La delicadeza. David y Stéphane Foenkinos.





Ficha técnica:

Título original: La délicatesse.
País: Francia.
Año: 2011.
Duración: 108 minutos.
Dirección: David y Stéphane  Foenkinos.
Guión:  David Foenkinos, basado en su novela.
Dirección de Fotografía:  Rémy Chevrin. Color.
Música: Élodie Simon.
Montaje: Virginie  Bruant.
Vestuario: Emmanuelle Youchnovsky
Productores: Xavier Rigault y Marc-Antoine Robert.
Diseño de producción: Maamar Ech Cheikh.
Compañías: 2.4.7. Films, France 2 Cinéma, Studio Canal, Banque Postale Image 4, Palatine Étolie 8, Panache Productions, La Compagnie Cinématographique Européenne. Distribuidora en España: A contracorriente Films.

Intérpretes:

Audrey Tautou: Nathalie Kerr,
François Damiens: Markus Lundi,
Bruno Tudeschini: Charles,
Mélanie Bernier: Chloé,
Pio Marmaï:  François,
Monique Chaumette: Madeleine,
Marc Citti:  Pierre,
Alexandre Pavloff: Benoït,
Vittoria  Scognamiglio: madre de François,
Christophe Malavoy: padre de François,
Ariane Ascaride: madre de Nathalie,
Olivier Cruvailler: padre de Nathalie.

Sinopsis:

Nathalie (Audrey Tautou) pierde en un accidente al hombre del que está perdidamente enamorada. Después de una etapa de duelo, no puede creerse que el amor llame de nuevo a su puerta de la mano de Markus, un compañero de trabajo que nunca ha tenido éxito con las mujeres, pero que rebosa bondad y ternura. Un hombre que para ella supone la vuelta a la vida. 

Comentario:

Un film intimista que enfoca los sentimientos de sus protagonistas, obviando el comienzo de la relación, una segunda oportunidad para  Nathalie ( Audrey Tautou), cuya vida ha quedado desenfocada tras la pérdida de su marido François  (Pio Marmaï), con un  hombre introvertido y poco agraciado pero-de-buen-corazón (Tomás Fernández Valentí. La delicadeza. La segunda oportunidad. Dirigido por...Junio 2012). Parece que director y guionista/ co-director  cifran el mérito de su realización en las elipsis de imágenes que tienen tanto rendimiento en el cine actual, y que con las misiones  oportunas se alcanzará una delicadeza que sobrevaloran en exceso.

Ante la eclosión del cine francés y su tradición de cinema verité, social o intimista,a  sectores de la crítica les cuesta entender la  poética de estos realizadores, como  hace Anna  Smith del Empire: "La narración es un poco confusa, pero Tautou da todo su encanto para soportarla. La verdadera revelación, sin embargo, es François Damiens, que se adueña del show (...)."

El problema es una doble indefinición estructural: por un lado, un tono extraño, raramente cómico, raramente romántico, con una figura central que no acaba de cuajar como icono por el que beber los vientos ─amarga, indecisa, poco sugerente en lo personal, en definitiva─; y por otro, una narrativa errática y brusca, abusiva hasta lo petulante en el uso de unos recursos que pretenden elevar el conjunto más de lo que naturalmente debiera, castigado especialmente por una edición elíptica realmente errónea en términos generales. (José Arce. La Butaca.net).

Comentarios