Anomalías. Roh Deok. ficha de identificación y crítica.

 


El copyright de las imágenes pertenece a sus autores

y/o las compañías productoras y distribuidoras


DE LA CARNE AL CIELO


Ficha de identificación:

Título original: Geullichi
País: Corea del Sur
Año: 2002
Temporada 1; episodios 10; duración 60 minutos
Género: Ciencia-Ficción

Dirección: Roh Deok
Guion: Jin Han-sae
Casting: Dorit Simone
Dirección de Fotografía: 
Música: Dalpalan

Productor: Jin Hae-saek
Productor efectos visuales: Kim Jin-hee
Compañías productoras: Netflix, Studio 329; distribuidora: Netflix


Reparto:

Jeon Yeo-bin: Hong Ji-hyo
Im Jin-ah: Heo Bora
Lee Dong-hwi: Lee Si-kook
Kesisuke Hoashi: Director Kim
Cecilia Kim: Hong Ji-hyo
Lorna Duyn: Madre de Ji-hyo
Harrison Xu: Mr. Park
William Phelps: Male Believer
Soomin Chun: Miju



SINOPSIS:


Una chica se alía con una fanática de los OVNIS para investigar la repentina desaparición de su novio y acaba descubriendo una disparatada conspiración.


LO QUE SE DICE:


El film ha sido recibido con un moderado optimismo, que se refleja en las notas medias que le otorga Filmaffinity, 5,2, basada en 32 votos, una media que Imdb eleva a 6,1, según la valoración de 766 de sus votantes.

Todavía hay pocas reseñas de prensa. Kay Burt (Paste Magazine) tras definir la serie como bella, y ciertamente, en determinados momentos de aproxima al lirismo de Malik que domina muchas de sus películas, parece que quiere dar a entender que quizá no sea comprendida porque no se parece a las series norteamericanas ni coreanas. Algo parecido piensa Jonathin Wilson (Ready Steadu Cut), sin embargo añade que en con frecuencia desciende a un territorio mediocre y poco interesante.


CRÍTICA:


Es muy difícil aconsejar a o dejar de hacerlo cuanto estamos ante un film como este, de ciencia-ficción pero con los pies en tierra, que combina imágenes muy cotidianas con otras de gran lirismo, que rozan la metafísica, en cualquiera de sus manifestaciones. La trama principal constituye un ataque en toda regla a las sectas religiosas que promocionan el suicidio de sus fieles, aquí usando como estímulo la posible convivencia con nosotros de seres extraterrestres que han implantado chips a algunos de los que se encuentran entre  los 100 millones  de terrícolas que confiesas haber visto alguna vez en su vida alguna de estas naves y a sus ocupantes. Pero hay que reconocer que, en demasiadas ocasiones resulta aburrida y difícil de seguir. La serie es breve y no debía pasar esto, pero lo que se argumenta como justificación, que no es un producto ni propiamente norteamericano ni surcoreano no es un valor en sí mismo. En los últimos tiempos estamos acostumbrados a soportar como marca de calidad el aburrimiento y la mediocridad que no despierta pasiones, que en esta caso no descansa, lamentablemente en una buena narración y una construcción atractiva de la diégesis de un relato que navega entre el cinéma verité, y escasamente sobre los relatos fantásticos de extraterrestres.



Comentarios