Argon. Lee Yoon-jung. Valoración crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a su autor

y/o las compañías productoras y distribuidoras

Se utiliza para favorecer la identificación del film


LEE YEON-HWA A KIM BAEK-JIN: ¿POR QUÉ SE HIZO REPORTERO? ; BAEK-JIN RESPONDE: "QUERÍA CAMBIAR EL MUNDO. ¿Y USTED ?". YEON-HWA: "¿POR USTED?".


Ficha de identificación: equipo técnico.artístico y elenco artístico; sinopsis; lo que se dice.


VALORACIÓN CRÍTICA:


Cuando hace unos días confeccioné la ficha técnica, adelantaba criterios muy generales sobre lo que los occidentales entendemos por libertad de prensa: "Lee Yoon-jung señala con su índice acusador la indiferencia, inacción e irresponsabilidad de los  empresarios corruptos que intercambian favores, sobornan y compran a  políticos y periodistas, encargados de esconder la basura bajo las alfombres y pendientes exclusivamente de los records de audiencia, llenando sus espacios de investigación de expertos de toda ralea y condición, encargados de dar solidez a unos cimientos sobre los que descansan sus inmensas ganancias. Frente a ellos el carismático, honesto y rebelde Kim Baek-jin, que no está dispuesto a venderse a ningún precio, un viudo que intenta gestionar lo mejor posible su familia y su trabajo, cuya actitud recaerá negativamente en los miembros más vulnerables de su equipo. Su mayor enemigo, el villano de este relato, es un hombre corrupto, el director de la sección que ejerce un periodismo espurio, consciente de que al público no le interesan las causas que dan lugar a una noticia, por grave que esta sea, sino los detalles; desprecia la práctica del presentador de Argon de evitar inducir a la gente comprobando los hechos, defendiendo su pequeño reino en la cadena televisiva, consciente de que su jefe es un trepa que protege los chanchullos de sus superiores dentro y fuera del medio.

Muchas veces argumentamos por medio de ejemplos una idea difícil de materializar y que cada pueblo interpreta de acuerdo con su capacidad, su idiosincrasia y su sensibilidad para llegar más o menos lejos en el análisis introspectivo de su sociedad. ¿Qué es la libertad de expresión? George Clooney recurre en 'Buenas noches y buena suerte' a una circunstancia histórica, una entrevista de un periodista, Edward R.Murrow,  al senador de Wisconsin Joseph McCarthy, en un contexto de 'caza de brujas', en el seno de la CBS, un film que en Norteamérica ha sido valorado tan solo con medio punto por encima del coreano. ¿Cómo deben ser las noticias? se pregunta Baek-jin en una arenga a su equipo: "Hechos y no audiencias; libertad de prensa sin concesiones al poder. Así deben ser las noticias". Cualquiera de nosotros sabe de qué está hablando, porque todos entramos en contacto casi a diario con  televisiones o las emisoras de radio, y sabemos que viven pendientes de los rankings de audiencia, sometiendose a ellos incondicionalmente. Lee Yoon-jung crea una atmósfera adecuada a su discurso con imágenes de cinéma vérité´, apoyadas en un magnífico guion cinematográfico y ubicadas en un universo en el que pululan equipos de periodistas con trabajos precarios, huelguistas despedidos y recién incorporados para sustituirlos, entre ellos el hijo de un ministro, que hace un reportaje sobre los indigentes del metro a los que considera sus vecinos, y una joven Lee Yeonhowa, a la que por la forma de incorporarse al grupo llaman mercenaria, ya que ha aceptado el empleo del que han sido desplazados los rebeldes, sencillamente porque quiere trabajar como reportera.

La conclusión a la que llega el film, tras una serie de contratiempos y obstáculos con que tropiezan el periodista-estrella y su equipo  la formula el propio Baek-jin: "La fiscalía, el gobierno y la prensa son salvaguardias sociales que están rotas. La realidad no habla por sí misma, lo debe hacer a través de los bolígrafos y las bocas de la gente y ese es nuestro trabajo (que tengan una información veraz basada en hechos). Si encubrimos un reportaje porque nos afecta, seremos parte de un sistema roto para siempre." Un final espectacular en el que el protagonista encuentra la vía de alejarse del sistema que todos reconocemos, y al que le ayuda a llegar su hija adolescente al advertirle que nadie es querido por todos y que siempre hay muchos dispuestos a hablar mal de nosotros a nuestras espaldas. El precio que se paga por quedar bien 'con todos' es muy alto. Un pequeño discurso antecede al cierre brillante de esta historia, y, aunque es verdad que se apoya en palabras para introducir matices importantes allá donde no llegan las imágenes, más que de un carácter moralizante se podría hablar de un didactismo necesario cuando se quiere vender una idea tan compleja.

Como es habitual en el cine coreano los personajes están bien escritos y desarrollados e interpretados por unos actores que, con independencia de su edad, representan sus papeles con mucha dignidad. El protagonista Kim Ju-hyunk falleció unos meses después de realizar esta película, en octubre de 2017, víctima de un accidente de tráfico; su último papel es verdaderamente importante.



Comentarios