Kingdom. Kim Seong-hoon y Park In-ye. Ficha técnica y crítica.

 



El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras

Se utilizan para la identificación del film


EL SACRIFICIO DE LA VERDAD EN PRO DEL BIENESTAR Y LA PAZ DE LOS PUEBLOS


Ficha técnica:


Título original: Kingdom (serie TV)
País: Corea del Sur; co-producción Corea del Sur/Estados Unidos
Año: 2019
Temporadas: 2; episodios: 6 cada una de ellas; duración: 50 minutos
Género: terror, historia, pandemias...

Dirección:  Kim Seong-hoon y Park In-ye
Guion: Kim Eun.hee, , basado en un cómic propio y de Yang-Kyun II
Casting: Stephanie Sheh
Dirección de Fotografía: Kim Tae-sung
Música: Orquesta Filarmónica de Praga; director musical: Mok Young-jin

Productor: Lee Sung-joon
Productor ejecutivo: Lee Sang-baek
Compañías productoras: Astory; distribución: Netflix


Intérpretes:


Ju Ji-hoon: Príncipe Lee Chang,
Bae Donna: Seo Bi,
Kim Sungkyu: Joven Shin,
Kim Hye-junReina Cho,
Jeon Seok-ho: Cho Beom Pal,
Ryu Seung-ryong: Cho Hak-joo,
Kim Sang-ho: Moo Yung,
Heo Yoon-ho: hn Hyun,
...

Sinopsis:


La serie está ambientada en Joseon, en un momento en el que el rey enferma y circula el rumor de que ha muerto, y el Clan Haewon Cho, al que pertenece su joven esposa, hija del Consejero de Estado Cho Hak Joo, embarazada por el monarca comienza a señalar al príncipe heredero, hijo ilegítimo del monarca, como traidor. Lee Chang intenta averiguar qué le pasa a su padre y va con su guardia personal, Moo Young, a Dongnae, buscando al médico Lee Seung Hui, que lo trató durante el último periodo. Encuentra un pueblo diezmado por una plaga que arrasa varias provincias; cuando llega el invierno las hordas de muertos vivientes deambulan libremente, a causa del cambio de de temperatura...


Lo que se dice:


La serie ha sido muy bien valorada por la prensa y el público, un hecho que tiene reflejo en páginas como la española Filmaffinity, que le otorga una nota media de 7,2, basada en una participación de 4,395 lectores, y las norteamericanas Imdb, que eleva esta media a 8,4, según las valoraciones de 30,912 usuarios, y Rotten Tomatoes que ofrece un índice de aceptación del 96% tanto para la prensa como para el público.

El problema de la crítica profesional es que debe adelantarse y, cuando cometan series, suelen hacerlo habiendo visto un episodio o una temporada, lo que produce equívocos como el de Álvaro P.Ruíz de Elvira (Diario El País) que habla de finales abiertos porque reconoce explícitamente que sólo ha visto la primera parte; otros han visto más, como Ángel S.Harguindey, del mismo periódico, que afirma que la serie trasciende la película típica de infectados...El resto se limita a aconsejarla a los fans, aunque yo creo que es magnífica para cualquier tipo de público. 


Crítica:



Es un hecho indiscutible que el cine coreano, sea cual sea el género que aborde, fascina a la crítica y al público. Su discurso no es ni adanista (la historia de este pueblo no empezó ayer, ni la occidentalización de oriente tampoco, para disgusto de los que se posicionan como puristas en una y otra orilla de la línea divisoria entre dos mundos, uno que emerge y otro que decae), pero tampoco recurre a la Historia de Joseon de manera simplista, sino que exige un esfuerzo por parte del espectador para entender la trama y subtramas que genera la narración. También añade algo al diseño ficticio del zombi, que no tiene su origen en un hechizo vudú para revivir a los muertos (¿o si?), sino que parece referirse al  cuarto grupo de que habla Max Brooks en su libro 'Zombi. Guía de  supervivencia': "aquellos hombres, mujeres y niños que se mueven y actúan con aturdimiento, como un zombi", haciendo una distinción en su transformación de vivo a no muerto, que depende de la circunstancia, accidental o criminal, en que un ser humano se contagia: cuando es devuelto a la vida, por intereses espurios, con la planta revivisciente, una vez ha muerto, o cuando fallece después de comer carne humana a causa del hambre; quienes han sido mordidos por estos monstruos mueren como seres humanos; son las auténticas víctimas No puede ser más explícito.

