Curon. Serie TV (Netflix). Crítica.





EN MEMORIA DE TODAS LAS VÍCTIMAS DE LA PANDEMIA DE COVID-19




Ficha técnica, sinopsis, breve comentario (Pinchad aquí)



En el breve comentario que hice en el post en el que introduje la ficha técnica, hacía una breve introducción a este relato, cuyo subtexto, en el que se basa o fundamenta una historia en la que el protagonista es el doppelgänger, nuestro alter ego perverso, el lobo malo (Homo homini lupus est, decían los latinos) de que habla la madre de Micki Asper, profesora del Instituto al que acuden los jóvenes protagonistas de este cuento perverso y lleno de terribles metáforas,  refiriéndose a la fiera que todos llevamos dentro y que se opone a nuestra otra alma empática, solidaria, productora y cuidadora de su grey.  Esta narración, dividida en siete capítulos, aborda las guerras que nunca se acaban, las que denuncian cineastas como Amenábar, Spike Lee o este grupo de guionistas y realizadores italianos que se enfrentan a un viejo monstruo que se despierta cada vez que hay dificultades, extendiendo la hipocresía, la locura y la maldad por los territorios, físicos o inaprensibles, más vulnerables y sensibles a su capacidad de malear. Sus autores han optado por el thriller sobrenatural, aunque se abren a múltiples temáticas, susceptibles de generar incomprensión  y tensiones entre los protagonistas, el grupo de adolescentes y la pequeña colectividad.

En el fondo de un profundo lago de aguas tranquilas donde descansa un pueblo sumergido por las decisiones políticas de las autoridades del momento, los Raina, de origen italiano, se esconden, sumergidos todos los agravios y ofensas, yen los túneles que horadan sus montañas, existen testimonios de crímenes no desvelados que se atribuyen a nazis que asesinaron a italianos, o italianos que mataron a nazis cuando intentaban llegar a la localidad, o atribuibles a cualquier otra causa que se ignora, razones ocultas en las paredes de estos búnkeres laberínticos, en algunos de los cuales celebran los estudiantes sus fiestas; odios que exigen revancha. En el fondo, y luchando por emerger, subyace un sentimiento feroz que funciona como el peor de los agentes del odio, el sentimiento excluyente de pertenencia a una nación determinada (Austria e Italia), una inquina y una malquerencia que, como dice Spike Lee en Da 5 Bloods, no desaparece nunca, sólo se amortigua, y permanece congelado hasta que cualquier circunstancia hace revivir estos rencores nefastos. No es extraño que la serie se haya dedicado a las víctimas de la pandemia que nos amenaza como una espada de Damocles, y que, en lugar de apaciguar los ánimos ha despertados hasta las más pequeñas ambiciones y ha desatado una locura que se contagia y viaja más rápido que el virus; un mal que hace más daño que la propia infección y que provoca un insoportable dolor de cabeza en las dos jóvenes protagonistas, una italiana y la otra austriaca. 

Esta historia se desarrolla en 7 capítulos de 45 minutos, de forma inteligente, atractiva y bien construida, evitando la equidistancia intelectual, contada con bellas imágenes y con un dominio de los tiempos cinematográficos que, si bien  te atrapa desde el primer momento, no decae en ningún momento y consigue que sigas al narrador hasta el final con una tensión in crescendo. Todos nos sentimos concernidos por una realidad contra la que se han estrellado todos los que han querido combatirla desde planteamientos universales, -especialmente los que parten de  posiciones en las que se ha pretendido imponer la solidaridad frente al egoísmo individual -,  y que enfrenta tanto a familias, como a comunidades autónomas  o landers, y también a naciones poderosas, que han desangrado pueblos enteros  en dos guerras europeas, a las que se llamó mundiales, que costaron millones de muertos durante la primera mitad del siglo XX. Curon pone su foco en una de las múltiples historias que se derivaron de estas guerras y, si bien el mal está más extendido de lo que parece, anuncia el surgimiento de un líder perverso que espera paciente y, en segundo plano, la ocasión para exhibir su guadaña.

Muy aconsejable por el interés que subyace y porque, a la vez, logra entretener.

Comentarios