Appaloosa. Ficha técnica.




El copyright de las imágenes pertenece a sus autores
y/o las compañías productoras y distribuidoras


¿WESTERN INDIE?


Ficha técnica:


Título original: Appaloosa
País: Estados Unidos
Año: 2008
Duración: 110 minutos

Dirección: Ed Harris
Guión:  Robert Knott & Ed Harris, basado en la novela de Robert B.Parker
Casting: Jeanne McCarthy & Nicole Abellera
Director de Fotografía: Dean Semler, ACS/ASC
Música: Jeff Beal
Editor: Kathryn Himoff, ACE
Coordinador de especialistas: Mike Watson
Dirección artística: Steve Arnold
Decoración del set: Linda Sutton-Doll

Diseño de Vestuario: David Robinson
Jefe de Departamento de maquillaje: Tarra Day
Jefe de Departamento de peluquería: Mary Mastro

Productores: Ed Harris, Robert Knott, Ginger Sledge
Productor ejecutivo: Michael Londo, Toby Emmerich, Sam Brown, Cotty Chubb
Diseño de producción: Waldemar Kalinowski
Compañías productoras:Tripictures, New Line Cinema, Groundswell Productions


Intérpretes:


Jeremy Irons: Randall Bragg
Ed Harris: Virgil Cole
Renée Zellweger: Allison French
Viggo Mortensen: Everett Hitch
Ariadna Gil: Katie
Timothy Spall: Phil Olson
Lance Henriksen: Ring Herson
Tom Bower: Abner Raines
James Gammon: Earl May
Bob Harris: Juez Callison


Sinopsis:


Nuevo México 1882, Dos amigos se encargan de proteger una ciudad sin ley que sufre los desmanes de un despiadado y poderoso ranchero. Su búsqueda de la justicia los pondrá en el punto de mira.


Lo que se dijo:


Ed Harrison se pone detrás de la cámara y es aplaudido por la crítica. En España, Carlos Boyero  califica la película de western raro, pensado y sentido con diálogos contundentes y personajes imprevisibles que protagonizan secuencias llenas de tensión; Federico Martín Bellón (ABC) la tacha de sobria, recia y sin pretensiones; el mejor disparo desde 'Sin perdón'; Nuria Marin Vidal (Fotogramas) el film es un cruce del western clásico de Hawks o Sturges, con el Spaghetti Western del mejor Sergio Leone ; merece la pena verlo, A.O.Scott (The New York Times); para Peter Travers (Rolling Stone) es un western magnífico al que define una estrepitosa acción y un intrigante suspense, apoyado en buenas actuaciones.


Crítica:


Son muchos los actores que no quieren abandonar el oficio sin dejar una pequeña muestra de lo que son capaces de hacer detrás de la cámara, entre los que se encuentran desde integrantes de la vieja guardia como Robert de Niro, 'Una historia del Bronx', 1993,  hasta jóvenes pertenecientes a la nueva ola de actores/realizadores como Ryan Gosling, Lost River (2015).Ed Harris se inicia como cineasta con Pollock, el action painter por  excelencia, cuya obra define lo que algunos llaman expresionismo abstracto, pero que en realidad representa la esencia de la cultura americana, la pintura gestual, que utilizó como técnica el dripping o goteo de pintura, cuyo resultado depende de la casualidad, por lo que es mucho más correcta la denominación de 'action painting'; si en su opera prima optó por uno de los pintores norteamericanos más influyentes y conocidos en todo el mundo, ahora realiza una nueva aportación al género épico por excelencia que cimenta la joven nación: el western, y elige un momento en el que la ley no llega a todos los rincones de la federación recién nacida, tras una guerra con los estados confederados del sur, que todavía no se ha resuelto (Kennedy fue asesinado en Dallas, una ciudad de Texas, estado enemigo de los yanquis del Norte), una justicia que se impone con mucha dificultad en las regiones del far west, cuyos habitantes debían pagar, en estos momentos, de su bolsillo su propia seguridad. La población, compuesta por colonos y sus familias, entre las que comenzaban a despuntar aquellos que tenían menos escrúpulos y que se rodeaban de un ejército particular de forajidos que amedrantaban a la comunidad y le arrebataban el fruto de su trabajo, contrataba a pistoleros que, terminadas las guerras que azotaron el país, - la de Independencia y la de Secesión), deambulaban armados por los caminos, hasta que estos pequeños poblados les colocaban una estrella de sheriff en la solapa. Todavía se estaba formando una sociedad estructurada en clases, de la que da discreta cuenta Harris con la llegada al núcleo rural de las primeras vacas que los colonos no habían visto nunca, y que pronto pisotearán los pequeños y precarios campos de los agricultores, indefensos frente a quienes cada vez necesitaban más tierra para sus pastos y el control de los pequeños arroyos, Esta 'guerra' dio comienzo, mucho antes, al enfrentamiento secular en Europa entre ganaderos y agricultores, una batalla que en Inglaterra, que se preparaba para la revolución industrial, se resolvió con las enclosures,  o cercamiento de los campos, mientras en España Isabel la Católica resolvió a favor de la Mesta (agrupación de nobles ganaderos, que todavía hoy invaden simbólicamente las calles de Madrid), lo que explica la diferente evolución  posterior de ambos países, una guerra de la que hizo una gran parodia Manuel Summers en 'La Biblia en pasta' (1984), en la que Caín, el agricultor,le canta la Internacional a su hermano el ganadero antes de asesinarlo.

