Historia de un crimen. Douglas McGrath









Ficha  técnica:


Título original: Infamous.
País: Estados.
Año: 2006.
Duración:  118 minutos.

Guión y Dirección: Douglas McGrath, basado en  la novela 'Truman Capote' de George Plimpton.
Casting: Ellen Lewis, Ellen Chenoweth y Beth Sepko.
Director de Fotografía: Bruno Delbonnel.
Música: Rachel Portman.
Edición: Camilla Toniolo.

Vestuario: Ruth Myers.


Producción: Christine Vachon, Jocelyn Hayes, Anne Walker-McBay.
Diseño de producción: Judy Becker.
Productor ejecutivo: John Wells.
Compañías:: Warner Independent Pictures, Killer Films/John Wells Production







Intérpretes:


Toby Jones: Truman Capote,
Sandra Bullock: Nelle Harper Lee,
Daniel Craig Perry
Peter Bogdanovich
Jeff  Daniels: Alvin Dewey,
Hope Davis: Slim Keith,
Gwyneth Paltrow: Kitty Dean,
Juliet Stevenson: Diana Vreeland,
Sigorney Weaver: Babe Paley,
Michael Panes: Gore Vidal,
John Benjamin Hickey
Iabella  Rosellini: Marella Agnelli,
Frank G. Curcio: William Shawn,
John Benjamin Nickey: Jack Dunphy.
Peter Bogdanovich: Bennett Cerf.

Sinopsis:


El escritor Truman Capote se sumerge en la investigación de un brutal asesinato para escribir A sangre fría. El film  representa una crónica de la violencia y el doloroso proceso creativo de un genio.

Comentario:


Douglas McGrath acota  un breve periodo de tiempo, alrededor de ocho meses, para  representar en la pantalla la transformación de un periodista del New Yorker, Truman Capote, el entretenimiento intelectual y perfecto de la alta sociedad neoyorkina de Park Avenue o la Quinta Avenida, el autor de  'Desayuno en Tiffany's', pareja sentimental de otro escritor y siempre rodeado de bellas mujeres,a las que entretenía y divertía  con sus cotilleos y halagos que compensaban las criticas de que eran objeto por sus excentricidades,  calificándolas de actitudes sofisticadas. Siempre hay un personaje que se codea con la jet que evoca la figura de Capote, aunque no siempre  dotado del mismo talento.

Procedente de una familia desarraigada, llegó a formar parte de la alta sociedad americana más 'internacional', dividida en sectores de influencia en torno a un personaje distinguido y poderoso  que formaba con sus 'clientes' una gran familia, se llamara  Slim o Marela o de cualquier otra forma; pero su estatus económico no siempre le permitió codearse con  lo más selecto de la ciudad, sino que  'vivió' vidas distintas en diferentes ámbitos sociales, a uno y otro lado del puente de Brooklyn, el  enclave emblemático  que separa, ( o une, según se mire), el mundo de los negocios y el del trabajo. Los rendimientos económicos de 'A sangre fría' le permitieron trasladarse por fin a Manhattan, cumpliendo el deseo de su madre de vivir en el corazón de la Gran Manzana, pero en el recorrido que realizó el escritor para dar a luz su obra maestra  dejó tantos jirones de su  piel  en el trayecto, que ya nunca más volvió a dar forma a   un texto relevante.

El biopic está estructurado como  un gran flashback en el que diferentes personajes que tuvieron relación con el excéntrico, o sofisticado, lo rodean, lo mimam, y construyen juntos una diégesis del acto de creación literaria,  fundado en  lo que quiere transmitir, lo que hace, lo que le cuesta, los sitios a donde te lleva, embarcando al espectador en  un viaje   desde el universo del glamour neoyorquino  a las oscuras celdas de Kansas donde Dick y Perry Smith van a pagar con sus vidas los horribles crímenes que cometieron con  la familia Clutter.  "La sorpresa más placentera del film es el retrato bellamente matizado de la confidente de Capote (la autora de 'Matar a un ruiseñor', Harper Lee, interpretada por  Sandra Bullock, según la percepción de Peter Travers:( Rolling Stone).

En el  descenso a los infiernos Douglas McGrath comienza en tono de comedia, como corresponde al clima superficial de la high society, para acabar en un lugar bien distinto, acotando un breve periodo de tiempo, aunque  luego el film se explaye cinco años más hasta la ejecución de la sentencia de los asesinos de Kansas, en el que aborda el triunfo y la tragedia de la vida  del escritor . Truman Capote, de humildes orígenes, se dejó atrapar emocionalmente por el asesino, Perry Smith,  un joven de una procedencia parecida a la suya, al que la vida llevó por otros derroteros. El  frío cadalso de la cárcel fue un contrapunto excesivamente severo y cruel para el hombre mimado  de la  alta burguesía. Su obra apenas comenzada y nunca terminada, Plegarias atendidas, lo demuestra.

Comentarios