Un lugar en la cumbre. Jack Clayton.




EL PURGATORIO EN ESTE MUNDO


Ficha técnica, sinopsis, breve crítica (Pinchad aquí)


Se ha lanzado al mercado una edición remasterizada y digitalizada, un proceso en el que ha participado Romulus,  de "Un lugar en la cumbre", la opera prima de John Clayton, basada en una novela de John Brayne, y una pieza insoslayable del 'Free Cinema' británico, producida en 1959, que tiene un precedente claro en 'Un lugar en el sol', dirigida por George Stevens en 1951, en cuya crítica dábamos un argumento perfectamente aplicable a este film:" (el cineasta norteamericano) mostró una sociedad dividida en empresarios ricos y obreros pobres, algo más permeable que el cine inmediatamente anterior, en el que la relación de los Eastman con las obreras de la fábrica estaba prohibida y los errores de los advenedizos se pagaban caros; hoy muchas cosas han cambiado, y continúa la evolución de los modos de representación, que sería interesante analizar en su contexto." Un ejercicio interesante consiste en ver este film doblado en castellano y con subtítulos, que permite conocer los ruidos que se introducían en el mensaje para impedir que llegara con claridad a los espectadores españoles, en un momento en el que la dictadura se sentía fuerte y sólo se hablaba de clases en la intimidad intimidante y despótica.

Joe Lampton, interpretado por Laurence Harvey, era un joven resentido que, con mayores motivos que los que hoy constituyen el background de los personajes que funcionan como superhéroes en la oscuridad que concibe el realizador indio M.Night Shyamalan, -sus padres habían muerto en un bombardeo de la Luftwaffe que había destruido la casa alquilada en la que vivían, pasando a depender de unos tíos que lo cuidaron como si fuera su hijo -, que llegaba de su pueblo natal, Dufton, a una ciudad un poco más grande del Norte de Inglaterra: Wanley, como funcionario del Ayuntamiento, creía que tenía derecho a alcanzar un lugar en la cumbre, porque no solo había contribuido a devolver la paz y la recuperación a su país con la pérdida de su familia, sino que se había jugado personalmente la vida en la guerra cruenta que desgarraba Europa. Pero el hombre no puede controlar su destino, y en la carrera por alcanzar sus objetivos tropieza con un obstáculo importante: se enamora de una mujer diez años mayor que él, maltratada por un marido poderoso, que distraía su ocio en el teatro y que acaba siendo también sacrificada por Joe a causa de los celos.

En el núcleo de su argumentación, la secuencia climática y algún pequeño detalle que se anticipa, se desvela el funcionamiento de la sociedad que emerge del conflicto, en el que según ciertos teóricos que intentan explicar el nacimiento del nazismo, argumentan que en aquel tiempo industriales y banqueros pagaron a los grupos de extrema derecha para restablecer un equilibrio y un orden que se desarmó con la crisis del 29, se sentían deudores de su pasado. Hoy mismo, en la radio, Ernesto Castro, nos advierte de que en el desarrollo del 'huevo de la serpiente' actual están funcionando movimientos como el trap, ya que las clases altas y medias empatizan con aquellos que, a través del tráfico de drogas, crean un acceso rápido a la riqueza, una realidad que no extraña a espectadores avisados de la realidad que transitamos, en la que burdos y gritones colaboradores y concursantes de programas de televisión intentan ser una réplica vulgar del Gran gatsby, el personaje ficticio que F Scott Fitzgerald creo en 1925. Cuando Joe se acerca a Susan Brown, se encuentra con Mr. Brown (Donald Wolfit), y Mrs. Brown (Ambrosine Phillpotts), vemos la distribución de roles entre los hombres que reconocen su ascenso oscuro y rápido, propio de tiempos convulsos de guerra,que esconden métodos de convicción del dependiente de ellos muy contundentes, mientras la mujer es la mamporrera en público.

Cuando Joe se encuentra con esta familia, acompañada de los padres de pretendiente rico de Susan, la conversación, de carácter claramente provinciano, gira en torno a los nombres de las familias que se encuentran en las cumbres de la sociedad, tanto de Dufton como de Wanley, cuyo desconocimiento coloca al individuo desempoderado que se encuentra frente a ellos en una situación de inferioridad, portador de un apellido 'curioso', miembro de un grupo diferenteinferior, el de los obreros incluidos en las clases bajas, que sólo pueden acceder a sus hijas, haciendo lo que hace Joe: embarazándolas y casándose con ellas, sirviéndose de su atractivo, sin quererlas, unas chicas que, con el paso del tiempo, jugarán el triste papel que juegan sus madres. Acababan de salir de una conflagración que desgarró Europa, en la que, según Bertolucci en 'Novecento', los dueños del dinero 'habían plantado, querido y mimado a los nazis y fascistas, y de este modo habían inventado la guerra. Su posición moral y ética no había cambiado demasiado.

Un magnífico y comprometido relato, filmado en blanco y negro que goza del protagonismo de Lawrence Harvey y Simone Signoret, la primera actriz en ganar un premio Óscar (por esta película), una mujer notable por su compromiso con su pueblo, mediante su colaboración con el PCF y su implicación en protestas, tomando parte en los conflictos que debilitaban Europa y Sudamérica.

Comentarios