Frankenputa. Vicios Diabólicos. Frank Henenlotter. Ficha técnica y crítica



SI SOLO VES UNA PELÍCULA AL AÑO. ESTA DEBIERA SER 'FRANKENPUTA' (Bill Murray). UN FILM APTO PARA EL QUE GUSTA DE TALADRARSE LOS SESOS.


Ficha técnica, sinopsis, comentario (Pinchad aquí)




Jeffrey es un joven electricista que tiene como hobbie la bioquímica. En una reunión familiar en la que se celebra el cumpleaños de su padre, Jeffrey presencia la muerte de su novia, Elizabeth, despedazada por la cortadora de césped que acababan de regalar al homenajeado. Jeffrey coge alguna de las partes mutiladas, y las lleva a su taller. Su objetivo es devolver a la vida a Elizabeth, recomponiendo su cuerpo y animándolo con la energía eléctrica de una gran tormenta que se producirá en un par de días. Pero para ello necesita encontrar miembros frescos con los que componer un nuevo cuerpo para Elizabeth. Las prostitutas del otro lado de la ciudad serán las candidatas perfectas para conseguir un cuerpo para su chica.


Crítica:

Ya se puede encontrar en el mercado, en formato DVD, este film extraño y corrosivo, que irrumpe como una invasión bárbara en una pequeña ciudad conservadora norteamericana, cuyo skyline de escasa altura, está constituido por pequeñas casitas rodeadas de jardín, donde sus vecinos celebran sus fiestas de todo tipo, el lugar bucólico idóneo para hacer barbacoas proteínicas que van contra la línea de las jovencitas. Tras el trágico accidente, que permite la irrupción de la' realidad' en un ficción incoherente y absurda, unos valores deliberadamente buscados, usando como vehículo de la noticia un pequeño televisor de tubos catódicos, que mete en los hogares a los comunicadores de moda, alterando la aparente tranquilidad de estos lugares en los que se conocen todos y no ignoran algunos vicios de sus vecinos. A través del televisor entra en estos hogares el debate en torno a la prostitución, un buen marco para un relato tan estrafalario.

Guionista, director e historiador de cine, el realizador neoyorkino Frank Henenlotter es conocido por sus películas de exploitation de bajo presupuesto, clasificadas como serie B, groseras, quisquillosas y con aproximación a temas tabú. Entre los temas tratados por el excéntrico cineasta que provocan generalmente más escándalo (o provocaban) se encuentran las drogas, el sexo o el rock'n'roll, sustituidos por fetichismos o taladrados del cerebro, chocantes y poco habituales en las películas del género de terror, una categoría en la que el cineasta no acepta ser incluido. Frank y el dibujante de cómics Joshua Emerick lanzaron la saga Basket Case para Fangoria.

Cuando todo parece discurrir por los cauces normales de un film romántico adolescente, detalles a los que la cámara no parece mostrar demasiada atención, - burda simulación de los michelines de Elizabeth o el 'cerebro' dotado de un ojo central al que estimula Jeffrey en la cocina de su casa sin que nadie muestre el más mínimo asombro - , anuncian que estamos ante una comedia de lo absurdo, el disparate, lo grosero indisimulado y la aberración más absoluta. El joven 'bad doctor' de formación autodidacta, tras la tragedia en la que su amada es descuartizada por una máquina corta-césped, secuestra parte de sus miembros con la intención de  resucitarla mediante el galvanismo, utilizando, como el mítico Frankenstein, la carga eléctrica de una tormenta.

Con estos mimbres Henenlotter construye una metáfora incisiva de un significado diabólico que bordea la cuestión del género: de su novia roba la cabeza que la identifica y algún miembro de carácter fetichista, entre los que se encuentra un pie cuidado y adornado. El resto del cuerpo lo reconstruye con fragmentos de prostitutas, que obtiene de la forma más gamberra y abracadabrente, insólita y a la vez desprovista de toda lógica, con el film de conseguir la mujer perfecta que anida en su imaginación, de la que habrán desaparecido definitivamente los poco estéticos michelines que la alejaban del prototipo ideal de la fémina deslumbrante. El giro final , muy inteligente, reserva una sorpresa al protagonista y a los espectadores, una respuesta adecuada al tema que se plantea. Magnífica secuencia la que representa a la mujer construida con pedazos de fantasía erótica de algunos hombres, en la que lo vulgar y explícito impone a la fémina una imagen de objeto sexual que eclipsa esa otra íntegra e independiente buscada por las féminas actuales, oculta por la ineludible visión de unos exagerados atributos que la definen como un animal cuya función es satisfacer los deseos de los machitos que se cruzan con ella.

Un film curioso, dirigido a un público muy especial, que puede ayudar a los espectadores a entender qué nos quería contar James Franco en 'The Disaster Artis', (2017) cuando hacia una versión disparatada del film dirigido por Tommy Wiseau en 2003, una película mucho más moderada que las que dirige Henenlotter. El film está disponible en la plataforma TIVO durante unas horas.


Comentarios