Páginas vistas en total

Johnny B.Zero

lunes, 26 de marzo de 2018

Aniquilación. Crítica.






Algo impactó contra el faro que no estaba destruyendo nada, sino que estaba cambiando todo, creando algo nuevo.


Ficha técnica,  sinopsis,lo que se dice, fotografías, cartel ytrailer. (Pinchad aquí)


El estreno de la última película de Alex Garland, la segunda del hijo de una psicoanalista y nieto de un zoólogo y una escritora, escritor él mismo, cuya primera novela, The Beach. dirigida por Danny Boyle, fue adaptada al cine el año 2000 y protagonizada por Leonardo DiCaprio, fue un gran  éxito. Lo mismo ocurrió con su segunda novela, The Tesserat, mucho menos popular. En 2002 escribió su primer guión cinematográfico, 28 Days Later, también dirigida por Boyle y protagonizada por Cillian Murphy. Tras su debut en 2015  tras las cámaras con Ex machine, irrumpe con Aniquilación, un estreno que ha levantado ampollas, porque se ha realizado en la plataforma de Nextflix, y solo se puede ver en la pequeña pantalla y no en las salas de cine.




Sólo dos periódicos españoles se han hecho eco de la valoración de este film, y las quejas del crítico se refieren sobre todo a la posibilidad de que una película producida por Paramount y Skydance puede o no ser exhibida en los cines, y si se augura un futuro incierto para películas de cierta envergadura económica y filosófica. En lo que se refiere a la ética, estética o el significado superficial y el que subyace, el background y el foreground, se han limitado a calificar el título de sci-fi indie de autor, algo que se aprecia desde el primer fotograma. En Norteamérica se la ha tildado de aterradora, hermosa y elegante, de un terror físico y una ciencia alocada o atractivo puzzle de ciencia-ficción . En Sudamérica se matizan estos calificativos y se habla de pastiche, -algo de esto hay -, y del dominio del cineasta de los códigos visuales del género que todavía es capaz de asombrarnos.




Podemos distinguir dos niveles de lectura en el film de Alex Garland, el escritor que adaptó al cine aquella terrible historia de Kazuo Ishiguro en 2010, 'Nunca me abandones': uno superficial, el foreground, en el que una joven militar, Lena, interpretada por Natalie Portman, casada con un soldado,  Kane (Oscar Isaac), al que engaña con su compañero tras abandonar el ejército e ingresar en la universidad como profesora de biología, al morir el marido, intenta averiguar la causa de su aniquilación y acude, en verano al 'resplandor', donde, en compañía de otras mujeres se introducir´en 'la zona' en busca de respuestas, descubriendo que este universo desconocido funciona como un prisma que lo refracta todo. En la última fase se desvanece y se produce la aniquilación.





Construye su discurso con múltiples lenguajes relacionados en mayor o menor medida con diferentes discursos, clásicos, índie, convencionales o nuevos, de la ciencia ficción, que se refieren a la esfera psicológica de los personajes, tanto en Solaris como en Stolker  de Andrei Tarkovski, a la creación de una atmósfera de tensión y suspense, que evoca tanto la propia Stalker, La llegada de Denis Villeneuve o incluso las películas de James Wan, o el ambiente bélico que recrea Francis Ford Coppola en Apocalipse Now, con el añadido de más de una imagen que roza el rídículo, cuando la protagonista se introduce por unas cuevas subterráneas que en lugar de llevar al nido de alienígenas de las películas de Ridley Scott, nos introduce en el castillo de Kafka. Todo ello para el deleite 'diletante' (valga la redundancia') de los críticos que creen ver plasmado en la pantalla algo que imaginan que las masas, conocedoras de las características del género de ficción clásico,  ignoran. Cine de ciencia ficción nuevo que, como el de terror, intenta superar el espectáculo de entretenimiento para adolescentes y se abre a nuevas experiencias, incorporando temas que interesan a un público adulto.






En la estructura profunda nos encontramos con un film de género, en el que el faro, el lugar extremo donde se encuentra para Kafka el conocimiento de las causas de aquello que nos atormenta, se erige como símbolo fálico, derrotado, en primer lugar por el engaño, y, en segundo, por un grupo de mujeres a las que ha arañado la vida, que no están dispuestas a dejarse abatir y luchan por cambiar el mundo, hasta tal punto que ya nada será igual, toda habrá cambiado, incluso nuestra forma de ver lo que nos rodea desde una perspectiva femenina, en la que hasta los árboles tendrán forma de mujer y ésta adquirirá la morfología de un inmenso y feroz lobo. Cuando Lena y Kane se encuentren de nuevo, ya no serán los mismos. Interesante.




No hay comentarios:

Publicar un comentario