Quantum of solace. Marc Foster.








Ficha técnica:

Título original: Quantum of Solace.
País:: Reino Unido.
Año: 2008.
duración: 106 minutos.
Dirección: Marc Foster.
Guión: Paul Haggis y Neal Purvis & Robert Wade.
Casting: Debbie McWilliams.
Director de Fotografía: Roberto Schaefer, A.S.C.
Música:  David Arnold. 'Another way to die': Jack White  y Alicia Keys.
Decorador del set: Anna Pinnock,
Efectos visuales: Leslie McMinn.
Edición: Matt Chessé, A.C.E. y Richard Pearson, A.C.E.
Productor: Albert  R.Broccoli, Michael G. Wilson y Barbara Broccoli.
Productores asociados: Andrew Noakes,
Productores  ejecutivos: David Pope, Anthony Waye, Callum McDougall.
Diseño de producción: Dennis Gassner.
Supervisor maquillaje: Paul Rngelen.
Supervisor peluquería: Naomi Donne.
Vestuario: Louise Frogley.
MGM, Columbia, Sony Pictures Entertainment Company,Eon Productions Limited.


Intérpretes:

Daniel Craig,: James Bond
Olga Kurylenko: Camille,
Mathiew Amalric: Dominic Greene,
Giancarlo Giannini: Mathis,
Gemma Aterton: Strawberry Fields.
Anatole Taubman: Elvis,
Jesper Christensen: Mr. White,
David Harbou: Gregg Beam,
Jeffrey Wright: Felix Leiter.
Judi Dench: M


Sinopsis:

 Traicionado por Vesper, la mujer a la que amaba, 007 se plantea su nueva misión como algo personal. Durante su investigación, Bond y M interrogan a Mr. White, que les revela que la organización que chantajeó a Vesper es mucho más compleja y peligrosa de lo que imaginan. El servicio de inteligencia forense vincula a un traidor del Mi6 con una cuenta bancaria en Haití, donde Bond conoce a la bella pero combativa Camille, una mujer que tiene sus propios motivos para vengarse. Gracias a Camille, Bond descubre la existencia de Dominic Greene,ecologista notable,  despiadado hombre de negocios y miembro importante de la misteriosa organización Quantum, cuyo objetivo es apoderarse de uno de los principales recursos naturales de la Tierra, con la ayuda de Medrano, que  controla un país suadmericano. A medida que Bond se acerca al responsable de la traición de Vesper, debe debatirse  entre una compleja maraña de engaños, traiciones y crímenes y  actuar con más rapidez que la CIA y los terroristas si quiere desmantelar el siniestro plan de Greene.

Críticas:

Marc Foster ha sido tan vapuleado por la crítica que puede que no se le ocurra jamás acercarse al icono masculino por excelencia. Se le ha acusado de horror vacui adrenalínico, de potenciador de la muerte por entretenimiento, de encadenador de secuencias de acción ininterruumpidas, pero llama sobr todo la atención la crítica recogida por Filmaffinity de  Peter Travers (Rolling Stone) "Bond parece mostrar un serio caso de 'envidia de pene' de Jason Bourne (...) Reparte bien las palomitas, pero ignora el veneno que supone comerse las entrañas de Bond. Un error mortal"

Ángel Sala, en su comentario de Skayfall, dirigida por Sam Mendes, tampoco se muestra demasiado comprensivo; "Así Skyfall  consigue subsanar todos los errores que hacían de 007:Quantum of Solance un paraje caótico de iconografías dislocadas, todo ello con una capacidad de sorpresa imparable que aleja a la nueva entrega de Bond del dejà vu interno respecto de la serie así como de la comparación con películas recientes como la citada saga de Bourne." (Dirigido por...,número 427.Noviembre 2012).

Las películas sobre James Bond han sido acusadas, de diversas maneras, de fascistas, de racistas, hiperviolentas, machistas...Y con razón. Sin embargo, más allá de su elemental sesgo reaccionario, la serie  Bond constituye una crónica imperfecta de la Historia entre 1962 y  2012. (James Bond y la crónica imperfecta de  la Historia. Dirigido por...Noviembre 2012)


Comentario:

Tras la secuencia inicial, los   esperados título de crédito  adquieren una estética hiperrealista,  una geografía de cuerpos femeninos  desnudos, que se confunden con la arena del desierto,  por la que circula  el agente de  Su Majestad Británica, mientras suena la música herética de  Jack White y la voz de Alicia Keys. Son, sin duda, unos títulos demasiado atrevidos y con ciertas pretensiones, con esacasa conexión con la tradición de la franquicia.

Como un simio que no pudiera permanecer quieto un segundo, Daniel Craig salta de edificio en edificio, de tejado en tejado, de acción en acción, y de mujer en mujer, y a pesar de su musculatura y la rudeza de sus gestos mantiene en su expresión un halo infantil  que dota a su rostro de cierta ternura. Pero  parece como si  el marketing cinematográfico quisiera mantener la fidelidad de su público masculino a toda costa, y a medida que  su héroe gana en apariencia juvenil se va rebajando la edad de sus partners femeninos, que en este caso recuerdan a las alumnas de piano de la madre de Dominic, parafraseando al villano, mientras mantiene agarrada del pelo a Camille, una jovencísima Olga Kurylenko, actriz ucraniana de veintinueve años, sin la energía, la prestancia  y la resolución de las chica 'muy malas' Bond. El resultado no ha sido satisfactorio, y no se puede olvidar lo  que recuerda al final de sus películas el agente: "Yo soy James Bond".

Mujeres infantiles, ausencia de gadgets, parajes impregnados de los colores  de  la  pobreza con texturas  de cine alternativo,escasa presencia del Aston Martin, (a pesar de que en la persecución inicial se destrozaron catorce de estos vehículos),   unicamente en los entremeses, y confiando casi exclusivamente en los puñetazos que era capaz de dar un violento  Daniel Craig, fueron cambios que supusieron un atrevimiento que pagó caro el director Marc Foster: casi había asesinado al Agente 007, hecho que hace exclamar a Angel Salas que su empeño en ser original provocó un cruce muy peligroso  con otros personajes del cine de acción contemporáneo. Privándolo de sus señas de identidad, intentando mejorar intelectualmente el producto, casi  deja huérfanos a sus fans. Sam Mendes ha aprendido bien la lección.

Filmada en Panamá, para las localizaciones de Perú y Haiti, en Siena y , en Pinewood Studios, el director suizo-alemán, prfiere el color natural de los parajes reales, que reproducen el ambiente que rodea a los tiranos de  SudAmérica, no exento de glamour en las clases altas, pero con una pobreza muy visual y deprimente.


Comentarios