Cuéntame tu historia (State and Main) . David Mamet



__________________________________________________________________________________________________________________


Ficha técnica:

Título original: State & Main
País: Francia/Estados Unidos
Año: 2000
Duración: 105 minutos

Dirección: David Mamet
Guión:  David Mamet
Casting: Avi Kaufman
Dirección de Fotografía: Oliver Stapleton
Música: Theodore Shapiro
Montaje Barbara Tulliver
Dirección artística: Carl Sprague
Decorador del set: Kyra Freidman Curcio

Diseño de Vestuario:  Susan Lyall, Christopher Peterson
Maquillaje: Peter Pobb-King
Estilista de peluquería: Jerry DeCarlo; peluquera: Brenda McNally

Productora: Sarah Green
Productores ejecutivos: Alec Baldwin y Jonathan Cornick
Producción en línea: Dorothy Aufiero
Diseño de Producción:  Gemma Jackson
Compañías: Filmtown Entertainment, Green/renzi, El Dorado Pictures; distribuidora: Vértigo Films

___________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Alec Baldwin: Bob Barrenger
Philip Seymour Hoffman  : Joseph Turner White
William H.Macy  : Walt Price
Michael Higgins: Doc Wilson
Michael Bradshaw: Priest
Morris Lamore: Bubdy
Allen Soule: Spud
Clark Gregg: Doug Mackenzie
Rebecca Pidgeon: Ann
Ricky Jay: Jack
Julia Stiles: Carla
Matt Mally : Hotel Clerk
Charles Durning: Mayor George Bailey

___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

El equipo de una película de alto presupuesto llega a un pueblo de Nueva Inglaterra. El ansia de dinero y fama de su gente  se desata en los días previos al rodaje. No pudiendo rodar en New Hampsire, el director de cine Walt Price, decide trasladarse a un ciudad en el estado de Vermont; todo rueda perfectamente hasta que se desata un escándalo, cuando se produce un accidente en el coche del actor principal que va acompañado de una menor.

___________________________________________________________________________________________________________________

Comentario

Un thrller de Mamet muy apreciado por la crítica sobre las dificultades de financiación de una película y cómo afecta cualquier incidencia o escándalo a todo el equipo de rodaje si se  instala en una pequeña localidad, en la que no sólo altera la vida cotidiana de sus habitantes, afecta a las relaciones entre las personas y favorece  los espectáculos de la prensa amarilla y  de la maledicencia  general, porque ante cualquier incidente, por pequeño que sea, funciona como una auténtica caja de resonancia multiplicando sus efectos,. Una sátira oscura y con toques románticos y de humor negro, en la que el cine se analiza a sí mismo como industria, que precisa financiación,  en un mundo cínico, en el que se ha perdido la inocencia, y la poca que queda parece haberse alojado en el joven guionista, mientras  el dinero, hábilmente administrado,  corrompe muchas voluntades

"He arruinado mi vida . Es curioso que lo puedas hacer en un momento. La he arruinado en el palacio de justicia", dice el guionista, meditando en voz alta ; un viajero del pueblo mientras camina por el andén de la estación de ferrocarril le espeta : ¿Qué palacio? El del pueblo, contesta él. "Pero si el pueblo no tiene palacio de justicia, se quemó en 1960" . El joven se queda boquiabierto, atónito y responde: ¿Y Dónde se celebran los juicios? ¿Los juicios?, contesta el hombre: "En el laboratorio de ciencias". Momento en el que desciende del vagón del tren que acaba de entrar en la estación el juez, un hombre negro, que llega cabreado, porque un imbécil, que es precisamente el guionista, afirma que vio el accidente. Philipe Seymour Hoffman se queda perplejo ante semejante sarcasmo e ironía: para el pueblo no sólo no hay justicia, sino que no disponen de un lugar donde realizar una puesta en escena, todo lo aparente que se quiera,  pero al menos medianamente digna.

El político se venga de la novia que lo ha dejado por el guionista, pero la cuestión no es tan fácil; la menor buscaba su oportunidad de adquirir fama, el dinero de los inversores llega a tiempo a manos de los productores con el que compran al alcalde enfadado, que no desdeña 800.000 dólares por muy molesto que esté. La poca inocencia que le queda al guionista se la ahorra, porque no ha lugar: el juicio se sobresee. El cinismo, la mala uva y el discurso irreverente  y corrosivo contra la sociedad venal y mercantilista lo pronuncia este aspirante al Congreso de los Estados Unidos, cuya voz representa a la de todos los ciudadanos, le hayan votado o no: "Todo el mundo necesita una segunda oportunidad, y el mundo del cine también; son muy conocidos, pero eso no significa que no merezcan nuestra confianza y nuestro respeto. Creo que hemos aprendido una lección, y la lección es ésta: la tolerancia, cuando observamos esta industria americana y al empezar mi campaña para el Congreso, en mis aspiraciones para conseguir un escaño, me gustaría decir ésto...". Un travelling vertical recorre su cuerpo y se detiene ante sus manos, en las que sostiene la pequeña fortuna con la que este negocio ha comprado su voluntad. Ahora ya todo es posible y el director a través del megáfono pronuncia la palabra magica: ¡Acción!, mientras el pueblo asiste ensimismado al comienzo del rodaje.

El cine se contempla de nuevo a sí mismo, poniendo el foco  en la financiación de la industria y las diferentes vicisitudes que pueden poner en riesgo el trabajo de tantas personas como forman el equipo de filmación, y que muchas veces tienen que ver con el ego de sus protagonistas.

Comentarios