El Hoyo. Galder Gaztelu-Urrutia. Ficha técnica y Crítica




Usamos el cartel con la finalidad de hacer reconocible el film
para los usuarios. Los derechos de coyright pertenecen a 
sus autores y las compañías productoras y distribuidoras


HAY TRES CLASES DE PERSONAS: LOS DE ARRIBA, LOS DE ABAJO, Y LOS QUE CAEN



Ficha técnica:


Título original: El Hoyo
País: España
Año: 2019
Duración: 94 minutos

Dirección: Galder Gaztelu-Urrutia
Guión: David Desola, Pedro Rivero
Dirección de Fotografía: Jon D.Dominguez
Música: Aránzazu Calleja
Edición: Elena Ruíz, Haritz Zubillaga
Dirección artística: Azegiñe Urigoitia
Decoración del set: Yon Gijón

Diseño de Vestuario:  Azegiñe Urigoitia
Departamento de maquillaje: Amaia Zaballa

Productores: Ángeles Hernández, Carlos Juarez
Productores ejecutivos: Carlos Juárez, Raquel Perea
Diseño de producción: Azegiñe Urigoitia
Compañías productoras: Basque Films en colaboración con Latido en coproducción con Mr Miyagi, Plataforma La Película IAE, RTVE, ETB, con el apoyo de Gobierno de España (Ministerio de Cultura y Deporte), Eusko Jauralitza (Gobierno Vasco), ICO (Instituto de Crédito Oficial)

Intérpretes:


Ivan Massagué: Goreng,
Zorion Equileor: Trimagasi,
Antonia San Juan: Imoguiri,
Emilio Buale: Baharat,
Alexandra Masangkay: Miharu,
Zihara Llana: Mali,
Mario Pardo: Amigo de Baharat,
...

Sinopsis:


El futuro en una distopía. Dos personas por nivel, un número desconocido de niveles y una plataforma de comida para todos ellos. ¿Eres de los que piensan demasiado cuando están arriba ? ¿O de lo que no tienen agallas cuando están abajo? Si lo descubres demasiado tarde, no saldrás vivo del hoyo.


Premios:


  • 2019: Premios Goya: Mejores efectos especiales. 3 nominaciones 
  • 2019: Festival de Toronto: Sección Locura de medianoche: Premio del público 
  • 2019: Sitges Film Festival: Mejor película, Dir. novel, FX y Premio del Público 
  • 2019: Premios Feroz: 6 nominaciones, incluyendo mejor película y director 
  • 2019: Premios Gaudí: Mejores efectos visuales. 3 nominaciones

Lo que se dice:



El film ha sido muy bien recibido por la prensa, un hecho que reflejan las páginas que generalmente consultamos: Filmaffinity, que ofrece una media de 7,0, basada 2.063 votos. y la norteamericana Imdb, que iguala esta puntuación, 7,1, con una participación bastante más baja, en contra de lo que es usual: 1202. Hoy la ha estrenado Netflix

La prensa se ha volcado con la película que ha sido calificada de sabia, triste y reveladora, (...) una propuesta que hace de la obviedad su signo inexpugnable (Luís Martínez, 'Diario 'El Mundo'); buena ciencia-ficción distópica a la española (Eulalia Iglesias, El Confidencial); una película ambiciosa a medio camino entre High Rise (2015), la adaptación de J.G. Ballard,realizada por Ben Wheatley y Cube de Vincenzo Natali (1997); se envuelve en una atmósfera surrealista que le evita caer en el discursismo , que gracias a las generosas dosis de comedia negra y absurdo gore,se mantiene sorprendentemente liviana (Nando Salvá, Diario 'El Periódico')...


