Intocable. Eric Toledano y Olivier Nakache.





Ficha técnica:


Título original: Intouchables.
País: Francia.
Año: 2011.
Duración: 112 minutos.

Guión y Dirección: Eric Toledano y  Olivier  Nakache.
Dirección de Fotografía: Mathieu Vadepied.
Música: Ludoico Einaudi.
Montaje: Dorian Rigal-Ansous.

Productores: Nicolas Duvai-Adassovsky, Laurent Zeitoun y Yann Zenou.
Compañías:Gaumont, Chaocorp, Quad Productions, TF1 Films, Ten Films, A Contracorriente Film.


Intérpretes:


François Cluzet: Philippe,
Omar Sy : Driss,
Audrey Fleurot: Magalie, 
Anne Le Ny: Yvonne,
Clotilde Mollet: Marcelle,
Cyril Mendy: Adama, 
Alba Gaïa Bellugi: Elisa,
Christian Ameri: Albert,
Grégoire Oestermann: Antoine,
Thomas Solivéres: Bastien,
Dorothée Briére: Eléonore.

Sinopsis:


La película más taquillera del ano en Francia narra el encuentro fortuito  y la posterior amistad entre  Philippe, un aristocrático y algo estirado millonario francés tetrapléjico, interpretado por  François Cluzet, y Driss, un desacomplejado, alegre y sencillo chico de la banlieu parisina, encarnado por Omar Sy. El joven negro de barrios marginales se presenta a una selección de enfermero-ayudante del hombre rico, sin credenciales y con el único objetivo de conseguir la firma de un papel que le permita el acceso a las ayudas sociales del Estado.

Comentario.


En clave de comedia, la película comparte ciertas características del cine social contemporáneo francés  (La redada, Le ciel  o La escurridiza), y consigue momentos de gran comicidad, con sus dosis de humor negro, de sentimentalismo facilón, de humanismo afable, de simplificadora crítica económica, de pseudo-filosofía existencial que han sido acogidos en Francia como un canto a la esperanza, un relato de la bondad humana y en definitiva una especie de reconciliación nacional. (Aurélien Le Genissel. Intocable. Una bocanada de aire fresco. Dirigido por...Marzo, 2012).

El cine francés de los últimos tiempos está consiguiendo abrirse un gran hueco en las carteleras europeas, e Intocable, sin ser un gran film, conecta con el gran público por su naturalidad y buena intención, lo que no deja de sorprender en momentos tan aciagos como los que nos está tocando vivir, con grandes tragedias humanas, individuales y sociales.


Comentarios