John Ford y su política de autor.


Jaime Pena (Cahiers de Cinema) hace la reseña del libro de Tag Gallagher John Ford, el hombre y su cine, que considera un estudio y una biografía a la par, pues analiza con exhaustividad y brillantez todas las películas conservadas del autor, cuya vida está completamente asociada a su cine.

Según Gallagher " (John Ford) nunca se vio en la necesidad de confiarse a nadie. Quizá no fuese capaz de hacerlo. Se guardaba para sí lo vivido, meditaba al respecto y sólo lo sacaba a la luz convertido en cine" (pág.37). De ahí que "la clave para comprender al hombre se encuentra hasta tal punto en sus películas que es mucho más importante entender éstas que entenderlo a él" (pág. 73). Jaime Pena completa su reflexión afirmando que el libro "tiene mucho también de autobiografía intelectual del propio Gallagher".

Titula su artículo como John Ford, cineasta brechtiano, al que considera el más brechtiano de los directores, parafraseando a Jean-Marie Straub.en el sentido de que "Ford pone al descubierto la ideología social que habitualmente pasa desapercibida"


John Ford, además de ser uno de los técnicos más completos del cine, según Javier Urkijo. Trabajó, como Capra, en todos los puestos profesionales de la industria, incluso en los más bajos, para aprender el oficio. Del mismo modo que otros directores procedentes del campo de la fotorafía (Cardiff, Kubrick o Zeffirelli) influyó en el trabajo de sus directores de esta especialidad o de cualquier otra, pues no dejan de ser, en ningún momento, 'Juan Palomo.' Realizaba el trabajo de edición de sus filmes, lo que para Jenaro Talens era el sujeto de la enunciación.

El mismo crítico narra con entusiasmo cómo obligó a su fotógrafo Winton C.Hoch, en La legión invencible (She Wore a Yellow Ribbon) , cuando una tarde, en que amenazaba tormenta en Monument Valley y el equipo de rodaje buscaba como guarecerse, anunció que se iba a rodar una de las secuencias climáticas del film y que ésto se iba a hacer con el diafragma cerrado uno o dos puntos por debajo de la exposición idónea. Hoch se quejó y rodó la escena después de escribir en la claqueta la palabra protesto, aunque luego ganó un oscar gracias a esta decisión



En Ford era frecuente la improvisación. para espanto de sus productores. El trabajo preparatorio del rodaje era exhaustivo y diagramático, lo que permitía a sus actores cierta espontaneidad, ya que todo estaba medido de antemano; no era partidario de segundas tomas, lo que suponía una gran capacidad del director para sustituir con éxito las previsiones iniciales en beneficio de las circunstancias que se daban en el set.

Pero si en algo destacó extraordinariamente es como narrador; sentía debilidad por las culturas tribales, precarias, primitivas y conmovedoras y por el retrato de la inevitable llegada del progreso a estos círculos. También se sentía muy atraido por el tema de la familia como célula representativa de las relaciones tribales, el respeto por la tradición, el amor hombre mujer, la fortaleza de ésta...(Juan Zavala y otros, "El cine contado con sencillez")

Se le acusó de derechista por defender constantemente a los colonos inmigrantes, quizás por su origen irlandés, en detrimento de los indígenas, sin embargo fue uno de los pocos cineastas que se enfrentó al Senador McCarthy, y el autor de Las uvas de la ira, obra en la que realiza una profunda denuncia social.

Según Francisco Javier Urkijo, la evolución de su política como autor responde a dos necesidades

* La necesidad de volver sobre el mismo terreno temático y argumental hasta haber ofrecido una visión completa del fenómeno histórico aludido desde un prima personal. Las cintas más importantes que responden a este objetivo son: Fort Apache y She Wore a Yellow Ribbon (Ella llevaba una cinta amarilla que simbolizaba su amor por un soldado de "La legión invencible"). Estas películas analizan las comunidades de caballería, ironizando sobre la formación intelectual de sus hombres, y especialmente del protagonista (John Wayne ) y la colonización del país a costa de los pueblos indígenas, la presentación de la caballería como ente y su consciente distribución en la rutina del deber; las relaciones de pareja al borde de la muerte ( ayuda mucho a comprender el movimiento de los indios el conocer la obra de Julio César, "La guerra de las Galias" ). Estas películas son abiertas y todas ellas anticipan futuras entregas.


Para Francisco Javier Urkijo (John Ford. Cátedra, 1996) es uno de los directores de cine más admirados de todos los tiempos, sobre todo por los profesionales del medio, los directores, los operadores y los críticos. André Bazin, co-fundador de Cahiers du Cinéma, aunque sus críticas no siempre fueron favorables al autor, habló de un "estilo invisible" del cineasta, dotado de una capacidad creativa inimitable.

La ingente obra de John Ford sólo se puede comprender y apreciar debidamente desde la asunción de su unidad autorial cronológica y temática. Todos los títulos firmados por el gran director guardan entre sí numerosas similitudes y aluden a los mismos contenidos fundamentales.


"Desde Howard Hawks hasta Ingmar Bergman, pasando por Eisenstein, Welles, Kurosawa, Capra, Fellini, Leone, Hitchcock o Truffaut, la lista de números uno del cine mundial admiradores de Ford es interminable".

Es responsable de numerosísimas innovaciones técnicas y estilísticas, desde su mise en scène y sus telones de fondo, sean decorados o espacios naturales, hasta su gusto por el plano fijo y la escasa percepción de la edición, o las composiciones estructuradas con zonas de contrastes opuestos, llegando a relegar el uso del color como complemento de las composiciones sobre blanco y negro.

Sus innovaciones más destacadas, teniendo en cuenta que su última película es de 1966, son:

- Escasez de fuentes lumínicas, incrementando el contraste, utilizándolo como expresión de los conflictos visuales, antes de la explosión del expresionismo alemán (lo que no quiere decir que no recibiera las influencia de este estilo) :

Comentarios