Las pequeñas localidades se organizaban de acuerdo con una estructura filiforme, atravesada por una única calle por la que aparecían los forajidos y los salvadores, cuyo primer enfrentamiento se solía producir en el único local social del pequeño grupo de casas, el saloon, en el que mandaba el alcohol y todos se retaban con la mirada. Cumplida su misión, los 'agentes' de la ley pagados por la comunidad, encargados de limpiar el lugar de indeseables, se iban por donde habían venido, dejando a la población en paz. Pero los pueblos tienen poca memoria, y en la historia que nos ocupa, cuando Ed Harris y Viggo Mortensen han logrado detener, tras múltiples peripecias, al cacique del momento llega un indulto del Presidente de los Estados Unidos y deben dejarlo marchar. Este hombre, Randall Brag (Jeremy Irons), vuelve a la 'ciudad' que había masacrado, como un hombre honorable, con sus crímenes blanqueados, e intenta estrechar la mano del sheriff que lo había cazado, un esfuerzo que no es correspondido. Mas lo que no pudo hacer la justicia lo hizo una mujer voluble y casquivana, Allison French, interpretada por Renée Zellweger, casada con el sheriff Virgil Cole (Ed Harris), que colma el vaso de la paciencia de su marido cuando le engaña con el ex-convicto, lo que obligará a ambos hombres a batirse en duelo. De este modo, lo que comienza siendo una contribución a la epopeya del nacimiento de una nación, la construcción de su arquitectura jurídica y la creación de cuerpos encargados de mantener el orden se acaba resolviendo como una respuesta a los avatares de la vida cotidiana, lo que unido al minimalismo de las formas, la tranquilidad en el movimiento de las cámaras y la fotografía preciosista, acerca el film al estilo de moda, el indie, y al lema que nos advierte de 'que lo personal es político', una forma de contemplar los hitos históricos que se acerca más a la escuela del mentalismo que a la filosofía que inspiró a la izquierda de la modernidad.

Ed Harris se inclina por una buddy movie my bien construida, en la que los dos protagonistas, él mismo y Viggo Mortensen tienen un perfil actoral muy parecido,e incluso físicamente responden a un mismo patrón. Ambos son hombres duros, leales, unidos por una auténtica amistad que los hace impermeables a la lengua sibilina y el intento de seducción del compañero, Everett Hitch, por parte de Allison, esposa de Virgil, que no sólo hubiera proporcionado un momento de placer a la mujer, sino que hubiera acabado rompiendo los lazos indisolubles que unían a ambos hombres. La historia se resuelve de forma clásica: los justicieros se marchan tras ejercer justicia por motivos personales y Appaloosa y la única mujer culta, limpia y presentable de la comunidad se quedan huérfanos esperando que llegue un nuevo hombre fuerte que tome las riendas de la ciudad, y deseando, al mismo tiempo que no se integre en el bando de los delincuentes y sus ejércitos de forajidos; su cobardía y la admiración no confesada hacia quien es capaz de acumular riqueza y hacerla ostensible con el lujo que la acompaña que se materializa en objetos y cosas bonitas que despiertan la fantasia vicaria de los que nacen, viven y morirán, y les hacen soñar y experimentar 'lo que hace felices a los ricos', los ha dejado abandonados a su suerte.No sé si alguien que come todos los días tiene derecho a quejarse, como dicen algunos, mientras otros mueren  a causa de la desnutrición, pero lo cierto es que estas historias se reproducen en la sociedad  actual en la que muchos economistas llaman del 1/99%, (1% acunula la misma riqueza que el 90% de la población mundial). Sheriffs no nos faltan.


Podéis ver el film en la plataforma IVO de ONO durante unas pocas horas.

Consultadas las páginas Filmaffinity e Imdb.

Trailer en Youtube




Comentarios