Viudas. Steve McQueen. Crítica




CON FRECUENCIA EL GOLPE TE VIENE DE AQUEL A QUIEN DESPRECIAS POR SU SUPUESTA DEBILIDAD. SU FUERZA NO RESIDE EN LA APARIENCIA SINO EN EL TALENTO.



Crítica:


Muchos viven confiados en la debilidad de aquellos que les rodean, despreciando el hecho de que una apariencia modesta puede esconder un gran talento. En los últimos tiempos cineastas negros están realizando un esfuerzo interesante: empoderar a los suyos y extender puentes con los blancos que tienen un 'alma negra', con los que establecen lazos de fraternidad e igualdad ( estoy utilizando deliberadamente términos que no son políticamente correctos, porque yo no soy caucásica, ni la mayoría  de los negros afroamericanos, ya que llevan más de quinientos años en el mundo llamado occidental, y son tan norteamericanos o ingleses como los demás, de los que se diferencian únicamente por el color de su piel y algunos rasgos que los definen ). Esto es lo que ha hecho Spike Lee en 'Infiltrados en el KKKlan' , que crea un personaje bicéfalo: un negro que está al frente del proyecto y un blanco, -judío -, que se infiltra entre los racistas blancos, pero que también tiene una característica que lo desempodera. Las protagonistas de 'Viudas' son tres mujeres: una negra, una blanca y una chicana , que van a luchar juntas para vengar a sus maridos, y a las que les une un proyecto, sin que las diferencias étnicas supongan un barrera, ni visible, ni invisible. Claro que el film lo hace un cineasta clarividente, generoso, que olvida, como hace Spike Lee, los sufrimientos de los suyos y busca la alianza de quienes, de otra manera, también se pueden considerar 'uno de los suyos'.

La primera secuencia, muy tarantiniana, nos muestra varias secuencias alternas, en las que tres parejas (en realidad cuatro, aunque una de ellas está al margen)  se levantan una mañana, entre besos y caricias. En la secuencia siguiente vemos a uno de los maridos herido de muerte y sangrando por el estómago, estableciendo un paralelismo total con 'Reservoir Dogs'  de Quentin Tarantino (1992), aunque hasta el final no veremos la secuencia completa, que, innecesariamente, introduce una variable no muy afortunada. En esta primera parte Steve McQueen nos muestra de qué manera nos hemos acostumbrado, e incluso demasiada gente ha aceptado, la corrupción política, el que, muchos, cansados de ver cómo prosperan los demás, no tengan problemas de conciencia para pactar con los empresarios y llevarse una pequeña tajada de los proyectos que emprende, sin percatarse de que al final gana el poderoso.

Pero con lo que no cuentan, ni unos ni otros, es con que tres mujeres débiles, incluso una de ellas se prostituye para poder comer cada día, tengan la capacidad intelectual de llevar a cabo los proyectos que tenían sus maridos antes de morir, a pesar de que habían ofrecido la venta de material sensible muy importante a hombres que no los habían sabido interpretar. Este film es bastante diferente de Shame  o 12 años de esclavitud, formalmente convencionales. En Viudas Steve McQueen juega con estructuras y texturas más atrevidas, y goza de un elenco que hace bien su papel. Un film que me atrevo a recomendar.





Comentarios