El infinito. Justin Benson & Aaron Moorhead . Ficha técnica y crítica





El sentimiento más antiguo y potente de la humanidad es el miedo,  el tipo más antiguo y potente de miedo es el miedo a lo desconocido. (H.P. Lovecraft)



Ficha técnica:


Título original: The Endless
País: Estados Unidos
Año: 2017
Duración: 111 minutos


Dirección: Justin Benson & Aaron Moorhead (Spring, 2014)
Guión: Justin Benson
Casting: Mark Bennett
Dirección de Fotografía: Aaron Moorhead
Operador de cámara: William Tanner Sampson
Música: Jimmy La Valle
Edición: Michael Felker, Justin Benson, Aaron Moorhead
Director artístico: Kati Simon
Diseño gráfico: Kim Berens


Productores: David Lawson Jr., Justin Benson, Aaron Moorhead, Thomas R. Burke, Leal Naim
Productores ejecutivos: Robert E.Pfaff, Frederick A.Pfaff
Diseño de producción: Ariel Vida
Compañías productoras: AMP International, Snowfort Pictures, Pfaff Productions, Love, Death Productions (LDP); distribución: Well Gou USA Entertainment y Alliance Media Partners International Ltd.



Intérpretes


Aaron Moorhead: Aaron,
Justin Benson: Justin
Callie Hernandez: Anna
Lew Temple: Tim
James Jordan: "Shitty" Carl
Tate Ellington: Hal


Sinopsis:


Años atrás, los hermanos Justin y Aaron lograron escapar de la secta donde se habían criado. Ahora, malviven en un apartamento de Los Ángeles, hasta que un día reciben una cinta de vídeo de aquella secta y deciden volver.

Tras Spring, Justin Benson y Aaron Moorhead dirigen e interpretan otra escalofriante y original película. El infinito es un misterio paranormal que involucra cultos, viajes en el tiempo y algún monstruo digno de Lovecraft.


Lo que se dice:




El film ha sido bien valorado por la prensa española, que sin embargo le da un aprobado holgado, 5.6, basado en 2,698 votos, lo que no es para echar cohetes. Imdb eleva esta nota a 6,5, basada en una muestra mucho más amplia: 17,621 votos. El Tomatometer rompe todos los moldes y presenta un indice de aceptación de la prensa del 95%, consultados bastantes menos  medios que de costumbre. Tan solo 112 reseñas. De nuevo de produce el desacuerdo con un público que se aproxima más a las valoraciones de otros sitios: 65% de aceptación, consultados 3,029 usuarios, lo que muestra también cierto desinterés.

Si te has olvidado ya de Springs, que fue bien acogida por prensa y blogs, incluido el nuestro, da la impresión de que este negocio se lo ha cocinado en solitario la dirección bicéfala formada por  Justin Benson & Aaron Moorhead, que se reservan también el guión, la dirección de fotografía, la edición y la producción, unas veces solos y otras acompañados, y para rematar bien su faena, asumen el papel protagonista, lo que podría, al fin, dar la impresión de dos jóvenes no carentes de recursos, aunque no puedan competir con las grandes compañías,  que se han hecho una película para su propio disfrute y promoción personal (primera condición, en este caso extradiegética del indie: Do It Yourself /hazlo tu mismo). Pues no, al parece  ha gustado el film a un sector de la prensa que no se conmueve por casi nada.

Crítica:


El resultado de esta decisión no puede haber sido más favorable en lo que a la prensa española se refiere, no así en lo que respecta al público que, en última instancia es el que decide. Aaron y Justin (conservan sus propios nombres, como se puede observar) son dos buenos chicos que perdieron a sus padres, quienes se habían refugiado en una secta, en un terrible accidente de tráfico. Justin, erigido en pater familias se pone al frente del cuidado y la educación de su hermano, que sufre una tremenda depresión a causa de la nostalgia que siente por su pasado; cuando reciben un vídeo desde este lugar, Justin sabe que no puede tirar más del hermano y decide llevarlo por un día a la comuna, objeto de la tristeza y añoranza de Aaron. Lo que allí ocurre les hace dudar, primero y salir corriendo después. Viajes en el tiempo, bucles que se suceden sin solución de continuidad, en espera del impacto final, y algún que otro truco circense, fundamentan esta trama a ratos infantil,  por mucho que se le quiera dotar de una excelencia literaria y un carácter cientifista.

