymond J. Barry:Mr. Kovic,
Caroline Cava: Mrs. Kovic.
Josh Evans: Tommy Kovic,
Seth Allen: Joven Tommy,
Jamie Talisman: Jimmy Kovic,
Anne Bobby: Susanne Kovic
Willem Dafoe: Charlie,
Kyra Sedgwick

Jerry Levine: Steve Boyer,
Frank Whaley:Timmy,

Cordelia González:María Elena
Ed Lauter: Comandante de la legión.
John Getz: marine mayor,
Michael Wincott: Vet 3,
Edith Diaz: Madame,
Richard Crusin:Coach,
Bob Gunton:Doctor 1,
Jason Gedrick: Matínez,
Richard Panebianco

David Warshofsky: Teniente,
Reg E. Cathey: Speaker,
Stephen Baldwin: RuyVorsovich.
Oliver Stone: Periodista,


Sinopsis:


Tom Cruise realiza una de las mejores interpretaciones de su carrera como el veterano Ron Kovic en esta magistral obra de Oliver Stone premiada con un Óscar de la academia al Mejor director. Basada en una historia real nos muestra a un valiente y apasionado Kovic dispuesto a defender a su país en la Guerra de Vietnam; vuelve convertido en un paralítico amargado descubriendo, además, lo mucho que ha cambiado todo y él se convierte en una de las voces que con más fuerza denunciará  el profundo desengaño de la nación.

Premios en Filmaffinity:

1989: 2 Oscars: Mejor director, montaje. 8 nominaciones
1989: Globos de Oro: Mejor película Drama, actor, director y guión. 5 nominaciones
1989: Círculo de Críticos de Nueva York: Nominada a mejor actor (Tom Cruise)
1989: Asociación de Críticos de Chicago: Mejor actor (Tom Cruise)
1990: Festival de Berlín: Sección oficial de largometrajes
1990: 2 Nominaciones BAFTA: Mejor actor (Cruise) y guión original
1989: Sindicato de Productores (PGA): Nominada a Mejor película
1989: Sindicato de Directores (DGA): Mejor director

Críticas y comentario:


El pasado 20 de Noviembre   de este mismo año un diario español lanzó al mercado el film realizado en 1989 por Oliver Stone, en un momento en que nuestro país pasa por una situación delicada, en parte a causa de la crisis económica y en parte por el inicio de una nueva era que cambia los modos de producción y los adecúa a la sociedad tecnológica. Esta situación ha generado un incremento de la pobreza en los países del primer mundo, que ya no capitanea en solitario Estados Unidos, como denuncia el cineasta canadiense en su película recién estrenada, Arrival', en la que el Gigante Asíatico condiciona las decisiones del hasta ahora líder indiscutible del mundo desarrollado. Resulta un ejercicio interesante volver la vista atrás y leer las críticas que en su momento hicieron algunos columnistas de los grandes periódicos y que recoge la página Filmaffinity, que demuestran que, a pesar de que han transcurrido 27 años, ciertas tendencias siguen prácticamente inamovibles. Fernando Morales, a la sazón crítico del diario 'El País', entonces un periódico joven y de referencia, define la película de Oliver Stone como un "filme taquillero y comercial que encierra escenas de incuestionable interés y que mostró a un Tom Cruise lejos de sus convencionales papeles" Su colega del diario 'El Mundo'  Luís Martínez, la califica como "una de las muchas crónicas de la guerra de Vietnam que basan su muy relativa autocrítica en la derrota y en sus secuelas en sus propios soldados. (...) Regular". Lo malo es que cuando un título no es taquillero, -es decir nadie asiste a una sala de proyecciones a verlo -, los mismos críticos lo  ignoraban y lo ignoran, con los mismos argumentos, bien avanzado el siglo XXI.

