El Fantasma del Paraíso. Ficha técnica -cinelodeon






El copyright de las imágenes pertenece a su autor
y/o las compañías productoras y distribuidoras



FICHA TÉCNICA, SINOPSIS, COMENTARIO, CARTEL Y TRAILER (PINCHAD AQUÍ)




CRÍTICA:



Brian de Palma, un físico nacido en el seno de una familia en la que primaba el interés por la ciencia, (su padre era cirujano, lo que no era fácil a principios del siglo XIX),  se interesó pronto por el cine, y en especial por el trabajo que hacían Alfred Hitchcock, Roman Polanski y Jean-Luc Goddard. Estudió arte dramático en el Sarah Lawrence College de Nueva York, donde dirigió varios cortometrajes. Pronto encontrará su estilo propio, con algunas constantes características como las pantallas partidas, de las que hace uso por primera vez en la inquietante película 'Sisters', que dirigió en 1973, y el voyeurismo, . Un año más tarde aborda este 'musical', una ópera rock, 'El Fantasma del Paraíso', que bebe de fuentes literarias, de obras de la importancia de Fausto de Goethe, (publicada en dos partes, la primera alrededor de 1808), El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde , (1890), y El Fantasma de la Ópera de Gastón Leroux (1909). Estos textos literarios constituyen una buena metáfora del endiosamiento, arrogancia y vanidad de ciertos productores musicales, que no dudan en triunfar y progresar a costa de quienes paren con dolor los productos que provocan su propio desempoderamiento por la inseguridad que genera cualquier acto creativo. En este film de Brian de Palma los protagonistas son los músicos de quienes productores como Swan se aprovechan y les roban su trabajo por una razón muy sencilla: porque pueden.

Cuando Brian de Palma hizo esta película tenía 34 años y tradujo a imágenes la revolución que  vivió en su juventud y que produjo una auténtica renovación no sólo en la música, el amor, las relaciones personales, el desenfado en el vestir, la liberalidad de las costumbres, sino en el arte de vivir en libertad y de la forma más provocativa posible, por lo que su cine refleja también la violencia visual del cine de explotación. especialmente el italiano, el que hacían directores como Bava, Argento o Fulci, en el que se combinaba el triunfo del colorido del pop con la violencia, mucho más contenida que la de los padres del giallo, pero más vivaz y desmadrada que la de las historias sobrias de Hitchcock, siempre elegante y atento a la generación de una trama de suspense con signos de veracidad.

Por estas razones, 'El Fantasma del Paraíso' no es sólo una obra de culto, sino la crónica de una época en la que lo joven vendía, al menos en apariencia, ya que en este caso es 'Swan' quien maneja a cantantes, bailarines y groupies como si fueran marionetas, rodeado siempre de un halo de misterio que lo eleva a la dignidad del hombre poderoso que maneja los hilos según su conveniencia, y que aparece con frecuencia emblematizado, dominando, desde el centro de una construcción que evoca un vinilo el espectáculo que dirige, tras expoliar el esfuerzo de todos los que han contribuido a que  éste sea posible. Su primera aparición es la de un gángster o un monstruo, al que sólo vemos las manos enguantadas, que descansan en lo que parece ser la barandilla de un palco.

Como ocurre en muchos filmes de explotation, una voz en off nos introduce en la complicada trama que construye Brian de Palma, un recorrido por la evolución del rock de la década de los 60 y principios de los 70: "Swan: cisne. No tenía otro nombre. Su pasado es un misterio, pero su labor es ya una leyenda. Escribió y produjo su primer disco de oro a los 14 años. En los siguientes obtuvo otros tantos discos más que pensó depositarlos en Fort Knox. Llevó el blues a Gran Bretaña, trajo Liverpool a América. Unió el folk y el rock. Su conjunto, Los Juicy Fruits...dio vida por sí solo a los ritmos nostálgicos de los 70. Ahora busca el nuevo sonido de las esferas para inaugurar su propio Xanadú, su propia Disneylandia, en el Paraíso: El último palacio del Rock. Esta película es la historia de la búsqueda de ese sonido, del hombre que lo creó, de la chica que lo cantó y del monstruo que se lo robó. " Tras esta introducción y la actuación de una banda de rock de los 60, comienza la descripción del mundo sórdido del espectáculo, el que está detrás de las  bamabalinas, al otro lado del espejo de la fantasía, y el malditismo de los artistas del que hablan algunos, que no es otra cosa que la depresión subsecuente a la consciencia de que si quieren ser algo en la vida siempre estarán sometidos a  villanos malvados pero encantadores que venden su alma al diablo y malgastan su juventud mientras les roban su trabajo. 

Un film en el que Brian de Palma ha mezclado la comedia, el drama y el 'terror', muy dulcificado por las constantes y repetidas notas de humor. Una película de culto para amplios sectores de treintañeros que crecieron y disfrutaron con ella. Una película muy agradable para poder soportar estos momentos en que el calor hace menos soportable la vida, mientras nos colocamos en la piel de quien desea poder vivir su vida con dignidad, haciendo aquello para lo que está capacitado.

Comentarios