Un lugar en el sol. George Stevens.






Ficha técnica:


Título original: A place in the sun.
Año: 1951.
País: EE.UU.
Duración aproximada: 117 minutos.

Director: George Stevens.
Guión: Michael Wilson y Harry Brown. Adaptación de Una tragedia americana de Theodore Dreiser por Patrick Kearnex.
Dirección de fotografía: William C. Mellor.
Score musical: Franz Waxman.
Efectos especiales: Gordon Jenings.
Edición: William Hornbeck.
Decoración del setEmile Kuri:

Vestuario: Edith Head.

Maquillaje: Wally Westmore.

Producción: George Stevens eIvan Moffat.
Compañía productora: Paramount Pictures.

Ficha artística:


Montgomery Clift, Elizabeth Taylor, Shelley Winters, Anne Revere, Keefe Brasselle, Fred Clark, Raymond Burr...

Premios:

6 Oscars en 195: al mejor director, al mejor guión, mejor fotografía, mejor edición,mejor vestuario, mejor score musical.

Sinopsis:


George Eastman, (Montgomery Clift ) hijo de un matrimonio que ha optado por la pobreza y la vida religiosa, llega a la fábrica de bañadores del hermano de su padre, dispuesto a labrarse un porvenir y enamorar a una de las jóvenes de la alta sociedad que pululan en el ambiente familiar de su tío. Allí conoce a dos mujeres: una que representa su terca realidad, Alice Tripp ( Shelley Winters), y otra que encarna sus sueños de prosperidad, Ángela Wickens (Elizabeth Taylor). El hombre se debatirá entre la moral heredada de sus padres y su ambición y el deseo de la mujer soñada, enloqueciendo en una situación sin salida.

Comentario:


George Stevens es un cineasta formado en el estudio, que formuló por primera vez la defensa del cine como la manifestación artística del siglo XX, creando con otros cineastas el Gremio de Directores. Tras ver un documental que elogiaba a Hitler, Triumph of the will de Leni Riefensthal, se enroló en el ejército norteamericano que desembarcó en Normandia. Rodó las imágenes del campo de Dachau que dieron la vuelta al mundo y desenmascaró el holocausto nazi. A su vuelta a EE.UU. abandonó la comedia y creó unos estudios, Liberty Films, con directores como Capra. Su cine ha pasado a la Historia como un 'modelo de realización cinematográfica'.

La idea que subyace en muchos de sus filmes es la compasión ( del latín cum+patior, padecer con) , cuyo resultado es una mirada humana hacia el comportamiento de los hombres, a pesar de la gravedad de los errores que puedan cometer, consiguiendo el respeto de directores como Capra, Pakula, Mankiewicz, Weis o Zimmer, entre otros.

La combinación de cámaras fijas, contrapuestas a escenas con varios, planos y fundidos de larga duración que yuxtaponen secuencias,primeros planos por encima del hombro (por primera vez), miradas y gestos de los actores, y el escore musical, construyen una diégesis visual, de un realizador que comprendió muy pronto el lenguaje cinematográfico.

Elizabeth Taylor, una actriz formada también en los estudios, sorprende, a sus diecisiete años, y anuncia la gran actriz en que se va a convertir. Compite con ella Shelley Winters, por primera vez en un papel sin glamour, una obrera desempoderada que se enamora del príncipe y pierde la cordura. Entre ellas uno de los actores más expresivos de la historia: Montgomery Clift.

Arnold Hauser escribió su Historia del Arte contextualizándola social e históricamente; haría falta un esfuerzo semejante para entender la máxima manifestación de la poética humana del siglo XX, el cine. George Stevens mostró una sociedad dividida en empresarios ricos y obreros pobres, algo más permeable que el cine inmediatamente anterior, en la que la relación de los Eastman con las obreras de la fábrica estaba prohibida y los errores de los advenedizos se pagaban caros; hoy muchas cosas han cambiado, y continúa la evolución de los modos de representación, que sería interesante analizar en su contexto.

La primera secuencia muestra al joven Eastman haciendo auto-stop. Su cara de decepción cuando el único que atiende a su demanda es un hombre tan viejo y destartalado como su coche, es un ejemplo de cómo se puede presentar a un personaje, sin que medie palabra alguna; otros planos irán mostrando la ambición del joven, que en los diálogos se muestra conforme con su situación modesta. Estas antítesis visuales, estos efectos de extrañamiento, dejan abiertos muchos espacios a la interpretación del espectador y a la 'compasión' del director con el ser humano confundido.

Ha sido considerada una de las veinticinco mejores películas del cine americano, muy respetada por sus mejores directores, muchos de los cuales aprendieron de su forma de hacer. Film inevitable y un lujo para nuestra videoteca.

Comentarios