Begin again. John Carney


_________________________________________________________________________________________________________________

Ficha técnica:

Título original: Begi Again.
País: Estados Unidos.
Año: 2013.
Duración: 104 minutos.
Género: Comedia.

Guión y dirección: John Carney
Casting: Jeanne McCarthy, c.s.a.
Dirección de Fotografía: Yaron Orbrach.
Música: Gregg Alexander; Andrea Von Foerster. Matt Soliman,
Montaje: Andrew Marcos.

Diseño de Vestuario: Arjun Bashin.

Productores: Tobin Armbrust, Anthony Bregman.
Productores ejecutivos: Nigel Sinclair, Guy East, Marc Shipper, Tom Rice, Ben Nearn, Sam Hoffman, Molly Smith.
Diseño de producción: Chad Keith.
Compañías. Productoras: Apatow Productions Distribuidora: eOne Films Spain.

__________________________________________________________________________________________________________________


Intérpretes:

Keira Knightley: Greta,
Mark Ruffalo: Dan,
Hailee Steinfeeld: Violet
Adam Levine: Dave,
James Corden: Steve
Ceelo Green:
Catherine Keener: Miriam,
Mos Def: Saul.

___________________________________________________________________________________________________________________

Sinopsis:

Gretta y Dave, son una pareja enamorada a la par que compañeros compositores, que llegan a Nueva York cuando él firma un acuerdo con un importante sello discográfico. Pero su recién adquirida fama pronto tienta a Dave y deja de lado a Gretta, cuyo mundo se viene abajo. Cuando Dan, un ejecutivo discográfico en horas bajas, descubre a Gretta durante una actuación en los escenarios del East Village, queda cautivado al instante por su talento y le propone empezar a trabajar juntos. Una colaboración que les transformará a ambos, a la vez que compondrá la banda sonora de un maravilloso verano neoyorkino

___________________________________________________________________________________________________________________.

Críticas:

Es sorprendente ver la cantidad de tonterías que se escriben, que harían sonrojar a un músico cualquiera, que busca su oportunidad en la profesión más liberal que existe, es decir, alguien que ponga el dinero y las influencias para que su música llegue al público suficiente, con el objetivo de que con su contribución le permita vivir con un mínimo de dignidad, y no son ni uno ni dos los Mark Ruffalo, que, apalizados por el mundo duro en el que se mueven los managers, hundidos y desesperados, estén dispuestos a unir su destino a quien casi está igual que ellos. Pero en este universo duro, hay quien, desde su despacho se pregunta: ¿Cómo justificar la subordinación de lo real a la fuerza rectora de una canción?  (...) - una joven cantautora (Keira Knightley) y un productor caído en desgracia (Mark Ruffalo)— reflexionan sobre el poder de la música para elevar lo cotidiano, para dotar de intensidad a lo aparentemente insignificante, mientras la música que escuchan a través de sus cascos redimensiona una estampa callejera cualquiera." Buena pregunta para hacerle a un músico, y me gustaría estar presente para oir lo que contesta; eso es lo que tiene de malo el querer alejarse tanto del contexto. (Redemption song(s). Diario 'El País', 31 de julio de 2014.).

Más ilustrativo resulta Jordi Batlle Caminal cuando inscribe el film en su contexto real: "Ahora, su director, John Carney, nos ofrece en Begin again una historia muy, pero que muy parecida, (a ONCE) y mantiene intacto el aroma indie, sólo que enriquecido, hablando en términos comerciales, con la presencia de dos estrellas: Keira Knightley, que encarna a una compositora y cantante anónima que acaba de romper con su vanidoso y mediático novio, y Mark Ruffalo, un productor musical separado de su mujer, que lleva varios años en dique seco pero con el estómago muy mojado por el alcohol." (...) Como los protagonistas de Once, ambos se conocen (ahora es una Nueva York muy idealizada el escenario) y empiezan una colaboración profesional en la línea de las fábulas de superación personal que Hollywood lleva cultivando desde que las películas empezaron a hablar (y cantar). (Begin again: refresco de verano. La Vanguardia, 4 de agosto de 2014).


Comentarios