Las reglas del Código Hays








Dirigido por... dedica un amplio dossier al cine Pre-Code (1930-1934), anterior a la entrada en vigor del llamado 'Código Hays',  en honor de William Harrison Hays, Director de la MPPDA (Motion Picture Producers and  Distributor of Amércia), que se encargó de sacar  adelante el mayor proyecto de código censor  realizado hasta el momento, escrito por  David Lord, sacerdote jesuita,  Martin Quigley, periodista y editor, ferviente  católico seglar y Joseph I.Breen, católico de origen irlandés. Al contrario que sus camaradas, Hays 'adolecía de ambición beligerante, en cambio mantenía ambiciones y ganas de recibir y repartir dividendos, prebendas, regalos y  sobornos varios. Y vanidoso sin remedio, conocido como  el'zar del cine'" aspiraba incluso a una posición moderada en el centro del arco político.



LAS REGLAS DEL CÓDIGO HAYS


El Código se dividía en doce apartados que contemplaban espacios tan variopintos como el tráfico de drogas, el uso de bebidas alcohólicas, asesinatos, expresiones vulgares, profanas u obscenas (Incluyendo ejemplos) sentimientos nacionales y respeto a las banderas, títulos de películas, reverencia a los ministros de culto o celebraciones religiosas y temas repelentes como ejecuciones, torturas, brutalidad o esclavitud y operaciones quirúrgicas.

Tras un prólogo que ensalza el 'carácter sagrado de la institución del matrimonio y el hogar, se enumera todo aquello que no debe ser tratado en una película:

  1. El adulterio no debe ser tratado explícitamente, ni justificado, ni presentado bajo un ángulo atractivo.
  2. Las escenas de pasión no deben ser introducidas si no son absolutamente esenciales en la intriga. No se mostrarán besos, abrazos demasiado apasionados, poses o gestos sugestivos.
  3. La seducción, la violación, no deben mostrarse nunca de forma explícita. No son temas a tratar en las comedias.
  4. Las perversiones sexuales, sobreentendidas o no, están prohibidas.
  5. La trata de blancas, no debe ser tratada.
  6. La miscegenación o relaciones sexuales entre individuos de razas diferentes, está prohibida.
  7. Los órganos sexuales de niños no se enseñarán nunca.
  8. Los partos no se mostrarán, ni de hecho ni en silueta.
  9. La higiene sexual y las enfermedades venéreas no son temas de representación cinematográfica.
 En cuanto al vestuario se estipula lo siguiente:


  • El desnudo integral no se admite en ningún caso.
  • El desvestimiento/quitarse la ropa, se debe evitar si no es indispensable para la intriga.
  • Las exhibiciones indecentes y ordinarias están prohibidas, así como enseñar el ombligo.
  • Los vestidos de baile que permitan exhibiciones indecentes o movimientos inconvenientes están prohibidos.


 Aunque  este código quedó rápidamente en papel mojado, como puede observar cualquier cinéfilo atento, de momento supuso cierto freno a las aspiraciones censoras de cada estado, pueblo o ciudad, y permitía que, al menos todos vieran una película parecida, pues los cortes no afectaban  únicamente a alguna que otra imagen, sino a los diálogos, escenas o incluso secuencias enteras. En realidad lo que temían es al cine sonoro que no permitía una manipulación tan escandalosa como el silente.

Se recomienda el amplio dossier elaborado por Dirigido por...(Diciembre 2012).



Comentarios