Páginas vistas en total

domingo, 5 de noviembre de 2017

Pequeña Miss Sunshine.Jonathan Dayton/Valerie Faris.








Ficha técnica:


Título original: Little Miss Sunhine.
País: Estados Unidos.
Año: 2006.
Duración: 101 minutos.

Dirección: .Jonathan Dayton/Valerie Faris.
Guión: Michael Arnot.
Casting: Kim Davis-Wagner & Justine Baddeley.
Dirección de Fotografía: Tim Shurstedt, ASC.
Música: Michael Danna; supervisores:SusanJacobs & Anne Lits
Edición: Pamela Martin.
Dirección artística: Alan Mauroka.
Decoración del set: Melissa M Levander.

Diseño de Vestuario: Nancy Steiner.
Jefe de departamento de peluquería: Janis Clark.
Jefe de Departamento de maquillaje: Angel Radefel.


Productores: Albert Berger & Ron Yerxa, Marc Turletaub, David T. Friendly.
Productores ejecutivos: Jef Brody & Michael Beugg.
Diseño de producción: Kalina Yvandi.
Compañías productoras: Fox Searchlight Pictures, asociada con Bi Beach/Bona Fide Production.

Intérpretes:



Abigail Breslin : Olive Hoover,
Greg Kinnear : Richard Hoover,
Paul Dano : Dwayne,
Alan Arkin : Abuelo Edwin Hoover,
Toni Collette :Sheryl Hoover,
Steve Carell :Frank Ginsberg,
Marc Turtletaub :Doctor,
Jill Talley : Cindy,
Brenda Canela : camarera.

Sinopsis:


Los Hoover son una familia muy peculiar: el abuelo esnifa cocaína y suelta palabrotas, el padre fracasa estrepitosamente dando cursos para alcanzar el éxito, la madre no da a basto, el tío se está recuperando de un intento de suicidio frustrado tras ser abandonado por su novio, el hijo adolescente lee a Nietzsche y guarda un mutismo absoluto. Y Olive, la hija pequeña, una niña gafotas y más bien gordita, quiere ser una reina de la belleza. Cuando, gracias a un golpe de suerte, la invitan a participar en el concurso de 'Pequeña Miss Sunshine', en California, la acompaña toda la familia. Hacinados en una destartalada furgoneta Volkswagen, se dirigen hacia el Oeste en un trágicómico periplo de tres días lleno de inesperadas sorpresas. El debut de Olive será el detonante de un cambio profundo en esta familia de inadaptados. (Filmaffinity)






Premios 


2006: 2 Oscar: Mejor guión original, actor de reparto (Alan Arkin). 4 nominaciones
2006: 2 nominaciones al Globo de Oro: Mejor película comedia o musical, actriz
2006: 2 Premios BAFTA: Mejor guión original y actor sec. (Arkin). 6 nominaciones
2006: Premios Cesar: Mejor película extranjera
2006: Círculo de Críticos de Nueva York: 3 nominaciones, incluyendo Mejor ópera prima
2006: 4 Premios Independent Spirit: incluyendo mejor película, director y actor sec. (Arkin)
2006: Festival de San Sebastián: Premio del Público
2006: Asociación de Críticos de Los Angeles: Premio Nueva Generación
2006: American Film Institute (AFI): Top 10 - Mejores películas del año
2006: Círculo de críticos de Nueva York: 3 Nominaciones
2006: 4 Critics' Choice Awards, incluyendo mejor guión y reparto. 7 nominaciones
2006: National Board of Review (NBR): Top 10 - Mejores películas del año
2006: Sindicato de Productores (PGA): Mejor película
2006: Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor director
2006: Sindicato de Guionistas (WGA): Mejor guión original
2006: Sindicato de Actores (SAG): Mejor reparto (Largometraje). 3 nominaciones
2007: Premios Sur: Nominada a mejor película extranjera.






Lo que se dice:


En su momento, José Manuel Cuellar escribió para ABC que el film que dirigían .Jonathan Dayton/Valerie Faris que el film era un relato de transgresión de normas, con buen estilo y buena factura; para Javier Ocaña la película destacaba por la profundidad de su discurso, la perfección del guión y la sencilla complejidad de la dirección tan funcional como elegante.Nuria Vidal (Fotogramas) la definió como un canto a la diferencia...


Comentario:



El día 3 de este mismo mes se estrenó 'La batalla de los sexos' dirigida por la pareja Jonathan Dayton/Valerie Faris, máximos responsables de películas inolvidables como 'Pequeña Miss Sunshine' o la curiosa metaficción llamada Ruby Sparks,dos realizadores de videos musicales que ingresaron en la gran pantalla por la puerta grande, con la historia de una niña regordeta que quería ser Miss, que obtuvo un éxito rotundo en el Festival de Cine Independiente de Sundance en 2006. A pesar de las apariencias, su último film, protagonizado por Emma Stone y Steve Carell, envuelto con el celofán de la más convencional  de las producciones, acaba levantando ampollas, precisamente por esa razón, porque osa introducir un lenguaje de género en un producto para las masas, un blockbuster que pilla a ciertos sectores desprevenidos, que esperan una feel good movie y se topan de bruces con dos mujeres en la cama. No es que las imágenes sean explícitas, sino más bien sugerentes y muy sensitivas, aunque lo peor para estos espectadores es que no las esperan.