Sin embargo el film ha gustado a los críticos más intransigentes de los diarios españoles. Jordi Costa (diario 'El País' ) ve en la multiplicación de tareas de que hemos hablado una explicación metadiegética, que viene "a reforzar la naturaleza del producto hecho a mano de este relato, que , al modo borgiano, parece contener una infinitud de mundos posibles", una interpretación que desvela que el mundo de la interpretación es igual de variopinto y que la formación del crítico lo llevará por un camino u otro, según su naturaleza; para Nando Salvá (diario 'El Periódico') los cineastas  ofrecen una intriga lovecraftiana (estaría bien que se expandiera en este punto)  del todo única que genera tensión con su estética y su atmósfera, y lo mejor de todo es que le produce terror. Hay quien necesita, para ser conmovido de esta manera y sentir tal terror algo más que el título, el recuerdo de Springs y la declaración de intenciones con que se abre el film; Antonio Trashorras (ABC) los denomina los "Duplass del Mumblecore de género", extrañándose de que unos cineastas que son capaces de hacer funcionar en pantalla conceptos de terror y ciencia-ficción con presupuestos mínimos no hayan sido llamados ya por la gran industria. ¿Será porque esta es la política del indie? ¿Se han olvidado ya del hazlo tu mismo y el rechazo del mainstream? Lo cierto es que el film no aporta demasiadas novedades al relato de sectas, viajes en el tiempo, dudas religiosas..., a no ser el amor fraternal entre Justin y Aaron, que nos evoca algo familiar, cercano, lejos de grandes planteamientos como los de Rian Johnson en 'The Looper', un film en el que los viajes en el tiempo están ya hasta prohibidos, para evitar que las mafias se trasladen sin descanso por el universo infinito. 

El carácter lovecraftiano del film, afecta a la totalidad de la historia, y se refiere a algo tan difundido en el cine de hoy como lo que se llama terror numinoso, un término que procede del sustantivo latíno numen y  que significa poder o potencia divina (en el sentido que lo definió Rudolf Otto) y que designa una experiencia no-racional , acompañado de algo que puede ser terrible que se relaciona con la idea de atravesar el inframundo para llegar a Dios, lo que provoca en los individuos, y en especial en Justin, un miedo al cosmos existencial, que le afecta como a un hombre que vive en una burbuja  de racionalidad y se siente amenazado por las deidades, los bosques y las criaturas que los habitan. Esto es lo que manifiesta el joven que intenta disuadir a Aaron, hablándoles de sectas, de castrados, de seres de otros planetas, que dominan a un colectivo que siempre aparenta la misma edad, un grupo que practica ciertos ritos y cultos propios de las sectas. Pero este aspecto de la narración que se interesa por realidades alternativas, de las que se ocupan textos como 'Los tres impostores', que forma parte de la biblioteca personal de Borges, está más anunciado que materializado con tal brillantez que nos haga olvidar los títulos que precedieron al film, padeciendo, en el caso que nos ocupa, de la blandura del indie, que sin embargo hace temblar de placer a algunos creadores de opinión como Janire Zurbano (Cinemanía). Hay algo en el bosque, pero no hay dinero para hacer la criatura, y se recurre a fuegos de artificio que pueden resultar eficaces, pero que no producen ningún tipo de terror a muchos espectadores, entre los que me encuentro. En último extremo sorpresa.

Toda la energía que consumieron Justin Benson y Aaron Moorhead en Springs parece haberles dejado ahitos, cansados, integrándose de nuevo en el cine indie más desangelado y decepcionando a quienes confiaban en que el género tomara nuevos bríos y adquiriera músculo. Stephen Dalton (The Hollywood Reporter) parece mantener una opinión parecida a la nuestra, cuando afirma que " The Endless se abre con una cita del autor de terror HP Lovecraft, cuyos mitos, llenos de temor hacia los antiguos dioses alienígenas, y el terrorífico conocimiento oculto, son una influencia clave en el trabajo de Benson y Moorhead. Pero el tono aquí es más el del clásico drama indie de bajo presupuesto, moderado y cerebral, que el horror de pesadilla." En líneas generales esta es la opinión de los críticos norteamericanos, que hablan de ingenuidad, abundancia de clichés...Quizá una adulación excesiva ha dañado su proyecto, que no ha sido comprendido por el público, que añora producciones más emocionantes como Springs.


Trailer en Youtube.
Páginas consultadas: Filmaffinity, Imdb, Rotten Tomatoes.









Comentarios