Sorry to Bother You. Boots Riley. Ficha técnica, Crítica










SI  ENSEÑAS UN PROBLEMA Y NO SABES CÓMO CONTROLARLO ACABAS ACOSTUMBRÁNDOTE AL PROBLEMA. 


Ficha técnica:


Título original: Sorry to Bother You
País:Estados Unidos
Año: 2018
Duración: 110 minutos

Dirección: Boots Riley
Guión: Boots Riley
Casting:Eyde Belasco, CSA
Dirección de fotografía: Doug Emmett
Score musical:Merril Garbus & Nate Brenner of Tune-Yards;Soundtrack: The Coup
Editor:Terel Gibson
Diseño y producción de efectos especiale:Alec Gillis y Tom Woodruff,Jr.
Coordinador de especialistas: Eric Jacobus, Tony Vella
Dirección artística:Stephen Dudro
Decorador del set: Kelsi Ephraim

Diseño de Vestuario: Deirdra Elizabeth Govan
Jefe de Departamento de Maquillaje: Kirsten Sage Coleman
Jefe de Departamento de peluquería:Antoinette Yoka

Productores: Nina Yang Bongiovi, Forest Whitaker, Charles D. King, George Rush, Jonathan Duffy,Helly Williams.
Productores ejecutivos: MichaelY.Chow, MichaelH.Shen,  Kim Roth, Poppy HanksPhilipp Engelhorn, Caroline Kaplan, Gus Deardoff
Diseño de producción:Jason Hisvarday
Compañías productoras: Annapurna Pictures, Significant Production, MNM Creative, Macro, asociado con Cinereach, The Space Program.Película apoyada por The Sundance InstituteFeature Film Program and Sundance Institute Catalyst



Intérpretes


Lakeith Stanfield: Cassius Green,
Tessa Thompson: Detroit,
Jermaine Fowler: Salvador
Omari Hardwick: Mr.___
Terry Crews: Sergio,
Hate Berlant: Diana DeBauchery,
Michael X.Sommers: Johnny,
Danny  Glober: Langston,
Steven Yeun:Squeeze,
Armie Hammer: Steve Lift,
...


Sinopsis:


Un vendedor telefónico con problemas de autoestima necesita tener más éxito en su trabajo. Cuando por fin descubre una manera de lograr el éxito empresarial sus compañeros activistas lo denuncian por prácticas laborales injustas. Tendrá que decidir si seguir con su método o dejarlo.

Premios


2018: Festival de Sundance: Sección oficial largometrajes a concurso
2018: National Board of Review (NBR): Mejores películas independientes del año
2018: Critics Choice Awards: Nominada a mejor comedia y actor comedia
2018: Premios Independent Spirit: Mejor ópera prima
2018: Asociación de Críticos de Chicago: Nominada a Mejor director novel
2018: Premios Gotham: Nominada a mejor actor (Stanfield) y dirección novel
2018: Sindicato de Directores (DGA): Nominada a mejor nuevo director

Lo que se dice:


La película es de las que gustan en los festivales y a cierta prensa, aunque yo no me atrevería a situarla en los márgenes, a pesar de ser un film claramente de bajo presupuesto, que si bien avanza poco en el análisis de la situación de los trabajadores en el nuevo sistema productivo, no carece de cierta originalidad y sentido del humor llevado al absurdo.


Crítica:


Sorry to Bother You es el típico film que no es vanguardista en las formas, ni lo pretende, y cuyo mayor valor significativo es la provocación. Habla de cosas que ya se han hablado, pero, plantando su pica en Flandes con un actor con carisma (no hace falta que tenga prestigio, ni tan siquiera que sea conocido) se pone al frente de un grupo de gente que no tiene nada que perder y sí mucho que ganar. Su director Boots Riley, (que desempeña un papel en el film: el del tío del protagonista a punto de ser deshauciado de  su hogar, y que, a pesar de su peligrosa situación alquila a Cassius y Detroit un garaje, por el que ni tan siquiera le pagan) en su opera prima, aborda un tema que acucia a grandes grupos de las antiguas masas laborales, que sienten en su propia carne la precariedad, la inseguridad y la ausencia de perspectivas, seguidos de cerca por quienes todavía conservan pequeños privilegios, pero que no pueden competir con miriadas de trabajadores que acuden a sus puestos cada día y que representan para la empresa un coste marginal cero, es decir que no sobran nada, a pesar de que las compañías se esconden tras nuevos sistemas económicos de nombres pomposos, -economía colaborativa -, y se audenominan startups. Una situación que denuncia Jeremy Rifkin, a la vez que no ve una solución alternativa.

Boots Riley opta por contemplar el nuevo mundo 'marciano' que estamos construyendo de forma irónica, relajada, teniendo en cuenta la naturaleza humana. Cassius se encuentra en una mala situación, presionado por un tío que se encuentra en la ruina y una novia que hace las funciones de mujer anuncio y protagoniza performances de contenido político anarquizante, que hoy algunos llaman populistas. En el otro lado ven al joven como el candidato ideal al puesto de esquirol, fascinado por un jefe de buena apariencia e imagen liberal, para el que no existen fronteras, un personaje atractivo para quien cree que el control es el padre de todos los males, hasta que se descubre que es un villano de libro que  esconde planes siniestros para sus empleados, que ni siquiera imaginó Orwell en 1984, y cuya condición levanta una barrera insalvable con los trabajadores que hicieron posible las revoluciones industriales, la primera y la segunda. Entre los créditos finales introduce unas imágenes que es difícil dilucidar si tienen la función de entretener o introducir una segunda parte de la historia.

Si algo caracteriza el film que lleva una venda en la cabeza con la misma mancha de sangre en el mismo sitio) y bizarra, y su objetivo parece más orientado a divertir y entretener que a favorecer la concienciación en torno a la era que se avecina, aunque advierte de algo verdaderamente real  : "Si enseñas un problema y no sabes cómo controlarlo, acabas acostumbrándote al problema". Todos sabemos que por muy dura que sea la situación que se nos presenta, tendemos a desconectar si no tenemos solución para ella.


Páginas visitadas: Imdb, Filmaffinity y Wikipedia

Comentarios