Lecciones de amor. Fred Schepisi.





::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Ficha técnica:

Título original: Words and pictures.
País: USa.
Año: 2013.
Duración: 111 minutos.

Dirección: Fred Schepisi.
Guión: Gerald DiPego.
Casting: Deborah Aquila,c.s.a. y Tricia Wood, c.s.a., Maureen  Webb.
Dirección de Fotografía: Ian Barker.Color.
Música: Paul Grabowsky.
Edición: Peter Honess, a.c.e.
Dirección artística: Kendelle Elliot y James Steuart.
Decorador del set: Hamish Purdy.

Diseño de Vestuario: Tish Monaghan.
Estilista de peluquería: Sanna Seppanen.
Responsable de maquillaje: Rosalina Da Silva.

Productor: Curtis Burch, Gerald DiPego; Fred Schepisi.
Productor ejecutivo: Nancy Rae Stone, Bob Gass, Judy Burch Gass, Joseph Cohen, Derrick Evers,
Wade Barker, Richard Toussaint.
Diseño de producción: Patrizia Von Brandenstein.

Voltage Pictures, Latitude Productions, Lascaux Films.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Intérpretes:

Clive Owen: Jack Marcus.
Juliette Binoche: Dina Delsanto,
Valeria Tian: Emily,
Navid Negahban:Rashid,
Bruce Davison:Walt,
Amy Brenneman: Elspeth,
Adam DiMarco: Swint.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sinopsis:

Ambientada en una escuela preparatoria de élite situada en Nueva Inglaterra, gira en torno a la "polémica" relación que entablarán un profesor de inglés y una profesora de arte.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Comentario:

Fred Schepisi, el realizador australiano,   parte de elementos negativos, como el hecho de que un profesor de lengua y literatura inglesa sea un escritor fracasado, un alcohólico, lo que con frecuencia embota su mente y dificulta su elocuencia, y una pintora, profesora de arte, padezca una artritis reumática que le paraliza los miembros y le produce grandes dolores, un handicap  importante para poder pintar,  con el objetivo de contarnos una historia positiva, aunque ingenua y naïf, que se reduce a dilucidar en un colegio de élite, con magníficas instalaciones y alumnos de uniforme, con el escudo de la institución en sus chaquetas," si una imagen vale más que mil palabras (literal), o no", sin tener en cuenta que las letras que representan los sonidos que emitimos al hablar, son también imágenes, algo que se encarga de recordar Umberto Eco con un simpático relato en el que un rey se queja ante el inventor de las letras, de que la capacidad intelectual del hombre se hundirá con el desprecio de la memoria, al anexionarle esas muletas que componen el alfabeto.

Una historia romántica, narrada de forma muy convencional, en la que  Beatriz Martinez ve que : " Si quitamos toda la palabrería, las citas literarias y la pedantería de garrofón, nos quedan los instantes de soledad de dos personajes, víctimas de sí mismos, de sus mentes y sus cuerpos, que han de vivir con el calvario que les imponen sus propias barreras psicológicas y físicas. Ahí había una buena película. El resultado sólo son palabras e imágenes." (Words & Pictures. Muchas palabras, pocas imágenes. Dirigido por..., Noviembre 2014).

La crítica se ha polarizado, aunque en general se apoya el trabajo de Clive Owen y Juliette Binoche, que impiden que el film se hunda. Es de agradecer que, al fin, el debate en torno a la imagen, que ha vuelto a cobrar virulencia tras la expansión de internet (la primera gran batalla se planteó contra la TV, y obligó a Umberto Eco a terciar con aquel libro tan importante, 'Apocalípticos e Integrados'), se vaya amortiguando y no interese tanto a un espectador volcado en las redes sociales. El profesor Marcus recita ante sus alumnos un haiku, un poema japonés breve,  sin límite de caracteres, que opone a los twits que generalmente escriben los jóvenes, y  que él cree que atrofian la mente. Lo que ocurre es que quienes tuitean  también tienen facebook, y algunos una web o un blog, y, con mucha probabilidad, escriben muchos más, aunque sea tecleando, que sus predecesores, muchos de los cuales no escribían nunca. Al principio lo hacen con torpeza, pero según el axioma latino se aprende a escribir escribiendo o a leer leyendo; esta realidad que todos conocemos es la que nos hace ver esta película como antigua, ingenua y desfasada. Desde su prisión en la embajada de Ecuador en Londres, Julian Assange advertía hoy de que el poder de Google es superior al de la Iglesia Católica; en este contexto creer que una educación elitista es la que se imparte en ese elegante colegio, en el que parece que no ha transcurrido el tiempo y que el hombre es dueño de su propio destino, es, como mínimo, naïf.




Comentarios