Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte. Fede Álvarez. Crítica


EL ABUSO D MENORES Y LA VIOLENCIA DE GÉNERO COMO BASE DEL THRILLER.



Ficha técnica, sinopsis, lo que se dice (Pinchad aquí).



Crítica:



A pocos meses de su estreno, las tiendas especializadas ofrecen la última entrega de un film basado en los personajes creados por Stieg Larson, protagonistas de la saga Millennium, caracterizada por títulos muy largo, a la manera de Peter Granaway o el italiano Dario Argento 'Millennium: Lo que no mata engorda', dirigida por Fede Alvarez , el director uruguallo conocido por haber dirigido el reboot de 'Posesión infernal'. De nuevo los protagonistas son  Lisbeth Salander, interpretada por Claire Foy, convertida en una superheroína, una justiciera que, al margen de la ley, se encarga de castigar a los maltratadores y violadores de mujeres y vengar la violencia con la que su propio padre humilló y atormentó a sus dos hijas desde pequeñas. Esta guerrera nórdica une sus fuerzas con un periodista que ha perdido el control de su periódico, muy comprometido en la lucha contra el crimen organizado, Mikael Blomkvist, interpretado por Sverrir Gudnason .La defensa de las mujeres, madres, hermanas, novias y esposas, imbricada en una violencia más generalizada, que afecta a todos los sectores sociales, siempre ha estado presente en la saga, pero ahora se torna más explícita y ocupa el primer plano del relato.

Los críticos han reaccionado con mayor frialdad frente a los reboots estadounidenses, (The Girl with de Dragon Tatoo, dirigida por David Fincher en 2011 y protagonizada por Daniel Craig y Rooney Mara, y The Girl with The Spider's Web, dirigida por Fede Álvarez en 2018, que ahora comentamos). Siempre cuesta adaptarse a la incorporación de nuevos actores que rompen la asociación que el  espectador había realizado entre los intérpretes y sus personajes. Cuesta prescindir de la imagen de Naomi Rapace como Elizabeth Salander, o de la de Michael Niqvyst interpretando al sólido y rotundo  Michael Blomkvist. Un chicle demasiado mascado, un mcguffin  patético, critica Javier Ocaña del diario 'El País', chocando frontalmente contra quienes engordar lo que el lama la gallina de los huevos de oro, quizá porque las cuestiones que aborda esta saga constituyen el núcleo del pensamiento transversal del que se nutre la cuarta ola del feminismo, que el mundo se está informatizando a marchas forzadas y todo se resuelve a golpe de teclado o no se resuelve, y que el ladrón profesional y no el robagallinas  goza de una  gran capacidad para adaptarse a las nuevas situaciones, porque el que controla la producción mundial y los recursos universales bien puede pagarse unos cuantos hackers. La incorporación de un niño autista dota de credibilidad a esta historia. Luís Martínez (Diario 'El Mundo') lo llama 'Feminismo para consumir. ( en eso estamos), una posición intelectual que no define como contestación, sino como asimilación, gimnástico Me-Too..., en la que el hombre ha quedado reducido a la condición de florero, según Nando Salvá (Diario 'El Periódico').


Comentarios