Nosotros. Jordan Peele. Crítica




"Les traeré un desastre del que no podrán escapar. Aunque clamen no los escucharé." (Jeremías 11:11)


Ficha técnica, sinopsis, lo que se dice (Pinchad aquí)



Crítica:



Si  Jordan Peele nos impresionó en 'Déjame salir' ( Get Out: huir), 'Nosotro' nos ha vencido definitivamente; algún crítico, entre los que se encuentra Miguel Ángel Palomo, que ha hecho un buen análisis del film para Filmaffinity, lo saluda como uno de los, posibles mejores cineastas de la próxima década, un juicio que comparto. Otros se reservan hasta ver su próximo proyecto, lo que indica cierta cautela no exenta de optimismo. Peele, cineasta afroamericano, que convierte a su pueblo en protagonista de sus películas, se coloca en paralelo a realizadores activistas como Spike Lee, que no se contenta con defender a los suyos, sino que es consciente de que ante la amenaza que supone Trump y sus votantes para las victorias arrancadas a la América profunda después de la abolición de la esclavitud y la segregación posterior de los antiguos esclavos, deben aunar sus fuerzas con todos aquellos que, con independencia del color de su piel, sientan la espada de Damocles sobre su cabeza, a punto de caer sobre ellos y aniquilarlos.

Spike Lee abordó el tema en 'Infiltrados en KKKlan,' y Jordan Peele lo hace en 'Nosotros', una historia que gira en torno de lo que denomina 'ligados', unos personajes apoyados por los poderosos, idénticos a aquellos a los que atacan, con independencia de la etnia a la que pertenezcan, que se ceban en familias de la clase media americana que veranean en casas de diseño en las que el muro ha sido prácticamente sustituido por el cristal. Estos personajes reproducen el espíritu de los versos de William Shakespeare con los que hilvana la queja del mercader de  Venecia, un judío odiado por todos, que recuerda a sus conciudadanos que, igual que les ocurre a ellos, si le pinchan sangra, si le ofenden sufre... Miguel Ángel Palomo se pregunta cuántos de nosotros somos ellos y cuántos de ellos son nosotros.

Los críticos han hablado de la figura literaria y cinematográfica del doppelgänger, que tanto rendimiento ha tenido en historias inquietantes y de terror (especialmente terrible es el film de Denis Villeneuve 'Enemy'), un doble fantasmagórico  un sosias de una persona viva (el que camina al lado), el gemelo malvado, sobrenatural o divino. Pero los 'ligados' de Peele son colectivos, están modelados en laboratorios, ubicados en los miles de kilómetros de túneles subterráneos que existen en Estados Unidos, ya sean construcciones realizadas para el metro o con cualquier otra función, en los que David Robert Michel ubicó a los poderosos, aislados de las clases inferiores en sus bunkers y custodiados por los lumpen que habían sido adiestrados para odiar a los que, siendo en principio como ellos, habían salido de la miseria (Lo que esconde Silver Lake). Peele apela a nuestra conciencia, al desinterés mostrado ante quien nos pide unas monedas y cuyo destino es dormir en la calle, aterrados por la posibilidad de caer en su situación, y a lo que Daniel de Partearroyo llama la gran vergüenza silenciada del ultracapitalismo desatado. 

El director de 'Nosotros' no es el primero en plantearse qué ocurriría si los norteamericanos egoístas y xenófobos no fueran los que pidieran que se levantaran muros contra los desgraciados que intentan entrar en el país, sino que fueran otros los que les impidieran salir de su patria, y formaran parte de su misma sociedad, ligados a ellos, resentidos, vestidos con el mono naranja de los presos de las cárceles norteamericanas. El film comienza con una secuencia que nos muestra un televisor de tubos catódicos, situado en un mueble de los años 60, que ofrece información sobre los referentes del cineasta, entre los que figura Spielberg, Stanley Kubrick o Alfred Hitchcock. El giro final, inesperado,  intranquilizará más aún a los espectadores.

Comentarios