El timador de Tinder. Felicity Morris. Ficha de Identificación y crítica.

 


LAS REDES SOCIALES SON EL NUEVO MAR EN EL QUE NAVEGAN LOS PIRATAS CON PATENTE DE CORSO Y HACEN SU ACUMULACIÓN PRE-ERA TECNOLÓGICA A COSTA DE LAS MUJERES.


Ficha de identificación:


Título original: The Tinder Swindler
País: Reino Unido
Año: 2022
Duración: 114 minutos

Guion y Dirección: Felicity Morris
Dirección de Fotografía: Edgar Dubrovskly
Música: Jessica Jones
Editor: Julian Hart

Productor: Bernadette Higgins; productor en línea
Productores ejecutivos: Jeff Gaspin, Eric Levy, Stuart Forf, Lourdes Diaz 
Compañías productoras: Raw Television, AGC Studios asociada a VG, Gaspin Media; distribuye Netflix



Intervinientes:


Cecile Fjellhoy

Documental


Sinopsis:


Un estafador se hacía pasar por magnate y seducía a mujeres en Internet para estafarles millones de dólares. Ahora sus víctimas planean vengarse.


Lo que se dice:


El documental ha sido muy bien valorado por la prensa y el público, que empieza a visualizar una forma de violencia de género, que se ejerce sobre las mujeres, pero también sobre muchos hombres, ya que las redes sociales permiten la suplantación de personalidades múltiples por un mismo sujeto, sea hombre, mujer o incluso niño y atenta contra el derecho a la privacidad de la víctima que, si quiere acabar con su acoso debe mostrar al público su intimidad más delicada, la que supone un striptease de sus sentimientos, el prestigio y la autoestima. Estamos en los prolegómenos de una nueva era, la tecnológica y son, precisamente, las mujeres que han levantado cabeza, las que se han integrado en la nueva era, las que están siendo derrotadas por un enemigo atento que escudriña sus hábitos, su formación y sus movimientos aparentemente insignificantes.

La página Filmaffinity publica una nota media de 6,4, basada en el voto de 502 lectores, una media que Imdb eleva a 7,4, basada en una participación mucho más amplia, 6,100 usuarios. Los críticos dan argumentos que califican el documental de alucinante que deja furioso, curioso y afligido a partes iguales (Jade Budoowsky, Decider); documental cautivador y fascinante (Greg Wheeler, The Review Geek); un documental que demuestra lo fácil que es falsear identidades (Romey Norton, Ready Steady Cut)...


Crítica del blog:

Hay un film verdaderamente importante, Caballero sin espada de Frank Capra, realizado en 1939 y protagonizado por James Stewart, cuyo background es un tema de valor universal, que convendría tallarlo en piedra para que fuera un recordatorio presente del que tomara buena nota la humanidad. Son muchos los que se presentan como defensores incondicionales de múltiples causas, pero que, a la hora de la verdad, de focalizar un caso concreto de aquello que defienden a muerte, actúan como los detractores de Jedderson Smith, el joven senador  norteamericano elegido con el propósito de crear campamentos para jóvenes, un pobre diablo, perro de paja de intereses espurios de su partido. El problema surge cuando pone el dedo en el mapa, y dice : "El lugar idóneo es este", cuando pasa de la defensa de ideales a la materialización y concreción de los mismos. Y la lucha va a ser feroz.

Cecilie Fjellhoy, Pernilla Sjöholm y Aylee Charlotte, van a descubrir enseguida que tan pronto pongan sobre la mesa las pruebas que incriminan al depredador sexual, que vive a costa de las mujeres, y exhiban su intimidad para frenar este tipo de delincuencia, van a dejar de ser las víctimas para ser atacadas por quienes dicen defenderlas. Hoy son muchas las mujeres, también hombres, que acuden a estas plataformas para relacionarse con otras personas, unos y otros de cualquier edad, incluso está de moda entre las más jóvenes, y el documental demuestra el riesgo en que se hallan cuando hacen un match en estas plataformas, es decir, cuando deslizan un dedo a la derecha dos personas para darse un like. Hay, pues, cierta conformidad entre ambos participantes en esta operación. Pero hay otros enlaces, que se producen en los chats de las páginas de mensajería instantánea, encriptada, en los que se el depredador o depredadora utiliza las mismas tácticas de seducción, enamoramiento y chantaje, más oscuras, en las que la víctima ha sido seleccionada previamente por su verdugo, estudiada y enrolada por quien sabe mucho más de ella de lo  que ésta supone cuando acepta una solicitud de amistad e inicia una relación con alguien al que solo ha visto en fotos de archivo, y al que ni siquiera ha buscado.

De este modo, el documental es tan solo la primera piedra de una enorme estafa que se está levantando en la era tecnológica para aislar a hombres y mujeres que están integrados y dominan los nuevos medios, que no hay policía nacional o internacional que separa detener. Ayer el depredador todavía tenía activos varios perfiles en Instagram, a pesar de la difusión del documental de Netlix.






Comentarios