Emma. Douglas McGrath.









Ficha técnica:

Título original: Emma.
País: Reino Unido.
Año: 1996.
Duración: 116 minutos.
Dirección: Douglas MGrath.
Guión: Douglas McGrath, basada en la novela de Jane Austen.
Dirección de Fotografía: Ian Wilson.
Música: Rachel Portman.
Montaje:  Lesley Walker.
Producción: Steven Haft y Patrick Casavetti.
Productores ejecutivos:  Bob y Harvey Weinstein y Donna Gigliotti.
Diseño de Producción: Michael Howells.
Diseño de Vestuario: Ruth Miers.
Compañías: Miramax Films presenta a Watchmaker y Haft Entertainment Production. Distribución: Emon.


Intérpretes:

Gwyneth Paltrow: Emma Woodouse,
Tony Collette: Harriet Smith.
Alan Cumming: Mr. Elton,
Greta Scacchi: Mrs. Weston,
Denys Hawthorne: Mr. Woddbouse.
Ewan McGregor:  Frank Churchill.
Jeremy Northam:  Mr. Knightley.

Juliet Stevenson:  Mrs. Elton.
Polly Walker.: Jane Fairfax.
Sophie Thompson: Miss Bates.


Sinopsis:

Emma Woodhouse es una atractiva joven, rica, inteligente, presumida, que vive en compañía de su padre viudo. Un buen día  su institutriz y buena amiga Taylor decide que es hora de casarse con el Señor Weston. La noticia crea un gran vacío en la vida de Emma que ahora se enfrenta a un gran dilema: ¿Cómo hacer que los demás consigan llevar una vida tan perfecta como la suya ?

Comentario:

La mayor aportación de Jane Austen al conocimiento del universo femenino de finales del siglo XVIII y principios del XIX, fue el legado de unas novelas que situaban a las mujeres de las clases altas en sus  diferentes roles y pàpeles sociales, entre cuyas obligaciones no se incluían el cuidado del hogar, que realizaban las sirvientas, que no eran consideradas mujeres, sino simplemente criadas sumisas, silenciosas y obedientes, que se retiraban de las estancias sin volver las espaldas a sus señoras. Emma nos proporciona un inventario de hijas predilectas, cicerone de sus padres, protegidas por maridos relativamente bien situados, protectores que les buscaban un empleo digno, como Jane Fairfax, nuevas ricas despreciadas por su vulgaridad, aunque acogidas con paternalismo, entre las que se encuentra Harriet Smith, o Institutrices que se habían labrado un prestigio en la rígida jearquía inglesa, ascendiendo de 'abajo hacia arriba', y consiguiendo una aceptación generalizada al casarse con un hombre que podría ser su padre y ocupaba una buena posición (Mr. y Mrs. Weston). Harold Bloom estima que Jane Austen, de haber vivido en esta época sería una burguesa cristiana; lo cierto es que ocupa un lugar relativamente cómodo para la estructura patriarcal, entre Mary Wollstonecraft (madre de Mary Shelley) y las Hermanas Bronte, que se adentraron en el lado oscuro del alma humana y el reinado de las grandes pasiones que poco o nada tienen que ver con la altiva y contenida Emma.

La película recoge el ambiente rural victoriano, en el que las mujeres no tenían más posibilidad que casarse, y si era posible, con un hombre rico, a sabiendas de  que su gran fantasma era la vejez, terrible para una fémina soltera y pobre, a la que le esperaba una delicada situación a medida que avanzaba su edad y carecía de los recursos fundamentales para mantenerse y cuidarse. Jane Austen reclama el derecho de la mujer a decidir con quién y cuándo casarse. Sus heroínas han recibido una educación que va más allá del canto y el bordado: saben de literatura y política, y se indignan cuando los hombres niegan a las mujeres la oportunidad de cultivarse. Aquí, las protagonistas no solo terminan casándose sino que lo hacen con un hombre responsable, sensato, que las ama y respeta (Amelia Villanueva Ramirez. minovelafavorita) . Es en este punto en el que muestra la dualidad ideológica de una mujer que pretende conseguir cierta independencia y que busca  para realizar sus aspiraciones a un hombre que, en cierta medida reproduce la imagen del padre, del patriarca, que les da seguridad, las sermonea, pero cuida siempre de ellas. Junto a él los  imberbes, irresponsables y veleidosos, perderán pronto la admiración de las mejores y más distinguidas, y caerán en manos de las menos dotadas económicamente, lo que las hacía sospechosas de caer en las bajas pasiones y  eran consideradas menos aptas para formar una familia respetable.

La protagonista  es una joven altiva, entrometida, que se cree con derecho a imponer sus criterios sobre el amor, la vida y lo conveniente,  a otras jóvenes de menor posición, como Harriet, y que no conforme con ésto humilla en público a pobres mujeres solteras  como Miss Bates o bajo protección como Jane Fairfax, hasta  que, quemadas todas las naves, vuelve sus ojos hacia el honesto y  buen amigo Knightley, cumplidos los veintidós años, edad más que prudente para contraer matrimonio. Como en otras de sus novelas, Jane Austen dedica un espacio al cura  anglicano de la parroquia que, en primer lugar, busca a la joven más guapa y distinguida, y tras ser rechazado se casa con una mujer de cierta posición, manteniendo siempre una actitud  de indisimulado resentimiento.

La versión de Douglas McGraw, pierde en profundidad del análisis de la sociedad rural victoriana y del constructo de género en relación con la de Dyarmund Lawrence  . El nuevo realizador deseaba  captar el aire de la novela de Austen sin el rigor de las versiones inglesas, y construyó un personaje alegre, jovial y ligero, que sin embargo pierde parte del encanto de la ironía, por el esplendor de los escenarios, la riqueza de la indumentaria, peinados, y actores... 'Miramax' se propuso cautivar al público y lanzar a su futura estrella Gwyneth Paltrow, que después rodaría con ellos 'Shakespeare in Love'.


Comentarios