La vida por delante. Edoardo Ponti. Crítica

 


El copyright de las imágenes pertenece a su autor

y/o las compañías productoras y distribuidoras

Se utiliza para hacer reconocible el film


EL AMOR DE UN HIJO POR SU MADRE EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS


Ficha técnica, intérpretes, sinopsis, lo que se dice (Pinchad aquí).


Crítica:


Edoardo Ponti, hijo del célebre productor italiano Carlo Ponti, y de la icónica actriz Sophia Loren, un mito del neorrealismo italiano junto a Claudia Cardinale, Gina Lollobrigida y otras bellezas italianas de la cara amable del movimiento cinematográfico encabezado por directores como Vittorio De Sica o Federico Fellini, y el reverso de otras actrices como Ana Magnani, menos bella pero digna representante de las mujeres italianas de posguerra, preferida por directores más graves para protagonizar películas durísimas como Pier Paolo Passolini (Mamma Roma, 1962) , Luchino Visconti (Bellísima, 1951), o Roberto Rosellini (Roma città aperta, 1945). Edoardo Ponti se enfrenta a un gran reto: hacer un homenaje a su madre viva, como es hoy, grave y no glamurosa, que exhibe en su rostro restos de su antigua belleza. Para alcanzar su objetivo con éxito, opta por no desmarcar a su progenitora, ni alejarla de sus orígenes, convirtiendo a la joven surgida de los estratos más humildes del pueblo italiano, en plena posguerra, en una anciana casi nonagenaria que todavía conserva en sus ojos el brillo, la energía y la potencia que le hicieron famosa, aunque le  pida a su protegido Momo, que inicia la carrera de su vida desde una situación tan precaria como la de en otros tiempos joven prostituta, que le permita no cerrar sus ojos, ante una sorpresa anunciada, porque quizá no pueda volver a abrirlos, en un momento intermitente de lucidez que le permite su ajado cerebro.

Para hacer su trabajo opta por una novela de Romain Gary, escrita bajo el seudónimo de Emile Ajar (tuvo otros alias: Fosco Sinibald y Shatan Bogat), un supuesto joven dotado de gran talento, un triunfador, con el que ridiculizó a unos críticos que lo denostaban constantemente y ponían palos en las ruedas de su carro literario, porque no podían soportar que, a pesar de su origen judío, de madre lituana, aunque nacido en Vilna (Polonia), e ingresado en Francia siendo casi un niño, un país ajeno al que llegó arrastrando junto a su progenitora sus escasas pertenencias, un hijo natural, al que ella hizo pasar como hijo ilegítimo de un conocido actor ruso,  consiguiera la Cruz de Guerra, que se otorgaba a los héroes que combatieron contra Hitler, fuera nombrado Caballero de la Legión de Honor y Héroe de la Liberación, y, a pesar de estos reveses históricos, un abogado políglota, que llegó a ser cónsul de Francia en algunos países latinoamericanos y en las ciudades de Los Ángeles y New York. Nunca perdonaron esta jugada al amigo de André Malraux y Albert Camus. Su estrella comenzó a declinar cuando se emparejó con Jean Seberg, con la que tuvo un hijo, Diego Gary, productor asociado de esta película, que tuvo que hacer frente al suicidio de la madre cuando tenía 17 años, y del padre al cumplir los 18. Romain cuenta su historia en la novela autobiográfica 'Le promesse d'aube', que se adaptó al cine por Eric Barbier en 2017; este título también acabó en películabajo la dirección de Jules Dassin en 1970.

Con estos mimbres y en el contexto actual, en el que el coronavirus está matando a tantas personas mayores, hacinadas en psiquiátricos, residencias y hospitales, entendemos muy bien el mensaje que una Sofía Loren, inspirada en un relato de Romain Gary, a la sazón el joven y famoso 'Emile Ajar', nos quiere trasladar en esta ficción, realizada a la manera de un cine que en su momento fue denominado neorrealista, si bien hoy podría desprenderse del prefijo neo en la actualidad. El relato adopta la forma circular, en la que el final enlaza con el principio, y ambos, el alfa y el omega, encierran un gran racconto, que se cierra con la concepción muy particular que el joven Momo tiene del más allá. Una imagen vigorosa y un gran homenaje por adelantado al talento de la diva que ya ha cumplido 86 años, pero no se rinde. Esta adaptación tiene un precedente, Madame Rosa de Moshé Mizrahi (1977)

La película ha sido producida y la distribuye Netflix, con el apoyo de  otras compañías e instituciones oficiales de Italia. La tenéis disponible en su plataforma.

Comentarios