Love Alarm. Lee Na-yeong. Ficha técnica y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras/distribuidoras

Su uso se limita a favorecer el reconocimiento del film


LAS STARTUPS Y SUS PRODUCTOS, LAS APPS, UN MODO DE HACER DE LOS MÁS JÓVENES.


Ficha técnica:


Título original:  Joahamyeon ullineun (Serie TV)
País: Corea del Sur
Año:2019
Episodios: 8; duración: 41-45 minutos
Género: drama coreano, romance




Guion: Chon Kye-young, Lee Ah-yeong, Seo Bora, basado en 'Love Alarm' de Yong Kye- young
Casting: Mami Okada
Dirección de Fotografía:
Productor efectos visuales: Jinhee Kim; supervisor: Alvin Yun Seung-Min 

Compañía productora: Hidden Sequence, Studio Dragon, Netflix;  y distribuidora: Netflix


Intérpretes:


Kim So-Hyun: Jim Jojo,
Song Kang: Oh Hwang Sun,
Juan Ga-ram: Lee Hye-yeong.
Go Min-si: Park Gul-mi,
Park Seong-yeon: tía de Jojo
Song Seon-mi: Jeong,
Shim Yi-yeong: Madre de Hye Yeong,
Ji Hye-ran: Kim Jang-go,
Yoon Na-moo: Kim Min-jae,


Sinopsis:


Una nueva app, Love Alarma, realizada por un joven desconocido desarrollador, avisa a quienes se la han descargado en sus móviles si en un radio de 10 metros a su alrededor hay alguien que los o las quiere o lles gusta. Kim Jojo, la protagonista, encuentra de este modo su primer amor y los primeros retos vitales de una vida amorosa que comienza en la adolescencia.


Lo que se dice:



Si bien en países como el nuestro se observa cierta prevención hacia todo lo que viene de los países emergentes, siempre que no milite en el cine de los márgenes y ofrezca un panorama gris y distópico, los espectadores se sienten a gusto con este cine que procede de un oriente que progresa adecuadamente, un perfecto desconocido en estas latitudes. Como consecuencia, la nota que ofrece Filmaffinity (la prensa no ha mostrado ningún interés por la serie) es de 5,8, basada en el voto de tan solo 150 lectores. Por el contrario, en Estados Unidos, acostumbrados al látigo de etiquetas como blockbhuster o mainstream con el que se etiquetan sus productos, la página Imdb eleva esta media a 7,4, obtenida de la valoración de más de dos mil usuarios, una participación notable para una miniserie de 8 capítulos de 45 minutos de duración.

Crítica:


Sin incidir en el hecho de que el cine coreano goza de magníficos sotrytellers que logran involucrarte en sus historias, con frecuencia de una gran sencillez pero muy bien contadas, de nuevo nos enfrentamos a un universo en gran parte desconocido por las masas de muchos países desarrollados de Occidente. Los jóvenes que se forman en escuelas de negocios están aprendiendo a satisfacer sus propias necesidades de todo  tipo (afectivas, de movilidad, de compra on line...) a través de aplicaciones que generan en sus pequeñas startups, cuyos miembros han recibido una formación tecnológica acorde con la nueva era en la que ya hemos entrado.

La serie, sin abandonar recursos cinematográficos artísticos, como la forma en la que revela la persona que se esconde tras el desarrollador de 'Love Alarm' con un simple plano de detalle, sin mostrar nunca su rostro, lo que evidencia que los realizadores coreanos no sólo admiran a William Shakespeare, al que toman como referente a la más mínima ocasión, sino al cine de Hollywood y a los tecnólogos de Silicon Valley (incluso hoy, cuando muchos dan por muerto este enclave en nuestra parte del mundo), nos mete de hoz y coz en algo muy pragmático: la sociedad actual, y ya veremos la pospandémica, tiene serias dificultades para establecer relaciones afectivas entre hombres y mujeres que buscan compañía, y precisamente para llenar ese hueco surge Love Alarm, una forma de establecer un primer contacto que muestra cómo ha cambiado el mundo desde que en 1985 Adrian Lyne realizara 'Nueve semanas y media', cuya pareja protagonista debía recurrir a empresas que favorecían los contactos sentimentales, a las que acudían, no por falta de atractivo, sino de tiempo.

Pero el film no es una apología de la juventud sin más. Estas apps tienen un gran escollo: te informan de que alguien cercano siente atracción por tí, pero no de la orientación sexual del individuo que informa, sino tampoco de la del informado. El resultado es acorde con la complejidad de la vida: no todos los que están escondidos dentro de un armario quieren que les hagan outing en contra de su voluntad, y pueden reaccionar violentamente, si bien, al fin, acaban cayendo en su propia trampa, como todos los demás, sean heterosexuales u homosexuales; el ser humano tiene derecho a su intimidad y su privacidad y a que lo respeten los demás, un privilegio de que le pueden privar estas plataformas.

Pero el film no sólo denuncia esta posibilidad, sino que muestra a unos protagonistas que echan de menos el acercamiento real, aunque inseguro, de los amantes y el que estos revelen sus sentimientos, si bien finalmente, el temor al fracaso acabe dando una segunda oportunidad a la app, que ahora informará también de las posibilidades de progresar en una relación sentimental de quienes buscan el amor, en función de las dudas que plantean. De este modo, el protagonismo no es tanto de los personajes que se mueven en el primer plano, dos de ellos seres solitarios por motivos bien diferentes, sino de esa app que te promete que te facilitará el camino para encontrar pareja. Un hecho no tan sorprendente para muchos jóvenes de la actualidad, que recurren a plataformas como Tinder, Badoo, Meetic, Grinder o Caoba, totalmente ignoradas por la población de más edad, que no buscan sólo relaciones sentimentales, sino afecto de todo tipo. Los protagonistas, en el cine y en la realidad, son muy jóvenes, porque es sorprendente la cantidad de gente que desprecia las nuevas tecnologías y no son tan viejos, aunque el nuevo modo de producción haya venido para quedarse.

Esto pasa en todo el mundo, pero no todo el mundo lo cuenta. ¿Por qué?.


Comentarios