La duda de Darwin. Jon Amiel




___________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Creation
País: Reino Unido
Año: 2009
Duración: 103 minutos

Dirección: Jon Amiel
Guión: John Collee; historia de Jon Amiel y John Collee, basada en el libro de Randal Keynes "Annie's Box"
Casting: Celestina Fox
Dirección de Fotografía: Jess Hall, b.s.c.
Música: Christopher Young
Editor: Melanie Oliver
Mezcla de sonido: John Midgley
Director artístico: Gary Jopling
Decorador del set: Sarah Forbes

Diseño de Vestuario: Louise Stejernsward
Maquillaje y peluquería: Veronica McAlleer

Productor: Jeremy Thomas
Productores ejecutivos: Peter Watson, Christina Yao; Janice Eymann, Jamie Laurenson
David M. Thompson
Co-productor: Nick O'Hagan
Diseño de producción: Laurence Dorman
Compañías. Jeremy Thomas, asociado con Ocean Pictures, HanWay Films, BBC Films, Record Picture Company.

___________________________________________________________________________________________________________________

Intérpretes:

Paul Bettany : Charles Darwin
Jennifer Connelly: Emma Darwin
Ian Kelly: Capitán Fitzroy
Jeremy Northam: Reverendo Innes
Toby Jones: Thomas Huxley
Benedict Cumberbatch: Joseph Hooker
Jim Carter: Parl
Bill Paterson: Dr. Gully
Martha West: Annie Darwin

___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Charles Darwin regresa de un largo viaje alrededor del mundo con la clave para explicar el origen de las especies. Pero cuando se dispone a publicar su revolucionaria teoría, se encuentra con una sociedad que no está preparada para ello.

__________________________________________________________________________________________________________________

Comentario: 

Joan Amiel  se aproxima al científico que dio un golpe definitivo al creacionismo desde la perspectiva histórica del estudio de las mentalidades. El célebre científico había matado a Dios, dijo Thomas Henry Huxley, biólogo inglés conocido como el Bulldog de Darwin, aunque ésta no era su intención; él pensaba, sin embargo, que la religión no hacía daño, porque, si bien asentada en sus cimientos, la sociedad avanzaba como un barco sin fundamentos, pero avanzaba. El film comienza con una secuencia introductoria en la que un pelotón de soldados británicos, dirigidos por el capitán Fitzroy (Ian Kelly), desembarcaba en Tierra de Fuego y  a cambio de unos 'abalorios sin valor' (botones y otras quincallas) se llevaba a tres niños indios, tres salvajes, para observar si, tras ser integrados en la sociedad británica y ser posteriormente devueltos a su tribu,  originaban cambios en esta pequeña comunidad salvaje, anclada en el neolítico. Resultó un fracaso, porque no se tuvo en cuenta que el cambio debía ser colectivo y que tras esos objetos sin valor estaba la sociedad industrial, un esfuerzo en el que estaba comprometida la sociedad en su conjunto, que precisó de una serie de revoluciones burguesas que se cobraba sus tributos con el más valioso de todos los bienes: vidas humanas de hombres y mujeres de todas las edades, incluidos los niños que soportaban jornadas laborales de dieciséis horas. Junto a la evolución genética se da la evolución cultural, cuyos cambios se introducen con mayor rapidez, pero no pueden ser obra de un hombre aislado. Eran momentos en los que la ciencia daba lo mejor de sí misma a través de estudiosos como Darwin, Malthus, Hooker, Huxley..., y la literatura ya había reflexionado sobre cómo podía evolucionar un hombre aislado de la sociedad, en obras como Robinson Crusoe de Daniel Defoe, publicada en 1719.

De este modo el film inscribe la gestación de la obra cumbre de Charles Darwin, "El origen de las especies" (1859) en la idiosincrasia del momento y en una mentalidad basada en el dominio de las conciencias por la religión, que generó dudas en el científico y serios conflictos en su relación con los demás, dentro y fuera de su familia; entre lo que creía y lo que la ciencia empírica, basada en experimentos en los laboratorios, demostraba. Imágenes de estrés, de pérdida de salud y de seres queridos,  que obligan al espectador a reflexionar sobre las facturas que con frecuencia deben de pagar quienes contribuyen al progreso de la humanidad, que los aparta de los suyos y que con frecuencia han pagado con su propia vida.

Jon Amiel trata su historia como una película de época, ambientada en el siglo XIX, lo que  ha exigido grandes esfuerzos de los responsables  de la dirección artística, dirigidos por Sarah Forbes,  el vestuario y maquillaje, sin embargo el guión, basado en las dudas y las contradicciones de los hombres de ciencia, que navegan entre su amor por la ciencia y sus sólidos cimientos religiosos, construidos durante generaciones,  que afectan al personaje, presentándolo como un ser de salud quebradiza, tanto física como moralmente, muy afectado por la muerte de su hija Annie, ralentizan el desarrollo de la historia y le restan interés, llegando a resultar un producto plúmbeo que va perdiendo interés, hecho que explica el  desapego que mostró en su día la prensa y el público, hasta quedar completamente olvidada

 

Comentarios