Cuando se estrenó Pequeña Miss Sunshine, sin referencias previas ya que era la opera prima del matrimonio, al terminar la proyección fui espectadora involuntaria de un hecho insólito: el público, puesto en pie, aplaudió durante largo rato. El que más o el que menos se sintió identificado con alguno de los personajes, bien fuera porque no se adaptaba al canon de belleza establecido, porque había sufrido el desamor, se había sacrificado inútilmente por un espejismo, había fracasado en sus expectativas laborales y vitales, no llegaba a fin de mes o tenía una carraca por coche.Cada uno de los personajes representa un mundo por sí solo, pero todos como uno sólo se ponen en marcha para cumplir el deseo de una niña, influenciada por los medios televisivos: participar en un concurso de belleza en California.









Ninguno de ellos se ajusta el modo de representación institucional, la sermiradaidad brilla por su ausencia, los roles son intercambiables, pero en su lugar oímos hablar de Proust o de Nietzsche.El pater familias, Richard (Greg Kinnear) un buen hombre, que milita en la ideología dominante y vende un programa para triunfadores, es incapaz de dar un estatus cómodo a su familia, le genera complejos e hipocondrías y se atreve a llamar perdedor a su cuñado, Frank (Steve Carell), un profesor universitario gay, que tras un fracaso amoroso y la ruptura con su pareja ha intentado suicidarse y se recupera en casa de su hermana; la madre, Sheryl (Toni Colette), de espíritu avanzado y muy tolerante, cuida como puede a su familia, sin estar demasiado pegada al ámbito privado del hogar. La niña, Olive (Abigail Breslyn), es censurada por su padre, porque a sus siete años devora helados, y estos contienen grasas, lo que supone un tormento para quien está está inmerso en la vía del triunfo que no admite gente gorda en sus filas.

Olive es una niña normal, cuyo cuerpo todavía no se ha esculpido, aunque constantemente sufrimos cambios y generalmente hacia peor. El padre es un auténtico promotor de traumas, pero deberá asumir su propio fracaso, cuando retiren su programa simplemente porque es un desconocido que no le importa a nadie. Dwayne (Paul Dano), el hijo y hermano, es un joven que todavía estudia en el Instituto, admirador de Nietzsche, que sigue una terapia de silencio, una disciplina férrea autoimpuesta con el objetivo de ingresar cuando proceda en una escuela de pilotos, que descubre jugando con su hermana que es daltónico lo que lo incapacita para alcanzar sus sueños. Esta heterogénea familia tiene sus reservas respecto a que juzguen a la niña, absolutamente normal y con un físico que corresponde a su edad, un puñado de analfabetos y acaben humillándola y creándole un trauma.






Metidos todos ellos en el lío, lo más monstruoso es ver ese grupo de pequeñas pintarrajeadas y vestidas como adultas, espectáculo auténticamente pornográfico. La niña, adiestrada por su estrafalario abuelo, sorprende a todos con un número, de streeptease de lo más inocente, pero inaceptable para la organización del concurso y su hipócrita conductora, que no siente ninguna vergüenza de manipular a menores para hacer su negocio. Al preguntarle al padre qué hace su hija, este responde: darles una lección. Toda la familia de desempoderados, al unísono, sube al escenario y se solidariza con la pequeña. Los responsables del concurso los dejan marchar con la condición de que nunca vuelvan a inscribir a su hija en un concurso de belleza en California. La respuesta de Frank, profesor de Universidad, número uno en el estudio de Marcel Proust es contundente: Creo que podremos vivir sin eso.


Uno de los momentos cumbres del film es la conversación que mantienen Dwayne, tras su trágico descubrimiento, y Frank. El joven le dice que quisiera dormir hasta los 18 años y que ya se hubieran pasado los tiempos del Instituto. Su tío le da una clase que no tiene precio: Marcel Proust fue un auténtico fracasado, nunca tuvo un trabajo, un desastre en el amor y además era gay. Estuvo veinte años escribiendo un libro que ya casi nadie lee, pero quizás sea el mejor escritor desde Shakespeare. Llegado al final de su vida decidió que todos esos años que sufrió habían sido los mejores de su vida, porque lo moldearon ¿Los años de felicidad ? Perdidos, no aprendió nada. El instituto son tus mejores años de sufrimiento; en tu vida sufrirás tanto. El muchacho reflexiona y llega a la conclusión de que las metas que le pone en la vida la ideología dominante son como un concurso de belleza, en el que no quiere participar; si desea volar ya encontrará la forma de hacerlo. Muchos, demasiados, entienden este lenguaje.

Transcurridos diez años, en el centro de una crisis cuya salida todavía no se vislumbra, no estará de más volver a disfrutar de esta inigualable película.




No hay comentarios:

Publicar un comentario