El background del film es el de la transición de la tiranía del Ancien Régime, arraigado en todo el mundo durante la Edad Media, al despotismo ilustrado de los príncipes, cuyo lema era 'Todo para el pueblo pero sin el pueblo', que ha sido tratado con más precisión en Rokkie Historian Goo Hae-Ryung (La historiadora novata Goo Hae-ryung) de Han Hyun-hee y Kang It-soo, en las que el príncipe heredero es marginado por los clanes más poderosos. Al personaje que crean Kim Seon-hoon y Park In-ye en Kingdom se le podría aplicar la apología que Theodor Mommsen hace en su Historia de Julio César: La monarquía de Julio César no era el despotismo oriental por al gracia de Dios, sino la monarquía que Cayo Graco había querido instaurar, la misma que fundaron Pericles y Cronwell: la propia nación representada por su supremo e ilimitado mandatario. En este sentido las ideas que inspiraban la obra de César no eran. realmente, nuevas, pero fue él quien les dio realización. que es siempre y en último término lo que decide, y a él corresponde el mérito de la grandeza de su ejecución, la cual habría sorprendido incluso al hombre genial que concibiera la idea, si hubiera podido presenciarla, como llenó, llena y llenará por siempre de la más profunda emoción y admiración a quien la contempló en la realidad viva o la contempla hoy o haya de contemplarla mañana reflejada en el espejo de la historia, cualesquiera que sean la época histórica a que pertenezca o las ideas políticas que profese  en la medida de su capacidad de comprensión para la grandeza histórica y humana." (El mundo de los Césares. Theodor Mommsen. Fondo de Cultura Económica. 2004, páginas 22-23).

Lee Chang, el protagonista, no quiere seguir la estela de su padre (no se informa al espectador acerca de si su madre era noble o plebeya, tan solo que fue concebido fuera del matrimonio, y como consecuencia es ilegítimo); le producen asco y rechazo los procedimientos del clan dominante, que usa al pueblo, pero también al propio rey, en su beneficio, al que pertenece la joven esposa de su padre, que busca un hijo varón para descabalgarlo del poder. Desde que se dan los primeros síntomas de una pandemia (la serie fue hecha en 2019, aunque los coreanos están acostumbrados a no solo preocuparse, sino ocuparse de cada epidemia que salta a las primeras páginas de los periódicos) se posiciona junto a un pueblo que pasa hambre, que come insectos y desconoce el sabor de la carne. Participa con su guardia y junto a un héroe plebeyo, un cazador de tigres que conoce como nadie el manejo de un arcabuz, en la lucha contra las oleadas de los metafóricos muertos vivientes, hasta el extremo de que ambos bandos, el de los no muertos, que resucitan, en principio, cuando se pone el sol, son indistinguibles en las imágenes de lucha, ya que la sangre que impregna la ropa de unos y otros los convierte en una masa informe. Él no es un 'primus inter pares', sino uno más entre hombres iguales, con independencia de su condición. Al diseño de este personaje carismático y amable, interpretado por un sublime y engrandecido Ju Hi-hun (Hyena, Jang Tae-yoo) le corresponde un final coherente con el mito, del hombre shakesperiano que sacrifica la verdad y la justicia, tal y como la entiende el hombre de la calle, muchas veces contradictorio entre lo que quiere y el miedo interno a que su deseo se cumpla, con el objetivo de cerrar para siempre, o al menos durante un largo tiempo, un conflicto que desangre a la sociedad. Con su decisión se convierte en un héroe digno de las tragedias clásicas.

Pero no solo el fondo es merecedor del aplauso general por la clarividencia del análisis social, económico e histórico del origen del pensamiento democrático y revolucionario  de Corea en el siglo XVIII (hubo contactos entre eruditos coreanos y revolucionarios franceses, que se contemplan en La historiadora novata), sino que en su forma avanza en el diseño del zombi y en las causas de la pérdida de su condición humana, que se adecuaría a las dos primeras categorías de que habla Max Brooks en su libro: la de un cadáver viviente que se alimenta de carne humana y la de quien ha sido devuelto a la vida mediante la administración de una planta revivisciente, que crece en un Valle llamado helado. No  es exactamente un reanimado mediante prácticas vudú, pero si con aquellas yerbas salvajes cuya ubicación conocen los mejor documentados sobre las propiedades de las plantas, conocimiento que usan generalmente para sanar a los enfermos, como los druidas celtas, pero que en este caso se utiliza con fines espurios por quienes quieren hacerse con el poder con malas artes, y sacrifican a una generación de súbditos para reafirmarse en el poder.

Muy interesante y recomendable. Disponible en Netflix.

Comentarios