El mensajero del miedo, John Frankenheimer.




The Manchurian Candidate (El mensajero del miedo)
El film de John Frankenheimer tuvo gran trascendencia política en EE.UU, especialmente por el momento en que se realizó, y aunque el cineasta intenta el equilibrio interpretativo de los importantísimos acontecimientos que se produjeron en el momento del estreno del film, el resultado no es convincente.

El Mayor Bennett Marco (Frank Sinatra) tiene pesadillas constantes después de la guerra de Corea, en la que el Sargento Raymond Shaw (Lawrence Harvey) fue considerado un héroe y galardonado como tal, y , aunque es un personaje oscuro no duda en alabarle. Pero, en realidad, Shaw le parece muy turbio y sospecha que el sargento oculta algo inconfesable. El mensajero del miedo es un film audaz, un thriller político sobre el lavado de cerebro de los prisioneros americanos en la guerra de Corea, en la que cientí­ficos rusos del “Instituto Pavlov” (recuérdese el famoso experimento del “perro de Pavlov”), lograron condicionar al jefe de la patrulla, Raymond Shaw, para que matara a quien fuera, olvidando todo al instante, y librándose de la culpa y el miedo característicos del pensamiento occidental. El fin del rodaje coincidió con el asesinato de Kennedy, corriendo el rumor de que el 'asesino' oficial de Kennedy la había visto antes del magnicidio, por lo que se estrenó algunos años más tarde. En el año 2004 Jonathan Demme dirigió un remake protagonizado por Denzel Washington y Meryl Streep y ubicado en otro conflicto relevante: la Guerra de Irak.

Pasando por alto los experimentos del método Paulov que convirtieron al sargento Raymond Shaw en un autómata, y a la llamada por algunos fisicidad de las imágnes o realismo sudoroso (personajes con la piel siempre húmeda o goteando), el film resultante es inverosímil e incoherente. Ambientado en la Caza de Brujas iniciada por el Senador McCarthy en Norteamérica, no se entiende bien cómo la víctima de un lavado de cerebro en Corea, donde fue hecho prisionero, junto con sus amigos, y convertido en un asesino durmiente fue utilizado después para sus propios fines por los senadores republicanos norteamericanos, entre los que se encuentra su propia madre, para aniquilar físicamente a los adversarios, acusados de 'comunistas' , y a sus seres más queridos. En absoluto me parece obsoleta la historia, sino confusa, con elipsis importantes que la hacen incomprensible. No se explica bien cómo estos grupos de poderosos conservadores, entre los que como hemos dicho se encontraba su propia madre, participaron o conocieron el plan. El caso es que durante muchos años se convirtió en una rareza, en una cinta de culto, e incluso fue catalogada por el Registro Nacional de Películas de la Biblioteca del Congreso de los EE.UU. para su conservación por ser considerada como una obra "cultural, estética o históricamente significativa", que es el criterio empleado en estos casos. (facilparanosotros.blogspot.com).


Otros ven un valor en el hecho de que acuse de estos crímenes a ambos lados del muro, pero aún así sigue la opacidad del tratamiento del film. La madre de Shaw es ambiciosa, y eso no es inusual, pero ¿participó en la modificación de la conducta de su hijo con el objetivo de convertirlo en un asesino durmiente y solitario, para después utilizarlo en su provecho? Eso da a entender el film, pero no se hace explícito, ni con imágenes ni con diálogos, en qué momento se produce, ni cómo, la conexión con el Instituto Paulov.





Comentarios