El marido de mi hermana. Crítica




CALIFORNIA: NO ES PAÍS PARA VIEJOS



Ficha técnica, sinopsis, críticas (Pinchad aquí)



'No es país para viejos' o 'sí es país para viejos'. En torno a este sencillo dilema Tom Vaughan construye una historia que se deja ver gracias a la profesionalidad del reparto seleccionado, gente guapa en un contexto paradisíaco, en el que nada ni nadie parece envejecer. Choca que se eligiera para padre de Pierce Brosnan un actor, Malcolm McDowell,que tan solo tiene 10 años más que él y no se encontraba más deteriorado.  Ambos británicos. El primero es Oficial de la  Orden del Imperio Británico, conocido por ser el quinto actor que interpretara el papel de James Bond, un hombre al que parece que el destino lo ha premiado otorgándole una permanente apariencia juvenil, una sonrisa amplia y franca, y un cuerpo excelente, que le permite seguir emparejándose con mujeres que acaban de cruzar la línea de la mayoría de edad, sin dejar de ser creíble, lo que le permite reunir a su alrededor personajes de diferentes edades, (Salma Hayek rozaba ya los 50, mientras que Jessica Alba todavía le quedaban unos cuantos para alcanzar los 40).

Una auténtica feel good movie que busca provocar placer en un público maduro y mantener abiertas ciertas expectativas, lejos de los ghettos, en los que a los sesenta años se puede disfrutar de un hijo pequeño, unas compañeras y amigos jóvenes, y un padre jovial, en playas de mar azul y mansiones que desembocan en el acantilado. Cuando Richard (Pierce Brosnan) regresa a Inglaterra siente que su país, gris, triste y lluvioso, sí es un país para viejos, y añora el paraíso perdido. Eso y no otra cosa es lo que parecen querer transmitir Matthew Newman y Tom Vaughan, en un paraíso soleado que inclina poco a la tristeza.  Gente guapa, gente culta, profesores universitarios, escritores, y de otras profesiones liberales que en Estados Unidos permiten vivir bien. Con estas imágenes sus realizadores consiguen transmitir durante  99 minutos una experiencia vicaria muy agradable a hombres y mujeres que, en su mayor parte, vive en casas pequeñas, oscuras, situadas en ciudades de cascos estrechos, que sueñan durante un rato con conseguir alguna vez este estatus.

La película, liberal en las formas, no pretende ser una gran historia romántica, sólo elige como protagonista a un profesor especializado en literatura romántica, que, en el fondo y en la forma es un picaflor,al  que no le duele extraordinariamente ni la ruptura con su mujer, y que rápidamente se enamora de la hermana. Lo que desea es seguir viviendo en Norteamérica y disfrutar del modo de vida americano, de su hijo y, ahora, de Olivia (interpretada por Salma Hayek). He visto peores comedias y la reacción en cadena contra ésta en particular es exagerada, con los argumentos de siempre, (predecible, desastrosa, situaciones trilladas, falso humor..., incluso se habla de vergüenza ajena).  Ni es la primera ni la última ocasión en la que se ha hecho y se hará una película dirigida a un sector de público mayoritario que no quiere ya, como hace explícito el padre de Richard, que le hablen de enfermedades, hospitales y residencias de ancianos,o le planteen dilemas o situaciones conflictivas, y que prefieren pensar que es posible que un hombre de más de sesenta años vista de colores claros, viva al lado del mar, tenga un hijo de cinco años con una mujer de treinta y, si esta relación le sale mal, posea en la recámara otra diez años mayor, sin tener en cuenta a todas las jovencitas que se enamoran de un profesor de literatura que todavía se conserva atractivo. Ir al cine a pasarlo bien sin emborracharse y hacer locuras que ya no están a su alcance. Cuando Richard es pillado con una copa de más no es porque ha bebido en exceso, sino porque ha combinado un medicamento con algunas copas, algo que puede entender quien tiene su misma edad.

Un film sin pretensiones, diseñado para que uno de los sectores mayoritario de espectadores (el otro son los jóvenes) pase un buen rato. Predecible, predecible...no es más que otras, como lo prueba el hecho de que,a pesar de no tener una sola crítica buena, la nota media que le otorgan 1,162 usuarios es de 4,2, superior a otras muchas comedias mucho mejor tratadas por la crítica.





Podéis ver la película en el videoclub de ONO.

Comentarios