El niño. Daniel Monzón




En agosto de 2014 se estrenará, con toda probabilidad, 'El niño' de Daniel Monzón, un  film crudo cuyos protagonistas son dos adolescentes, 'El Niño' y 'El Compi', que pretenden iniciarse como traficantes de drogas y se deberán enfrentar a dos policías, Jesús y Eva, que llevan años intentando desentrañar la tupida red de narcotráfico del estrecho.

No creo que tengan muchas dificultades Daniel Monzón ni su guionista Jorge Gerricaechevarria para disfrutar de la credibilidad allende las fronteras. Nos estamos ganando a pulso una fama de pueblo duro que demasiado a menudo retrocede sobre sus propios pasos y al que, como a la Generación del 98 comienza a dolerle España. El director repite protagonista, -Luis Tosar -, que ya lideró 'Celda 211', lo que puede ser un anticipo de lo que se verá en las pantalla: una cinta  que no dará cuartel a un planteamiento poético o metafórico del tema, sino a la búsqueda incansable del cinema 'verité' sin las concesiones de Pedro Almodovar a la humanidad de sus personajes y elvalor de placebo de su ironía.

Es un cine para duros y recios castellanos, cuyo  máximo exponente es Luis Tosar, al que le falta la de cal, o la de arena, de Javier Bardem, realizado por un cineasta mallorquín, cuyo actor fetiche es un tempano de iras concentradas, tanto cuando hace de maltratador, (Te doy mis ojos, 2004), carne de cárcel, (Celda 211),  o cantante de pop (Di Elias). Un significado militante del nacionalismo gallego, que se apartó del movimiento cívico contra la contaminación, Nunca Mais, por su politización, pero, haciendo un homenaje a sus personajes ficticios, plantó cara al gobierno de turno, cuando recibió un Goya, dejó plantado al Presidente del Gobierno en su recepción a los galardonados y acusó a socialistas y sindicatos con estas palabras: "Estoy hasta las pelotas de la falta de ideología".

Si citamos la anécdota no es porque tenga la más mínima trascendencia sobre el objeto de nuestro comentario, sino por el tipo de personajes que le ofrecen, en los que se representa especialmente a si mismo: un hombre rotundo, de voz fuerte, cejijunto, contradictorio y un extraño compañero de un realizador que ha nacido junto al mar, como él, pero de aguas cálidas y brillantes como las del Mediterráneo y no duras y trágicas como en  el Atlántico. Quizás esta sea la razón idiosincrasica que explicaría por qué Bardem triunfa en Estados Unidos y Luis Tosar, un digno representante del talante español, no; todos recordamos el papel  que representó Bardem, como malo de apariencia andrógina, en Skyfall (Sam Mendes), que ilustra a la perfección lo que queremos decir.

Le acompañan en el reparto Sergi López, Eduard Fernández, Luis Motilla, Jesús Carroza, Barbara Lennie, Jesus Castro, Moussa Maaskri. Un film que, sin ninguna duda, esperan con  ansiedad los seguidores de Daniel Monzón y Luís Tosar, producida por Telecinco Cinema / Ikiru Films / La Ferme! Productions / StudioCanal y siareibuida por La Fox.



Comentarios