Paraiso: Fe. Ulrich Seidl





Ficha técnica:


Título original:
País: Austria, Co-producción Austria/Suiza/Francia/Alemania
Año:  2012
Duración: 113 minutos


Dirección: Ulrich Seidl
Guión: Ulrich Seidl y Veronika Franz
Casting: Eva Roth
Dirección de Fotografía: Wolfgang Thaler, Edwartd Lachman
Decorados: Renate Martin, Andreas Donhauser
Montaje: Christof Schertenleib
Sonido: Ekkehart Baumung

Diseño de Vestuario y maquillaje: Tanja Hausner

Productores: Ulrich Seidl Filmproduktion GmbH
Coproductores: Tat Film Parisienne de Producción
Diseño de producción: Max Linder


Compañías.TatFilm/Parisienne de Production/Austrian Film Institute/Filmfonds Wien/Land Niederosterreich/CNC/ORF/WDR/Degeto/Arte France Cinema; distribución: Cameo


Intérpretes:



María Ofstatter: Anna Maria
Nabil Saleh: marido de Anna Maria
Natalya Baranova: joven prostituta  rusa
René Rupnik: HerrRupnik (Señor Rupnik)
Daniel Hoesl: legionario de Cristo


Sinopsis:


Segunda parte de la trilogía de Seidl sobre el "Amor", la "Fe" y la "Esperanza". Si "Liebe" se centraba en el sexo, en este caso el relato se centra en la religión y cuenta la historia de Annamaria, una técnico de hospital muy devota que se hace misionera y el conflicto moral y emocional que se produce en su fanática trayectoria cuando reaparece su marido, un musulmán egipcio.



Comentario: 


Ulrich Seidl, oriundo de uno de los países más bellos y fríos de Europa, ha decidido mostrar el lado más oscuro y gélido del ser humano. Primero fue Paraíso: Amor, ahora la toca el turno a Paraíso: Fe, y por último  vendrá Paraíso: Esperanza, que se estrenará el 30 de agosto. Seidl radiografía a tres mujeres a través de sus vacaciones: la primera  busca el 'amor', donde los hombres buscan el sexo, formando parte de las sugar mamas que  viajan a Kenia  restreando  al hombre de ébano que  les mire a los ojos y les de la ilusión de ser amadas;  la segunda sublima sus pasiones por medio de la religión, desplazándose por el país austriaco con una imagen de la Virgen de 40 centímetros y llamando a las conciencias  de sus habitantes; la tercera, una joven de trece años, que  pasa sus vacaciones en un campamento para jóvenes con problemas de sobrepeso, mientras su madre, Teresa, está en Kenia, y su tía  se dedica a evangelizar a los indrédulos.  La adolescente se acaba enamorando del médico, un hombre cuarenta año mayor que ella al que  intenta seducirlo con ingenuidad.

Si resultan duras las imágenes de Paraíso: amor, en esta segunda entrega Ulrich Seidl ataca a la esencia misma de la religión y se muestra irreverente y apocalíptico en secuencias tremendamente duras para las congregaciones religiosas de cualquier signo. Anna Maria es una 'legionaria de Jesús' que, terminado su trabajo en  un servicio hospitalario de radiología inicia un peregrinaje por las casas portando una imagen de la Virgen itinerante y cuestionando la vida de todas y cada una de las personas que visita, que ella considera más inclinadas al pecado que otras: emigrantes, prostitutas. divorciados que han formado una nueva pareja...y los acusa de blasfemos, desviados de las buenas conductas y aspirantes a una plaza en el reino de Satán. Ella es consciente de que su religión, como todas las demás, impone a la esposa la sumisión al marido, la obligación de cuidarlo, atenderlo y acceder a sus deseos, y no le resulta difícil predicarlo, hasta que regresa al hogar su marido legal, un musulmán tetrapléjico que reclama lo que es suyo. Es entonces cuando Anna siente que no puede hacer lo que predica, no puede respetar a un marido que no quiere, pero lo peor no es esta constatación, sino la crueldad con la que se revuelve contra él, su insumisión, que dará pie a escenas verdaderamente duras para los cristianos.

Ulrich demuestra lo inhóspita que puede llegar a ser una magnífica casa, de gran amplitud y ubicada en una maravilloso paraje verde, que te invita a entrar cuando estas fuera, pero, una vez en ella, la falta de todo calor de hogar, humano, sustituida por rincones destinados al sacrificio, la autoflagelación, el recordatorio de la soberbia del hombre que lo invita a rebelarse contra quien lo creó, etc. te invita a salir corriendo de ella. De las tres entregas de la trilogía ésta es, sin duda, la más triste, más cruel, y en la que el odio se convierte en el sentimiento que rige las relaciones entre las personas,  en el que influyen la intolerancia, el desprecio al extranjero, al diferente, al ex-amante, etc., que estallará finalmente en la violencia.


Comentarios