Si nos sentamos ante nuestro televisor y nos disponemos a ver esta película, lo primero que nos sorprende es la maestría del  cineasta y los elementos que pone en juego en la primera secuencia, destinada a recibir los títulos de crédito, entre los que juega un papel de primerísimo orden la música de John Williams, cuya melodia se adapta al estado de ánimo del pequeño pueblo de Massapequa, en el estado de Nueva York, y acentúa y subraya las emociones de la población y los veteranos de guerra que desfilan en la cabalgata que celebra el día de su independencia. Stone recurre a todo tipo de texturas, (imágenes televisivas, luz velada que matiza la alegría de las calles, en un desfile que incluye carrozas con los grupos de rock de moda de la localidad). John Fitzgeral Kennedy se dirige a la nación desde la pequeña pantalla, y anima a los jóvenes a enrolarse en el ejército para demostrar su amor a la patria, amenazada por los comunistas en Vietnam. A lo largo del siglo XX, generaciones consecutivas de jóvenes norteamericanos han dado sus vidas o han quedado lisiados, -les ha cabido el honor, dice Kennedy, de defender la libertad -, en las dos guerras mundiales en Europa, Vietnam, Corea, Kosovo, Irán, Irak..., ya que están dispuestos a pagar el precio y aceptar las cargas para asegurar la supervivencia de la democracia." No os preguntéis lo que vuestro país puede hacer por vosotros, preguntaos que podéis hacer vosotros por él."

Hoy, cuando la mitad de los norteamericanos ha decidido dar el poder a Trump, éste, consciente de que su pueblo ya no quiere pagar esa factura, y de que cuenta con auténticos ejércitos de parados en la vieja y depauperada Europa, propone rebajar su contribución a la OTAN. Oliver Stone muestra de forma descarnada esa América añorada  por Donald Trump. Veteranos lisiados, niños vestidos de soldados, madres orgullosas de mandar a su hijos a la guerra, invadidas por aires de grandeza, ( un reproche constante de Ron Kovick a su progenitora  cada vez que, sentado en su silla de ruedas le recuerda cuando lo llamaba, siendo un niño," mi pequeño soldadito "), majorets tomadas a cámara lenta... La inocencia, la alegría, el dolor, el temor y todo tipo de sentimientos se reflejan en los rostro de los participantes en la marcha y el público que los corea.

Oliver Stone no es nada complaciente con esta ideología antes, durante y después de su incorporación del protagonista al cuerpo de marines y traslado a una de las guerras más cruentas del siglo XX. Nos muestra cómo los ejércitos americanos mataron a familias enteras o fueron víctimas del fuego amigo, a causa  de la impericia de los jóvenes soldados. No esconde la miseria de los hospitales en los que se 'recuperaban' los heridos, sin recursos, llenos de ratas, de heces y de orines esparcidas en el suelo, debajo de sus  camas. Pero la vuelta a casa en silla de ruedas y castrados fue aun peor. Muchas madres no aceptaron a los hijos que regresaban a casa como héroes, convertidos en auténticos despojos, un desprecio que los empujó al abuso del alcohol y las drogas, cuando las calles se llenaban de jóvenes alternativos, hippies que se manifestaban multitudinariamente contra la guerra que había acabado con los sueños de la clase media blanca depauperada, introduciendo la división en las propias familias. Esta es la gran América que muchos añoran.

Sería estupendo pensar que Oliver Stone, de vocación documentalista, hizo un film taquillero porque millones de americanos y europeos fueron cómplices de las ideas que destilaba  la película de quien fue capaz de analizar la evolución de la economía de su pais, Wall Steet (1987), Walls Strret 2: el dinero nunca duerme (2010). La bandera americana es omnipresente en el film, pero ni una sola vez lo hace de forma patriotera, sino más bien peyorativa, contraponiendo las sórdidas imágenes de los héroes, sus minusvalías, su degradación y su humillación con la grandeza que intenta representar. Muchos de estos personajes protagonizaron películas, representando a héroes de la pantalla e iconos del cine de acción, que reprochaban a sus conciudadanos el hecho de que los recibieran denostando y despreciando las guerras en las que habían participado, considerando su esfuerzo un acto criminal y su desgracia en la defensa de las libertades de los norteamericanos inútil. Pronto comprendieron que habían sido engañados y que ellos mismos se habían mentido, influenciados por un ambiente favorable a las guerras y que se enorgullecía de entregar a sus hijos a la patria.

El film es duro y casi imposible de imaginar en la actualidad, en la que se abandona esta forma apasionada de relatar, de implicarse y embarrarse, lejos de las películas frías, distantes, correctas,elegantes y minimalistas que tanto gustan en la actualidad a la prensa. Una buena oportunidad para quienes no vieron esta película en su momento, por ser demasiado jóvenes.





No hay comentarios:

Publicar un comentario