Crítica:



Los amantes del cine saludan  la aparición de un cineasta como Galder Gaztelu-Urrutia que  sitúa el género de ciencia-ficción al nivel de directores como Jordan Peele, Bong Joon-ho o Yorgos Lanthimos, no sólo en la forma con que contempla un futuro muy cercano que se ha precipitado en el último mes con la expansión de una pandemia global, el terrible Covid.19, que, a modo de solución final, elimina a los que han dejado de ser productores, viejos jubilados de cuerpos débiles, justo cuando el hombre soñaba con la juventud eterna y el recuerdo de la muerte como una quimera, y se encuentra con la carencia de algo tan sencillo como unas simples mascarillas de tela con las que protegerse del terrible virus, y recluye a los más jóvenes en sus hogares, que probablemente cada vez serán más reducidos, para integrarse en una nueva modalidad de ocupación, el teletrabajo, al servicio de las grandes corporaciones surgidas al calor del desarrollo imparable de las nuevas tecnologías, que amenazan con convertir antiguos films de catástrofes y pandemias en juegos de niños. No falta quien ha querido ver cierta intencionalidad en la fecha del estreno del film para hacerla coincidir con las elecciones, cuando el background que anima la película va mucho más allá. 

El planteamiento ideológico (tanto en lo que se refiere al fondo como a la forma) es el mismo que el de los realizadores citados, -uno norteamericano, otro surcoreano y el tercero griego -, y para construir su relato ha optado por una brillante puesta en escena minimalista: un profundo agujero, un pozo sin fin, dividido en niveles de espacio muy reducido, con una abertura cuadrada en el centro por la que cada día desciende una plataforma con comida, cuyo menú ha decidido un deux ex machina situado por encima de esta especie de construcción gris y vacía, un lugar donde abunda la luz, el lujo y el glamour. El protagonista Goreng ( Ivan Massagué), entra voluntariamente con el objetivo de dejar de fumar, y aparece en el nivel 48. Pronto descubre que comparte este nivel con Trimagasi (Zorion Equileor), un compañero muy peculiar que pondrá sobre el tapete dos formas de enfrentarse al mundo y sus contradicciones: por un lado el digno representante de la banalidad del mal de que hablaba Hannah Arendt, el que forma parte de un engranaje que él no ha creado, que prefiere comer a ser comido, y por otro el que entra en el círculo con un libro, el que nos cuenta la historia de un idealista, 'Don Quijote de la Mancha' de Miguel de Cervantes; un libro frente a un cuchillo, una rosa frente a una espada, símbolos muy antiguos de una cualidad primaria que diferencia a los hombres. El objetivo de Trimagasi será vencer moralmente a Goreng y provocarle para que cargue con él en su conciencia.

Galder Gaztelu-Urrutia organiza su relato en un contexto de lucha de clases, que se materializa con la posición que los individuos ocupan en lo que la funcionaria interpretada por Antonia San Juan denomina Centro Vertical de Autogestión, que pronto descubrirá el espectador que tiene más de 200 niveles, que abarcan toda la diversidad social , ya se base en el color de la piel, la orientación sexual, la avaricia, la solidaridad...Un universo en el que hay movilidad social y se puede ascender o descender arbitrariamente de nivel. Hay algo en común con la película de Bong Joon-ho, que también imagina distintos niveles sociales: el de arriba se mea y se caga en el de abajo (literal), entre otras razones porque nadie caga hacia arriba, lo que convierte en intocables a quienes cada día preparan las suculentas comidas dejando que los hombres y mujeres que se distribuyen  por el hoyo se comporten como alimañas.

El Hoyo es un relato duro y pesimista, que obliga al espectador a concentrarse en lo que se cuenta nada fácil de mirar, pero muy efectivo en su denuncia. Sus protagonistas deberán luchar por el futuro de la humanidad, conscientes de que no pueden cambiar su propia existencia. Saludamos con satisfacción el nacimiento de un cineasta que tiene difícil superar su opera prima. Es el cine que estábamos necesitando en este país, que se sitúa en el margen por su carácter nada complaciente con nada ni con nadie. Un film que no es para todos los públicos, con un lenguaje valiente que lo puede colocar al nivel de los cineastas que he citado y que han logrado ser respetados por un público cada vez más amplio, en el que la pérdida de la esperanza empuja al cinismo más profundo. Bong Joon-ho ha conseguido cuatro premios Oscar, precisamente aquellos que definen al mejor director y la mejor película del año. Esperamos que Gaztelu-Urrutia tenga la misma fortuna.

Comentarios