La candidata perfecta. Haifaa Al-Mansour. Ficha técnica y crítica.



A MEDIO CAMINO ENTRE LAS MUJERES OCCIDENTALES Y LAS SOMETIDAS DE LOS PAÍSES DEL SUR, A LOS QUE CANTABA BENEDETTI.


Ficha técnica:


Título original: The Perfect Candidate
País: Arabia Saudí
Año: 2019
Duración: 101 minutos

Dirección: Haifaa Al-Mansour (La bicicleta verde, 2012; Mary Shelley, 2017
Guión: Haifaa Al-Mansour, Brad Niemann
Dirección de Fotografía: Patrick Orth
Música: Volker Bertelmann
Edición: Andreas Wodraschke
Dirección artística: Abdurahman Abu Al Faraj
Decoración del set: Marie- Catherine Theiler

Diseño de Vestuario: Heike Fademrecht
Jefe de departamento de maquillaje:  Grete Pfleger
Peluquería: Lamiya Abdul Lameque

Productores: Haifaa Al-Mansour, Gerhard Meixner, Brad Niemann, Roman Paul
Productores ejecutivos: Fahad Alsuayan, Christian Granderath, Rena Ronson
Compañías productoras: Razor Film Produktion GmbH, Norddeutscher Rundfunk


Intérpretes:


Mila Al Zahrani: Maryan,
Nora Al Awadh: Sara, 
Dae Al Hilali: Selma,
Khalid Abdulraheem: Abdulaziz,
Shafi Alharty: Mohammed,
Tareq Al Khaldi: Omar,
Khadeeja Mua'th: Khadeeja 


Sinopsis:



Una mujer se ve obligada a dar marcha atrás en un aeropuerto por culpa de su tutor masculino, cuyos papeles no están en regla. Motivada por este hecho, decide iniciar una campaña para pelear contra las normas machistas que imperan en Arabia Saudí en relación con el comportamiento social que discrimina a las mujeres, y a la influencia de la familia en decisiones importantes y que debieran ser unipersonales.


Lo que se dice:



El film ha complacido a la prensa y al público, ya que, sin ser una gran película, y a pesar de tener como protagonista a una mujer que lucha por la igualdad, tiene características de una feel good movie es amable y agradable como veremos después y la denuncia que representa es aceptable incluso para los hombres de Arabia Saudi. La página española Filmaffinity ofrece una nota media de 6,0 puntos, basada en muy pocos votos, 70. La norteamericana Imdb prácticamente otorga a la película la misma nota, 6,1 basada en una cifra de usuarios que, si bien es modesta, es un poco más elevada que la española: 334.

Los críticos se sienten satisfechos porque consideran la película sencilla y didáctica (Javier Ocaña, Diario 'El País'); reduce la intensidad de los dramas de la mujer en la intolerante sociedad árabe (Oti Rodríguez Marchante, Diario 'ABC'); peca de simplista, pero avanza liviana, afable y optimista (Nando Salvá, Diario 'El Periódico'); la cineasta muestra parte de lo que ocurre en su país (Irene Crespo. Cinemanía)...


Crítica:


Han pasado tan solo siete días desde el día en que las Naciones Unidas introdujeron en su calendario una jornada para dar protagonismo y destacar la lucha de la mujer por acabar con la desigualdad entre sexos en contra de las féminas, que históricamente ha ido imponiendo la sociedad patriarcal, e incluso alguna organización en parte o totalmente dirigida por mujeres, -escasas sociedades matriarcales -, que mantienen los mismos planteamientos ( Azali, Kwabena Gyansha, 2018), cuando la declaración de la OMSde la pandemia de un virus incontrolable que amenaza al mundo  nos ha hecho olvidarnos de estos tiempos mejores de los que disfrutábamos tan solo hace una semana. Entonces los cines y las plataformas de streaming ofrecían un número estimable de películas que abarcaban la situación de la mujer desde diferentes prismas. Ahora las mujeres están estigmatizadas por haber acudido a las concentraciones, que reunían diferentes sensibilidades y posiciones ideológicas, unas académicas, otras quasiadolescentes, -clásicas y posmodernas líquidas para diferentes expertos -, y, como en tiempos muy antiguos aparecen como las culpables de que los ciudadanos enfermen.

Haifaa Al-Mansour nos cuenta la historia de una joven de clase media, médico de profesión, hija de un músico saudí cuyo nivel de vida y libertad individual no es muy diferente a la de las occidentales, con restricciones personales desconocidas por las mujeres europeas y norteamericanas, ellas deben llevar el Niqab, en este caso, dentro de la consulta,y tienen dificultades para que los hombres más viejos y pegados a la tradición se dejen tratar por ellas, prefiriendo que se ocupen de sus dolencias los enfermeros sin la formación necesaria, pero se puede presentar a la elecciones municipales de su ciudad (hasta agosto de 2019 debían pedir permiso al marido para viajar; en este caso al padre que es muy tolerante).

Los hombres saudíes respetan las tradiciones no sólo en lo que se refiere a cómo deben vestir las mujeres, especialmente en lo referente a los velos que cubren su cabeza, sino que ellos llevan también largas túnicas medievales y se cubren a cabeza con el aonve (pañuelo de cuadros y turbante negro). Su actitud en el film no es agresiva y, aunque Maryan no consigue ser alcaldesa, porque los hombres manipulan los datos, llevan a cabo sus proyectos sin molestarla demasiado. Tras esta odisea, en la que la chica hace campaña interponiendo entre ella y unos votantes exclusivamente masculino u canal inusual en las sociedades libres y modernas, el televisor, la mujer se quita el restrictivo Niqab en su lugar de trabajo y lo sustituye por un pañuelo que deja ver su cara. Haifaa Al-Mansour nos cuenta cómo se está realizando la transformación de las costumbres de Arabia Saudí.

Cerrados los cines esdifícil seguir el rastro del film.


Comentarios